Últimos temas
» Confesionario 7u7
Jue Mar 09, 2017 9:31 pm por Kim Heechul

» Idols Pleasures {Elite}
Jue Ene 28, 2016 10:06 pm por Invitado

» Save in my hands Δ Seo Joo Hyun
Jue Ago 06, 2015 1:11 pm por Seo JooHyun

» We'll become silhouettes in the end Δ Seo Joo Hyun
Sáb Jun 20, 2015 11:10 pm por Seo JooHyun

» Breaking the habit [ REAPERTURA || ÉLITE ]
Vie Mar 20, 2015 10:09 am por Invitado

» Make Your Move {Afiliación Hermana}
Mar Dic 30, 2014 4:22 am por Invitado

» ▬ 10 post antes de que postee un chico
Dom Dic 28, 2014 4:01 pm por ChunJi

» {!} R E G I S T R O de idols [Boygroups]
Dom Dic 28, 2014 3:51 pm por ChunJi

◙ Bienvenidos ◙
Bienvenid@ a Korean Destiny antes conocido como "Korean Dreamers" nació un Miér 27 Oct 2010, y desde ese momento lo primordial era concentrar un foro donde su temática principal estuviera rodeada por el genero musical que se habre paso a escala mundial, el K-Pop, ahora este funge como un centro para que aquellas personas que comparten una misma afición, la tematica del foro ambientada en la guerra de compañías, desea que sus usuarios tengan pleno conocimiento de las reglas por eso se les pide leer cada una de ellas con detenimiento para evitar malos entendidos en el futuro.
◙ STAFF ◙
Kim Taeyeon
Administradora Principal
MPPerfil
Kim Jaejoong
Administrador Inactividad
MPPerfil
Shim ChangMin
Administrador Afiliaciones/Diseño
MPPerfil
Jung Nicole
Moderadora Principal
MPPerfil
Kim YooJung
2da Moderadora
MPPerfil
Bang MinAh
3ra Moderadora
MPPerfil

Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Jung YunHo el Dom Feb 12, 2012 2:45 am

En el instante en que el inspector salió de mi oficina respiré profundo, apretando los puños que estaban a los lados de mi cuerpo, a lo que mis uñas me entraban en las palmas mis manos, manteniendo la mirada baja digiriendo poco a poco la información que aquel hombre acababa de darme. Contuve el aliento tragando saliva con dificultad… ¿Cómo podía ser cierto?! Me sentía tan miserable. Jiyeon jamás se fue de vacaciones con ningún amante, ni estuvo disfrutando de la buena vida y los placeres que otro hombre pudiese ofrecerle como creí estos últimos meses y como ella misma se había encargado de hacerme entender, a diferencia de eso estuvo encerrada en un asqueroso cuarto secuestrada por una partida de maleantes y nadie la buscó nunca. Nadie supo que estaba en cautiverio. Imaginar todo lo que tuvo que haber pasado, debió ser un infierno. ¡Maldita sea ¿Por qué no confió en mí y me contó su enfermedad?!

Ahogué un suspiro a lo que torpemente me apoyaba en mi mesa de escritorio. Todo habría sido más fácil si me hubiese contado la verdad desde un principio, entonces esta fastidiosa situación no hubiese tenido lugar, pero había sucedido. Me repetía una y otra vez que nada tenía que ver con su problema, pero eso no me tranquilizaba. Porque tenía bien presente que si tenía que ver y mucho. Sólo pensar en su nombre le provocaba escalofríos, odio.

Hace nada mi vida retomaba aparentemente otro rumbo, teniendo la relación “perfecta” con una buena mujer, quien era mi esposa y se convertiría en la madre legal de mi hijo, tanto en mi vida personal como laboral todo marchaba bien y, creí que con mi matrimonio todo mejoraría. Pero todas mis ilusiones se habían ido al traste tras pasar menos de veinticuatro horas de mi matrimonio. ¡Menudo error había cometido! Porque ese mismo día regresó Jiyeon, diciendo una palabra tajante tras otra, aunque yo también le dije cosas hirientes debido al dolor que sentía, al odio y a la vez a la necesidad de saber la verdad, pero aun en ese momento no me dijo nada, limitándose a cavar mas en mi herida, en alimentar mi desprecio hacia ella cuando la realidad era otra.

Tenía presente que habían pasado meses y que, puede que no hubiese nada que hacer entre JiYeon y yo, después de todo, no sabía absolutamente nada de lo que pasó en realidad con ella, le odié todo este tiempo y, puede que aun le odie porque de alguna razón u otra es por ella que soy lo que soy ahora. Si tan solo me hubiese revelado la verdad yo le hubiese apoyado sin siquiera titubear! Como odio que no me contase nada y se largase dejándome en semejante shock, ¿En algún momento pensó en lo que yo sufriría? ¿En algún momento creyó que le daría la espalda nada mas por tener la sospecha de llevar consigo una enfermedad terminal? Joder, me hubiese importado un reverendo fregado donarle la mitad de mi sangre y dejar todo por su bienestar, por atenderla, por hacerla sentir viva! Pero ella solo labró su destino sin tener en cuenta mi opinión, mis sentimientos. Y tuvo que llegar justo cuando estuve a punto de olvidarla, cuando me engañaba pensando que estaba mejor sin ella.

Si me detenía a pensar mejor sobre lo que me acababa de enterar, eso quería decir que ella me mintió, que esa carta pudo haber sido simplemente un escudo para alejarme de su lado y que por el mismo motivo no se hubiese atrevido a encararme. Existía la posibilidad de que aun me quisiera, de que en realidad su entrega hacia mí fue total, que sus besos fueron sinceros, que sus caricias y sus miradas me pertenecían, aun cuando fuese mínima no por eso desmeritaba el que mi corazón se agitase con el solo pensamiento.

Ni siquiera recuerdo con exactitud cómo es que en menos de nada me encontraba parado en frente de la puerta de su apartamento, tenía sentimientos encontrados, por un lado quería decirle cuanta rabia me daba el que no hubiese confiado en mí, mientras que por otro pedirle perdón por haberle creído con tanta facilidad y haber terminado de destruir lo nuestro. Yo no sabía la verdad pero el peso de la culpa seguía allí. Toqué el timbre un par de veces y me recargué en el marco como solía hacerlo antes siempre que esperaba que abriese la puerta, solo que en situaciones anteriores la esperaba con una sonrisa y esta vez mi rostro estaba sombrío. Quizá se sorprenda por mi visita pero no me importaba, tenía muchas cosas que reclamarle y me escucharía quisiera o no.

avatar
Jung YunHo
DBSK
DBSK

Mensajes : 522
Humor : Hot N Cold (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Park Jiyeon el Dom Feb 12, 2012 2:25 pm

Las últimas semanas habían sido difíciles, bueno los meses para ser más exacta, pero por fin podía comenzar a sentir que mi vida retomaría su rumbo y cause, quizás no como antes pero al menos si de alguna manera. La idea de irme lejos había quedado pospuesta por motivos de trabajo, con cabeza fría me había dado cuenta que abandonar todo no serias tan fácil, además el panorama volvía a complicarse un poco y no podía dejarle todo eso a personas que ni siquiera confiaban en mi sin importar cuanto confiara yo en ellas. Y definitivamente no admitiría a BoA como un alto mando dentro de MI compañía.

Las investigaciones continuaban pero al menos ya no me culpaban, yo misma era la prueba de todo lo que había ocurrido y me las había arreglado para que los medios no hicieran mucho escandalo al respecto de mi regreso, y que no me viera al menos hasta estar un poco más presentable. Eso no significaba que me quedaría para siempre, ver a Yunho todo el tiempo al lado de su esposa como si hipócritamente fueran loas más felices del mundo me dañaba de sobremanera, y que luego me mirara con todo su odio contenido solo empeoraba mi situación.

Por suerte en las últimas semanas había tenido un apoyo inesperado, o no tanto, de parte de Chansung, que me había escuchado sin rechistar cuando no pude contenerme más, solo eso había hecho que comenzara a aceptar mi realidad y que apreciara muchísimo mas su amistad. El a su vez tenia problemas pero nunca dudaba en brindarme su mano en los peores momentos, como cundo sentía ese irrefrenable temor que ahora me embargaba siempre que salía por la calle, me había vuelto una paranoica y hasta ahora comenzaba a superarlo gracias a su ayuda. También sentía que nos comenzábamos a acercar de otra manera, para curar nuestras almas.

En el pasado me importaba muchísimo mi apariencia a esa altura del día, pero ahora no me importaba demasiado ir por la casa con un pantalón corto y una blusa pequeña, de cualquier manera no esperaba visita y ahora me sentía mucho mejor con mi cuerpo a base de mi nueva dieta (un poco exagerada pero recomendada por los médicos para recuperar masa corporal) y el ejercicio para remoldearlo. Haber recuperado peso tan rápido me hacía feliz, porque la menos ya no atraía miradas de lastima en el hospital o de parte de Chansung que cada que me veía me notaba más recuperada.

Estaba en la cocina sirviéndome un cereal para comer cuando sonó la puerta, cosa que me sorprendo porque últimamente no era una persona muy solicitada y las pocas veces que recibía visita esta se anunciaba con anterioridad. Camine lentamente y sin ganas de atender a nadie hacia la puerta con el cereal en la mano. Pero vaya la sorpresa que me lleve cando me encontré nada más y nada menos que a Jung Yunho en la puerta, creo que no pude evitar mostrar una expresión ciertamente desconcertada.
Muchas cosas pasaron en mi cabeza al verlo recostado contra la puerta como tanta veces en el pasado y al sentir el frio a causa de mis ropas no tan presentables no pude evitar recordar el día que nos besamos por primera vez y que por una época genero entre nosotros una gran cantidad de problemas que a fin de cuentas se solucionaron, cosa que no pasaría esta vez.

El peso del recuerdo hizo que guardara silencio por un momento, luego recordé que si estaba aquí no debía ser por nada bueno y me puse automáticamente en guardia - ¿Qué haces aquí? - pregunte con molestia -¿Te ha faltado insultarme en el hospital? - complete llena de resentimiento - ¿o simplemente te gusta visitar a la gente cuando no está presentable? - no espere su respuesta y camine hacia la sala dejando la puerta abierta, si me planeaba hacer un escándalo que al menos no fuese en el frente de mi hogar. En el pasado habría intentado cambiarme entes de charlar, pero dudaba que el deseara darme ese tiempo de cualquier manera ya me había visto incluso desnuda, el pudor quedaba casi en segundo plano.

Me dedique a mirarle mientras esperaba que me alcanzara y después que pronunciara alguna palabra, por su expresión pude adivinar que no se vendría nada bueno, pero al menos esta vez no me sentía tan patética como la pasada y de ninguna manera me dejaría amedrentar, si, lo quería pero también tenía un orgullo que no planeaba dejarle seguir pisoteando. Me sorprendí porque cuando al fin me atreví a mirarlo no sentí lo mismo que en veces pasadas, esta vez podía asegurar que estaba desconcertado, furioso, pero confundido.


Park Jiyeon

Espero que al cerrar mis ojos y luego abrirlos no haya sido más que un sueño.

 
avatar
Park Jiyeon
D-Amond
D-Amond

Mensajes : 384
Humor : Permanentemente desconcertada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Jung YunHo el Lun Feb 13, 2012 1:13 am

Los segundos se me hacían eternos en mi espera porque aquella puerta se abriera, completándole atisbos de enojo a mi estado, dándole espacio a pensamientos sombríos para con ella. Para cuando ocurrió lo que esperaba me quedé mirándole en silencio mostrando mi desconcertó, tan confundido y afligido, sin saber qué pensar mientras la historia que me había contado el inspector resonaba en mis pensamientos. En primera instancia la hubiese abrazado sintiéndome agradecido porque estuviese con vida después del calvario que le tocó vivir desde la última vez que nos vimos, moría de ganas por hacerlo, era tan acongojante el saber que mientras todo este tiempo la odié creyendo que se andaba revolcando con cuanto hombre se le pasara por el frente, que jamás me quiso ni a mí ni a YoungSoo, que la pasaba de maravilla en Estados Unidos, en realidad fue sometida a un trato inhumano por esa partida de imbéciles. Sin embargo, nuevamente la rabia porque no hubiese confiado en mí y me hubiese revelado desde un principio la verdad se arraigaba portentosamente haciendo que sintiera como la sangre comenzaba a subirse a mi rostro, y es que el toque de sus palabras lo incrementaba mas.

Tanto su voz como su mirada se dirigían a mí con resentimiento, y la entendía, nuestro trato aquel día fue lo suficientemente hostil como para acabar del todo lo que una vez existió entre nosotros. ¿De verdad para ella existió? Porque aunque si, la secuestraron después que me dejó pero nada me garantizaba del todo que no hubiese algo de verdad en aquella hoja de papel, quizá el dolor me cegué, quizá la irá y el resentimiento me domine pero solo la verdad la sabía ella y eso era justo lo que venía a hacer.

Le vi volverse de espaldas adentrándose en la sala por lo que la seguí asegurando por inercia la puerta. Veía el movimiento de sus caderas con su andar, su silueta, sus largas y contorneadas piernas, en la agencia trataba de evitarla al máximo por lo que no me había percatado hasta entonces de su mejoría, ni comparación a la Jiyeon que vi en el hospital. Se veía tan recuperada y hermosa. ¿Qué me pasaba? Que supiera ahora una parte de la verdad no cambiaba el hecho de que esa chica que tenía al frente hubiese sido una desconsiderada conmigo. Nada cambiaba. Ahora las cosas eran distintas, ninguno era el mismo de antes, no se puede salvar lo que ya se quebró y menos en nuestras situaciones tan delicadas, no cuando ya nos hemos lastimado tanto el uno al otro, no cuando en nuestras vidas han pasado tantas cosas desde nuestra separación. ¿Qué espero de ella? Ni yo mismo lo sabía… Tal vez por masoquismo, tal vez por idiota, pero una parte de mí se negaba a renunciar del todo aun cuando todo indica que ya murió. Sin embargo, mi enorme orgullo no me permitía mostrarme por completo, no me deja expresar todo lo que siento en realidad. Tantas palabras querían salir de mis labios pero al final moría en mi boca, prefiriendo callar y dejar que el tiempo se encargue de curar las heridas.

- Ya lo sé todo, Jiyeon- Dije secamente con voz firme cruzándome de brazos. Guardé silencio un momento empuñando una de mis manos llevándomela a la boca, tomé aire intentando contenerme, tantos sentimientos encontrados me tenían al borde de la locura. - ¡¿Por qué rayos no me dijiste la maldita verdad?!- Exclamé furioso levantando un poco la voz.

avatar
Jung YunHo
DBSK
DBSK

Mensajes : 522
Humor : Hot N Cold (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Park Jiyeon el Jue Feb 16, 2012 12:35 am

Aunque había esperado que respondiera a mis palabras, solo paso de ellas de camino a la sala. En las últimas semanas había realizado varias reformas a mi casa, principalmente porque todo me generaba una variada cantidad de malos recuerdos que necesitaba con todas mis fuerzas alejar, así que ahora todo lucia un poco más iluminado y colorido sin perder el estilo original y sin distanciar demasiado con lo que yo era. De alguna manera estaba haciendo cambios necesarios por todo el lugar, porque un nuevo aire quizás me ayudara a olvidar mis problemas con más facilidad, o eso decía mi psicólogo y también mi mejor amigo, el principal motivo de mis cambios.

Cuando llegamos a la sala y le di la cara, me sentí durante un momento incomoda por su obvio escrutinio, seguramente planeaba comentar de nuevo sobre mi terrible apariencia de la cual la ultima vez se había burlado abiertamente en compañía de su “adorable” esposa. La idea no tarda en desvanecerse, su expresión iba mucho mas haya que una lucha verbal, esto era grave. Cuando pronuncio su primera frase, entre en pánico ¿Cómo? ¿Quién?. El cereal en mis manos comenzó a temblar como si tuviera vida, mejor dicho mis manos lo hacían, por lo que me vi obligada a poner el tazón cerca a la chimenea y agarrar algo entre las manos fuertemente para disimular el temblor, ese interrogatorio me estaba poniendo paranoica y sentía como poco a poco se avecinaba uno de mis ataques producidos por la misma tensión y también por los malos recuerdos que uno a uno de deslizaban a través de mi memoria como un veneno que había estado conteniendo y se liberaba todo de pronto.

Yunho contenía los puños lleno de frustración y de una ira que había explotado de pronto y yo no tenía ni idea de que debía responderle, pero tenía en mente que mentir ya no era una opción, si quería respuestas tendría que dárselas. No soporte su mirada, directa y dolida por lo que desvié mis ojos hacia mis manos, concentrándome únicamente en controlar mi ataque de ansiedad - Todo… - empecé sin saber a ciencia cierta cómo es que se formulaban las palabras – Yunho ¿Cuál es la necesidad de todo esto? – y solo entonces levante la vista y le mire, le mire como no había visto a nadie antes, con suplica – Te lo ruego, deja ya de preguntar, deja que olvide… - y me deje caer con desgano en un asiento con la cara entre las manos

Me preguntas porque no te dije nada y yo te respondo ¿Para qué? – hable con suavidad, casi tanto que no estaba segura si podía escucharme o no - ¿para qué me miraras como lo haces ahora? Con esa repugnante lástima que siempre he odiado, puede pasar cualquier cosa, pero no pudo admitir eso, no soy una persona que necesite de nadie, eso por una parte, por la otra… - me atragante un poco con la verdad, no era algo que pudiera contar ahora que ya era demasiado tarde – Dejémoslo, ya no vale la pena, pero lo siento, lo siento como no tienes idea, lo siento tanto que quiero morir todo el tiempo… tu ni siquiera tienes idea – aparte las manos de mi cara – y yo tampoco, no tengo ni idea de qué pasa con mi vida

Deje caer con desgano la cabeza contra el espaldar del asiento, sentía una jaqueca acercarse pero sabía que Yunho no estaría satisfecho con mis respuesta, había venido por respuestas y estaba casi segura que no se marcharía sin ellas, sin importar que tuviese que hacer para arrancármelas de los labios. Sabía que se lo debía, es solo que no tenia palabras para expresar ni mi dolor ni mi culpa, tampoco para contar los meses pasados o los motivos de mis decisiones, siempre me había considera una persona competente, pero resulta que sirvo para todo menos para vivir.


Park Jiyeon

Espero que al cerrar mis ojos y luego abrirlos no haya sido más que un sueño.

 
avatar
Park Jiyeon
D-Amond
D-Amond

Mensajes : 384
Humor : Permanentemente desconcertada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Jung YunHo el Dom Feb 19, 2012 3:32 am

Su expresión cambió por completo, dejando de lado la inquina actitud de su recibimiento a una desolada, se veía abrumada e inquieta. Tal vez fui muy directo al decirle eso, pero estaba cegado por el dolor, mi orgullo estaba herido. Desde el día que se fue sin decir adiós todo en mi vida cambió y, no precisamente para bien, he de rescatar algunas cosas buenas, mas sin embargo, en su mayoría solo fueron momentos amargos preguntándome “¿Por qué?” . Aun me sorprende la manera tan ardorosa en que me volví dependiente de su compañía, de su presencia, de ella en su totalidad, solo hasta comprender lo mucho que añoraba su presencia fue que entendí cómo se sintió YooChun cuando Kahi le dejó de un día para otro años atrás, tiempo en el que le apoyé sin dudar alegando que pronto la superaría y que él era fuerte así que todo estaría bien. Tuve que sentir para entender que no es tan fácil como decirlo, que las palabras pueden salir de los labios con la plena desfachatez de hacerlo sin tener experiencia.

Seguro la estaba lastimando haciéndole recordar su cautiverio, muy a pesar de que esa no fuese mi principal intención. Bajé la mirada triste por sus palabras, era verdad, desde su aparición no había hecho más que tratarla con frialdad, mirarla con desprecio, odio, lastima. Si yo no sabía el motivo de su dispersión y por la forma en que me dejó ¿Cómo mas podía mirarle? En ese sentido es entendible, pero ahora qué lo sé todo, no sé qué hacer…

Me desesperaba su actitud tan dejada, tal como si diera igual la realidad, si, quizá nuestras situaciones actuales no fuesen precisamente las mismas que antes, y que aun sacando la verdad al flote no cambiase nada, pero no quería quedarme y seguir guardándome todo aquello que he estado reteniendo dentro de mí por tanto tiempo, tantos pensamientos, sentimientos. Estoy hundido, completa y llanamente perdido por ella. Esperé a que terminara de hablar apretando mis labios.- A ver, ¿Para qué? – Suspiré con agobio.- ¿Cómo puedes pensar que te hubiese mirado con lastima?! - Exclamé haciendo una negación incrédula con la cabeza.- Jamás hubiese hecho tal cosa, Jiyeon- Hablaba con amargura.- ¡Te habría apoyado sin dudarlo siquiera! Estabas enferma… tan enferma… - bajé el tono de mi voz a lo contrario de mi respiración que empezaba a agitarse por todo el cumulo de sentimientos que hacían estragos en mi interior. Me agaché colocando mis manos a los costados de sus hombros en el sofá.- Fuiste una egoísta, no pensaste en mi al tomar esa decisión, tú… - a medida que hablaba me acercaba mas a ella- no pensaste en cómo me sentiría, no pensaste… en que en vez de salvarme… me estabas matando.- Repliqué entornando los ojos en los suyos.

Teniéndola tan cerca muchos recuerdos vinieron a mi mente, recuerdos que quiero borrar, que me hacen daño y me hieren. Ya no valía la pena nada. ¿Por qué me costaba aceptarlo? Me sentía un inútil, un débil, un imbécil que aparentemente sabe perfectamente cada paso que da pero que en realidad ni siquiera tiene idea de en qué lugar está porque se quedó en el pasado, perdido y sumido en la nube negra de un mal amor, un idiota que tuvo que pasar por muchas cosas para darse cuenta de cuánto ama a la persona que dijo odiar, un infeliz descubrió que el amor es malo en el momento menos indicado, un canalla por estar casado con una mujer y sueña con alguien más. Un hombre que se volvió frio para protegerse ¿De qué? De si mismo quizá…

- ¡¿Por qué eres así?! – Solté alejándome de ella a la vez que aventaba mi celular contra la pared, tenía tanta rabia que simplemente controlarme se me hacía cada vez más imposible. Me volví hacia ella tirando de su brazo para que se pusiera en pie.- Tú no tienes idea tampoco del infierno que tuve que pasar desde que te fuiste, ni por asomo comprenderías lo que sentí con tus palabras! “Gracias por hacer que me exigiera al máximo incluso cuando ya lo hacía y gracias por hacer que estos últimos meses fueran por mucho los mas asfixiantes de mi vida.” - Sonreí amargamente.- “besarte es una rutina y la rutina aburre”- Sentía un nudo en mi garganta al pronunciar esas palabras que si bien ella misma había escrito con su puño y letra en aquel maldito papel, palabras que se calaron en mi mente como una tortura infima y que apuñalaron mi corazón, el cual solo se agitaba por ella y nada más que por ella.- ¿Qué demonios fue eso?!- Exclamé con la voz temblorosa incluso sentía mis ojos empezar a humedecerse ¡Maldicion!

avatar
Jung YunHo
DBSK
DBSK

Mensajes : 522
Humor : Hot N Cold (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Park Jiyeon el Dom Feb 19, 2012 1:29 pm

Era obvio el punto en el que le molestaban mis palabras, conocía muy bien el punto en el que Yunho deja de estar furioso para estar histérico, el punto en el que explotaba por completo y su ira solía arrastrarme también, ambos éramos personas con comportamientos explosivos y si bien en el pasado habíamos peleado más bien poco no significa que no lo hubiésemos hecho. Por lo general terminábamos hiriéndonos mutuamente, sin embargo después de disculparnos todo continuaba como si nada, no éramos demasiado rencorosos en ese sentido ¿Podríamos perdonarnos esta vez? No, claro que no.

¿Cómo puedo pensarlo? – levante la mirada hacia el – Por favor, hace solo un instante me mirabas así, ¿Qué hubiera pasado en el pasado cuando incluso me querías? Si puedes mirarme con lastima ahora que me odias ¿Por qué no lo habrías hecho antes? – más que un reclamo estaba intentando ponerle lógica a la situación, y si, tratar de hacerle entender. Esto no se trataba de no haber creído en el, sino de todo lo contrario - ¿Crees que no sé qué me habrías apoyado? ¡Lo sé perfectamente! Si, fui egoísta – recién ahora notaba que estaba mucho más carca de lo esperado, y sus manos descansaban al costado de mis hombros obligándome a mantener su mirada – pero fui egoísta pensando en ti, si te hubiese contado lo habrías dejado todo por seguirme, por apoyarme, te habrías olvidado de vivir, de la empresa, apuesto que nos sabes la parte en la que se supone que mi esperanza de vida era casi nula, pues bien, me habría muerto y tú te habrías quedado estancado por culpa de mi mal recuerdo

En ese punto mi voz era baja, todo el dolor que representaba haber tomado esa difícil decisión volvía a mi como si hubiese sido ayer, le di tantas vueltas en mi cabeza, tantas, pero le conocía, sabía que una vez muriera él no se libraría tan fácil de mi fantasma, prefería librarlo de eso, incluso a base de odio, incluso aunque eso significara que tendría que desaparecer de su vida para siempre – ¡Y mira como ha funcionado! – levanté la voz por primera vez, sintiendo su argolla de matrimonio contra la piel de mi hombro, celosa – porque no te ha costado nada lanzarme lejos y casarte ¿no? Me imagino que tampoco es que BoA haya puesto mucha resistencia, siempre fue evidente que aun te perseguía, quizás seas la única persona en el mundo que no lo notaba.

Ante su repentina explosión me levante del asiento con tanto ímpetu que la mesa que antes reposaba al lado de este cayó al suelo, en un segundo todo lo que antes reposaba en ella estaba roto por todo el suelo – ¡¿Por qué soy así?! ¡¿Por qué soy así?! ¡Demonios Yunho! – en ese punto mi temperamento también se salió de control - ¡¿Todavía no lo has comprendido?! – lleve mis manos a mi cara y revolví mi cabello completamente frustrada – Tienes razón en que no sé qué sentiste, en que fui egoísta, pero tome mis decisiones, necesitaba irme, necesitaba que no me siguieras, ¡Esa fue mi única opción! ¿Crees que fue fácil escribir esa carta cuando un momento antes me había estremecido con tus besos? ¿Con tus caricias? – Y me sorprendí, porque a pesar de lo difíciles que fueran las situaciones en el pasado, de cuan mal fuera todo, nunca había visto a Yunho al borde de las lágrimas como ahora, incluso yo sentía arder mi garganta y los ojos, no sabía si era por la tristeza o por la ira, o ambas

¿Piensas que fue fácil para mí? Lo deje todo, absolutamente todo, mis amigos, mi empresa, mi familia ¡Deje a YoungSoo! Ni siquiera cabria en tu mente lo mucho que adoro a ese niño, la facilidad con la que creíste que pensaba que era un estorbo cuando fuimos AMBOS quienes decidimos adoptarlo, Lo fácil que fue para Jaejoong dejar de creer en mí en tan solo un instante, era mi mejor amigo y me abandono con tanta facilidad, me insulto, me maldijo y soporte todo eso sin decirle la verdad, porque pensaba que en el fondo era mejor para todos – camine hacia la chimenea y en un arranque de ira, lance el tazón de cereales que mucho antes había dejado reposando - ¡Que era mejor para ti!

En el pasado habría dado todo por darles un futuro a YoungSoo y a él, y ni siquiera había tenido la oportunidad de preguntar que había sido de mi pequeño, como tomo que un día estuviera en su vida y al siguiente no. Sabía que era un poco caprichoso, pero no era malo, aso que quizás estuviese dándole un poco de problemas a Yunho o a quien le cuidara solo para hacerse notar un poco más – Lo más curioso de todo es que justo cuando pensé que no tenía nada apareció Chansung, me escucho, me apoyo… sin él no habría podido soportar estas semanas, sabes puedes estar relajado, me gusta, creo que quiero darme una nueva oportunidad con el – y no le mentía, ya lo había pensado, ambos estábamos tan heridos que a esas alturas quizás pudiéramos ayudarnos mutuamente a sanar – y lo haré porque aunque tú te libraste de mi yo no he podido hacerlo, hice todo porque te amaba, y si, aun te amo


Park Jiyeon

Espero que al cerrar mis ojos y luego abrirlos no haya sido más que un sueño.

 
avatar
Park Jiyeon
D-Amond
D-Amond

Mensajes : 384
Humor : Permanentemente desconcertada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Jung YunHo el Jue Feb 23, 2012 7:56 pm

Apenas que vine con decisión a su apartamento a exigir la verdad, con forme la conversación se prolongaba, a justas pensaba que tal como nuestros últimos encuentros, este sería hostil, que acabaríamos de enterrarnos el uno al otro más la llaga en la herida. Que pensara que en el pasado le hubiese tenido lastima por estar en mal estado de salud me indignaba, sobretodo porque el Yunho de antes y el de ahora son distintos, tiempo atrás estaba tan ilusionado con nuestra relación que una sugerencia de separación era inconcebible en mis pensamientos, por el contrario es cuando más unido dándole apoyo, hubiese estado allí para ella.

Sus palabras quería creerlas, deseaba hacerlo, pero no era fácil, no se puede mover una roca en un primer intento. ¿Qué lo hizo por mi bien? Su manera de preocuparse por mi era singular entonces, aunque, si lo pensaba con detenimiento había algo de razón en sus palabras, yo hubiese hecho lo que fuese, sin importarme el resto, con tal de sentir que podía brindarle algo de esperanza y tranquilidad. Por mi mente jamás pasó la gravedad de su estado de salud, por Dios ¡Ella hubiese muerto! Y yo… Me fuese quedado con el imaginario de ella como una mujer despiadada que se fue por otros motivos totalmente ajenos a la realidad y que además, cambiaba de amante cada día. Tan lejos hemos llegado. ¿Qué parte de viva o muerta me hubiese quedado estancado en su recuerdo? ¿Esa era su forma de querer? ¿Hacerme naufragar en el anhelo de su presencia mientras me hacía tantos ‘por qué’?

- Que lo hiciste por mi… - Resoplé mirando el suelo.- No, no sabía sobre eso.- Agregué aun un tanto perplejo a lo que me llevaba una mano a la nuca. – Y que bien me conoces- Reí con desgano aun cuando mi mirada era triste.- Jiyeon yo… - No sabía qué pensar, de todas las razones de su adiós solo cosas malas maquinó mi mente todo este tiempo ¿Y cómo no? Si su forma de despedirse me marcó tanto. Sería estúpido de mi parte no admitir que hay un antes y un después en mi vida desde que le conocí. ¿Razón? No hay una razón cuando un extraño sentimiento se transforma en la verdad, y mi única verdad era ella.

Un enredo de pensamientos me tenían totalmente sumido en mi mismo, intentando atar cabos, aun cuando quizá ese mismo cabo acabase enrollado en mi cuello y sienta que me asfixio en mis errores, y me siento atado de manos y pies por no poder cambiar nada. Todo se tornaba cada vez más difícil. ¡Sí, estoy casado pero no amo a mi esposa! Quería gritarle, sin embargo, era como si tuviese un nudo en mi garganta y un enorme bulto de culpabilidad fuese lanzado sobre mis hombros con tanta fuerza que me hace tambalear. No solo por Jiyeon, sino también por BoA, quien en este lapso de tiempo se volvió alguien muy importante en mi vida, me ayudó a no caer más de lo que ya estaba, me daba una especie de felicidad, no obstante, a pesar de todos sus esfuerzos y de que sin duda fuese una mujer excepcional, no podía amarle como deseaba que fuese. Estando con ella me divertía, me hacía sentir importante, querido, amado, pero… al final de día el recuerdo de Jiyeon regresaba a atormentarme consiguiendo que acabara poniéndome de mal humor por a pesar de lo dolido que estaba no dejaba de preguntarme ‘¿Dónde estarás?’ ‘¿Ya habrás comido?’ ‘¿Alguien te ha abrazado en las frías noches de invierno?’ ‘¿Te estarán tratando bien?’ Tantas preguntas y cero respuestas, en mi masoquismo por preocuparme aun por quien más daño me ha hecho. Me empeñaba en seguir sus pasos, condenando mas mi vida enredándome en mi soledad pensando que otros brazos la envolvían.

- ¡Me casé! Si, lo hice, ¿No era eso acaso lo que querías? Deseabas que te odiara; lo conseguiste, que no te siguiera; también. – Exclamé empuñando tanto mis manos que mis uñas se enterraban en las palmas de las mismas fulminándola con la mirada- Aun así, las cosas no son como parecen!- Dije girando mi rostro hacia otro lado. Regresé mi vista hacia ella notando que al igual que yo, estaba en sus límites, pues sin mayor esfuerzo había volcado la mesa que estaba antes frente de ella llevándose consigo al piso muchos adornos que tuvieron un pésimo final. Si creía que mi mente se aclararía con esta visita, estaba muy equivocado, a medida que ella hablaba mas confundido y frustrado me sentía, más rabia por lo lamentable que era mi situación para con ella, ¡Ardía de un cumulo de emociones tan fuertes como solo ella lograba ponerme! - ¿Cómo pretendías que entendiera si lo único que he recibido de ti desde aquella noche han sido palabras lastimeras? ¿Eh?! – El tono de mi voz cada vez era más alto, si, ya no estaba del todo en mis cabales.- Si te desapareces tan de repente dejándome en shock, y lo último que obtuve de ti fue aquella carta sin atreverte a decirme en mi cara que te ibas. ¡¿Qué pretendías que pensara ahora?!- Cerré los ojos suspirando fuerte mientras llevaba uno de mis puños a mi boca dedicándole a la persona que tenía al frente una mirada llena de desesperación.


Caí sentado en el sofá escondiendo mi rostro entre mis manos, ¡Ella ha estado tan mal como yo!, las secuelas de nuestra unión solo han traído malas consecuencias, si le dijera que aun cuando otra esté entre mis brazos, cuando despierte con otra en mi cama, para mí no existen otras vidas ¿Me creería? Que la vida se me está yendo en promesas vacías y sueños sin ilusión, que me estoy consumiendo cada día entregándome de lleno en mi trabajo, mis amigos y mi hijo, esforzándome dando lo mejor de mí, pero que a pesar de ello no soy feliz. Mis ojos se humedecían cada vez más, mi respiración se agitaba en un intento en vano por no desmoronarme allí mismo, mi identidad se perdió en el mismísimo instante en que regresó, dándole otro vuelco a mi vida. Ahora qué sabía las verdaderas razones de su abandono me sentía morir, y es que parece que todo está en nuestra contra, basta con recordar cómo se perturbaron todos al enterarse de nuestra relación, era inconcebible en la cabeza de muchos que nosotros pudiésemos tener algo, decían que acabaríamos ‘Matándonos’ por nuestros difíciles caracteres, que ella no me convenía, que era mucho menor que yo, que yo era muy cálido y ella muy fría, e infinidad de comentarios que recientemente llegué a darles lógica pero ahora todo se complicaba aun mas. Sin embargo, actualmente parece ser que los papeles se cambiaron, quien enterró el segundo puñal fui yo y de qué manera! ¡¿Qué hice para que todo en mi vida se volviera peor con el pasar de los minutos?! Ya no sirve de nada lamentarme aferrado al pasado, ahora que la comprendía es cuando definitivamente la perdí.

Al escuchar aquel nombre que tanto desagrado me causaba en el pasado y que aun en el presente me llega a hastiar tanto como si encendieran en mí unas ganas infernales por partir lo que tuviese al frente, me puse de pie caminando a zancadas hasta llegar al frente de ella de nuevo. ¿Qué necesidad por restregarme en la cara que le gusta ‘su amiguito’, era acaso una forma de vengarse por la aparición de BoA en el hospital? Si nada mas ese día poco me faltó para acabarlo con la mirada y de un solo apretón destruir su mano que tan deliberadamente se posó sobre la de Jiyeon. A veces me sorprendía a mi mismo lo posesivo y celoso que puedo llegar a hacer.- ChanSung- Rodeé los ojos chasqueando los dientes elevando la vista al cielorraso colocando mis manos en mis caderas a lo que sacudía un pie contra el suelo. No podía ser tan egoísta, mientras yo le causaba decepción él pretendía animarla, pero, eso no quitaba el hecho de que imaginarla a su lado me doliera y aumentara mi furia.

Me volví de espaldas regresando a verla girándome con rapidez al instante que escuché de sus labios salir aquellas palabras tan inesperadas, abrí mucho los ojos y un poco los labios. Un escalofrió me recorrió por completo y mi pulso se aceleró. Cuando ella arrugó mi corazón, quien también lo hace sacudir inevitablemente con solo contemplar su presencia, y a la vez la misma persona que dejó un enorme vacío dentro de mí, incluso el dolor esté presente, es a quien amé, es a quien amo y a quien dudo poder olvidar y arrancar de mi ser. Si no lo hice sumido en la nube de la incertidumbre, ahora menos sabiendo que mis sentimientos son correspondidos. Quise abalanzarme a darle un abrazo, sin embargo era incapaz de tocarla, mi cuerpo comenzó a temblar. Me llevé una mano temblorosa al cabello mientras las palabras se negaban a salir de mis labios por breves instantes, seguía perplejo asimilando todo. Pero entonces, la tomé con brusquedad de los brazos empujándola contra una pared sin cuidado.- ¡Maldición! ¿Sabes qué es lo que más odio de esto? - Lancé un manotazo contra la pared de la chimenea, suspiraba fuerte manteniendo mi mirada fija en sus ojos sin parpadear, los cuales estaban cristalizados por las lagrimas que antes quisieron asomarse.- Que no puedo odiarte como quisiera, que aunque gaste mis energías intentándolo… - Tragué saliva, me detuve y entrelacé mis dedos en su cabello sosteniéndole fuerte la cabeza.- Simplemente no puedo.- Me incliné lo suficiente hasta el punto de unir nuestras frentes- Y me niego, me niego a que otro te mire- Rosaba nuestras narices- Me niego a que otro te toque. – Mis ojos divagaban entre mirar los suyos y bajar a sus labios.- Me niego a que otro te bese… y te haga el amor como yo – Susurré sobre aquellos labios que los míos pedían a gritos volver a sentir, nada importaba ya, moría por besarla, así que sin más besé sus labios con tanta pasión que hasta ese momento ignoraba que podría llegar a sentir. Sus labios cálidos, suaves y sensuales aun seguían haciéndome perder la cabeza tal como los recordaba.





avatar
Jung YunHo
DBSK
DBSK

Mensajes : 522
Humor : Hot N Cold (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Park Jiyeon el Vie Feb 24, 2012 12:15 am

Tanto daño, nos hemos hecho tanto daño… y si, digo hemos porque a pesar que tengo más de la mitad de la culpa también él ha contribuido para que nuestra relación empeore y empeore, cuando regrese no tenia deseos de pelear, y mi orgullo me empujo más y más a eso, porque una parte de mí no quería seguir siendo arrastrada después de soportarlo por tanto tiempo, sin importar quien fuera esa persona. Habíamos llegado al punto de no poder hablar, siempre que nos encontrábamos terminábamos dañándonos, lo mejor era alejarnos, con el tiempo quizás el odio se enfriaría y podríamos vivir con ello, pero ahora quererlo me hacía lastimarlo y también quererme a mí misma. Al final debajo de toda mi incertidumbre y depresión empezaba a encontrar que esto no era lo que deseaba, a recordar que una vez tuve sueños y que aunque ya no quedara nada de ellos alguna vez estuvieron allí, y podrían volver a estar si me lo propusiera.

Sin embargo siempre estaba esa sensación en mi pecho, no importaba cuanto lograra reconstruir mi vida a punta de los pedazos de mis sueños rotos, la pieza más grande seguiría faltando. Si buscara a alguien mas no encajaría, como un rompecabezas incompatible. Y lo extrañaba, extrañaba malditamente levantarme cada mañana y visitar la compañía sintiendo que todos allí o me respetaban o me admiraban o que incluso me envidiaban, eso de por sí ya podía considerarse más sano que mi estado actual. Extrañaba el suave toque de la puerta de mi oficina, indicándome que Yunho había llegado y que deseaba saludarme, extrañaba el sabor de sus besos en la mañana y su actitud fresca mientras me contaba paso a paso su noche anterior y la nueva travesura de Youngsoo que de alguna manera nunca faltaba. Recuerdo que reíamos desenfadados ante esto y luego cuando mencionaba alguno de mis amigos venia la escena de celos habitual, que por lo general terminaba en una estúpida pelea que se extendía hasta el almuerzo, donde alguno de los dos daba el brazo a torcer o simplemente nos visitaba YoungSoo y como por arte de magia terminábamos olvidando todo. Extrañaba la cara de los dos chicos más importantes en mi vida mientras se despedían con la mano al dejarme frente a mi apartamento, ya antes Youngsoo había pedido que me mudara con ellos, pero habíamos considerado que por nuestras posiciones y por nuestra situación de Idols, era mejor mantener las distancias y no llamar demasiado la atención, después de unas cuantas pataletas y un helado logramos eliminar la idea de su cabeza. Pero por sobre todo extrañaba nuestras sonrisas, frías, elocuentes, confiadas, sensuales, infantiles… extrañaba todo eso que había destruido.

Y el parecía tan sorprendido con mis palabras que casi me dolía, sabía desde el principio que no podía esperar nada especial, que mi carta había sido lo suficientemente clara para que el me odiara y no deseara verme jamás en lo que le restara de existencia… pero en el fondo esperaba que no lo creyera, que el recuerdo de mis besos, la pasión que no pude ocultar, le recordara todo lo que quise y no pude decir. Que un año juntos fueran capaces de eliminar la más grande mentira que había escrito en todo lo que llevaba de existencia, ni siquiera yo que siempre me considere una actriz excepcional fui capaz de darle la cara y decirle “me voy” porque sabía que el vería la verdad en mi rostro, o lo esperaba. Quizás, después de todo, tampoco se hubiera percatado de mi dolor en ese momento, podría ser que me hubiese creído incluso si tenía lágrimas en los ojos mientras le decía “Estoy tan cansada de ti” – ¿Qué? – le inste a seguir para eliminar la intriga que creía cada vez más y mi en mi pecho completamente fastidiada por su risa desganada y apática, la conversación se hacía cada vez menos fluida, cada uno inmerso en su propios pensamientos ¿Estaría pensando una manera eficiente de asesinarme y que nadie me escuchara? No sabía hasta qué punto llegara su odio por mí, pero me lo merecía.

Tienes razón, te agradezco que lo hicieras de hecho, te agradezco que te casaras, que no me siguieras en absoluto
– “porque si no lo hubieras hecho habría podido rogarte que me perdonaras” – Seguiste el plan, tal y como lo pensé – y como deseaba nunca haber urdido un plan tan vil y estúpido, todo lo que me había ocurrido sucedió a causa de mi estupidez ¿Cómo pude haber sido tan ingenua? Me deje engañar con tanta facilidad, e incluso tuve el egoísmo de negarle a mis amigos y seres queridos la verdad detrás de todos mis comportamientos. No había confiado realmente en ninguno y m costo caro, no habríamos llegado hasta ese extremo si desde el inicio alguien hubiese sabido a donde iba y porque, mas importante aún, que alguien hubiese sabido que nunca llegue a mi destino. Incluso aunque en medio de mi… situación… había perdido mi pasaporte, cuando la policía lo encuentro a nadie pareció importarle, tanto había generado en ellos como para que no se detuvieran siquiera a hacerse la pregunta más obvia de todas. Si lo que les dije de EEUU era cierto ¿Cómo había logrado salir del país sin papeles?

¿No son como parecen? – Pregunte un poco exasperada y desconcertada a la vez - ¿Acaso no tienes un anillo en tu dedo? Por favor, por respeto a tu esposa no justifiques nada – no podía negar que de momento no es que amara a esa… esa mujer, pero tampoco podía permitir que se le involucrara en una conversación tan delicada sin estar presente – Pretendiste lo que quería que pretendieras, aunque espere que… olvídalo – su desesperación me corría desde adentro, tanta presión en la habitación me estaba asfixiando, ambos compartíamos sentimientos similares en ese momento y teníamos todo sobrecargado.

Cayo en el asiento, lo que me dio tiempo para tomar un respiro y pensar un poco las cosas sin embargo no espere su ataque de ira con la mención de Chansung, y sabía que estaba furioso porque conocía cada una de sus expresiones ¿A qué venia esto? ¿Qué le importaba él que intentara redirigir desesperadamente mis sentimientos a otra persona? Por el contrario, había creído que estaría muy aliviado al saber que pronto no tendría que lidiar con mi carga, al saber que pronto no sería un estorbo más en su vida sentimental ¿Un cabo suelto? Y entonces lo dije… dije lo que había jurado que nunca diría, pero así son las cosas, a veces necesitas tanto decir algo que no puedes evitarlo, y de hecho una vez las palabras abandonaron mis labios sentí como de alguna manera había eliminado parte del peso que cargaba. El, que había estado dándome la espalda desde la mención de mi mejor amigo, volteo a verme sorprendido, tan sorprendido que durante un instante incluso pensé le interesaba ¿Por qué otra razón pude cometer tal seria de estupideces si no por algo tan inútil como el amor? ¿No han sido las personas que cargan sentimientos tan profundos las que llenan páginas y páginas de melodramas?

Temblaba mientras se acercaba a mí, y en ese punto no podía descifrar el motivo, quizá pensaba que le mentia y le parecía tan grave que se contenía con todas sus fuerzas de golpearme. Se llevó las manos al cabello, y de repente ya me sostenía con tanta fuerza que estuve segura que pronto tendría un buen moretón en mis brazos, ahora era mi turno de sorprenderme. Mi espalda recibió la dura pared casi con añoranza, un recuerdo inesperado de mi cuerpo de otras épocas, en las que había terminado arrinconada entre la pared y sus labios pero estaba casi segura que ahora mismo el no planeaba exactamente besarme. Cerré mis ojos cuando sentí sus manos pasar peligrosamente cerca de mi rostro y golpear la pared, pero no pude evitar abrirlos casi al instante tentada por el magnetismo que su persona siempre ejercía sobre mí. Un leve “¿Qué?” murió entre mis labios casi al instante en que formulo su pregunta, el inesperado roce de sus manos contra mi rostro y cabello me hacía perder una vez más el habla aun si era brusco. Mi corazón comenzó a latir arrítmicamente a medida que sentí su rostro acercarse al mío, estaba tan cerca como nunca espere volverlo a tener y el olor de su colonia, que seguía siendo el mismo, traía recuerdo a mi mente que no era un buen momento de invocar - ¿Por qué? – susurre desconcertada por sus palabras ¿Cómo podría ser que a pesar de todo no me odiara?

Nuestras narices rozaban y sentí mis pelos de punta por su susurro suave y demasiado sensual diciendo cuan poco dispuesto estaba que otro me tocara. Nuestras mirabas vagaban sin cesar, entre los ojos del otro y los labios que al menos yo luchaba por no besar en ese mismo instante, tenía que mantener la compostura, tenía que… perdí la cabeza con su última frase. Sentí sus labios sobre los míos en un beso demandante, ¡El me besaba! Y yo no hacia el mas mínimo intento por detenerlo, sus labios ardían contra los míos y podía jurar que nunc había recibido un beso tan pasional en mi vida, nuestros labios se aprisionaban más y más a cada segundo y nuestras lenguas se rozaban con necesidad e impaciencia, el aire mermaba y sin embargo no sentía disminuir esa necesidad que tenia de él. Inconscientemente lleve mis manos al cuello de su camisa y lo atraje más cerca mío, tan cerca como fuera posible.

Comenzamos a dar pasos erráticos por el lugar, aun concentrados en nuestro beso, y sentí sin demasiado interés como arrastrábamos algunas cosas en nuestro avance frenético y sin sentido. Sentí como tropezábamos con algo desde atrás y en menos de lo esperado habíamos caído acostados en el Sofá, yo encima de él. Solo entonces nos separamos sorprendidos - ¿Estás loco verdad? – susurre contra su oído intentando calmar mi respiración y también mis instintos que me pedían más de él. Teníamos que detenernos ahora, lo sabía perfectamente y aun así no quería despegarme de su lado ni siquiera durante un instante, lo quería, lo necesitaba y no podía pensar con quien quisiera estar en ese instante más que con él - ¿Tienes idea de cuanto te odio? – mis dados se clavaron con fuerza contra su cuello, lastimandome y lastimandolo, lo amaba pero también lo detestaba… manera extraña de vivir


Park Jiyeon

Espero que al cerrar mis ojos y luego abrirlos no haya sido más que un sueño.

 
avatar
Park Jiyeon
D-Amond
D-Amond

Mensajes : 384
Humor : Permanentemente desconcertada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Jung YunHo el Vie Mar 09, 2012 5:17 pm

¿Hasta cuándo nos seguiríamos lastimando? Cada que uno de los dos actuaba o hablaba era para decir algo hiriente hacia el otro, un estado permanente de estar a la defensiva ¿a qué le temíamos? Si tan solo pudiese ignorarle todo sería tan fácil, mas no es así, es imposible ignorarle cuando paso noche y día pensando en cuanto la he detestado, formando mil hipótesis en búsqueda de la verdad tras sus acciones pasadas. Ahora lo sabía todo y eso no quitaba mi ansiedad ni la carga que sentía sobre mis hombres al razonar el terrible error que cometí ignorando la realidad. Ella se sacrificó por los dos, si, fue un acto egoísta al no revelarme la verdad pero era su forma de armar una coraza de salvación. Sin embargo, vuelto en un completo y absoluto adicto a ella quedé como un reloj cuando se le acaba la pila, estático en un instante, en un momento tan marcado que aunque los demás continuaran y yo estuviese allí, para mí el tiempo no avanzaba retenido en el pasado. Que manera más cruel de querer a una persona.

Era entendible que no me creyera aun si le dijera la verdadera razón por la cual me había encontrado casado, aunque eso no quitaba el hecho de iniciar una relación con BoA quien hasta hace poco creí falsamente que se convertiría en la mujer de mi vida teniendo todas las cualidades que me llaman la atención de una fémina, pero no, a pesar que luchara contra mis pensamientos y sentimientos, estos seguían fielmente unidos a Jiyeon de una manera tan masoquista y apasionada que me hacía rabiar. Después de haber estado con Jiyeon estuve con Gyuri e incluso con Boa, no obstante, mientras las hacía mías y las miraba a los ojos eran los de aquella mujer fría los que imaginaba, era su piel la que creía acariciar, podía tener noches increíbles pero al final de esta solo quedaba en mi la sensación de vacío, de añoranza por no poder volver a tenerle entre mis brazos odiándome al tener ese tipo de pensamientos aun cuando tenía presente en ese instante que ella se marchó abandonándome a la intemperie.

Ambos estábamos perdiendo los estribos, el ambiente era tan tenso que un aura oscura la sentía alrededor nuestro. Una verdad sorprendente tras otra ¿Qué otro secreto tendríamos guardado que al final resultase siento igual o más doloroso que lo ya dicho? Si tan solo pudiese cambiar todo, si tan solo me acostase a dormir y mañana al despertar las cosas fuesen completamente distintas, si tan solo pudiese… saber qué haré con mi vida de ahora en adelante. Teniendo presente que ella no solo hizo lo que hizo por mi y que me ama, me siento enloquecer. ¡¿Por qué demonios me tienen que ocurrir estas cosas a mí?! ¿Acaso es el karma? . Y yo la quería, desesperadamente la quería, la amaba, la odiaba, la deseaba, ¿Qué tipo de enfermedad era esta? ¿A esto se le llama amor? Si ese es el caso me declaro adicto a esa enfermedad, aun cuando duela, aun cuando sea dependiente, no quiero dejar de sentir lo que siento. Ya no tenía caso negar nada, no me importaba absolutamente nada, solo saber qué sería de los dos a partir de ahora.

Inesperadamente a lo que podía suponer que pasaría con mi visita hasta acá, nos encontrábamos besándonos con ansiedad, posesividad, pasión, sentía mi corazón agitarse con mayor fuerza entregado por completo en aquel necesitado y añorado beso, nunca creí que volvería a tenerla así, entre mis brazos, dispuesta para mi, haciéndome recordar con el rose de sus labios toda la pasión, el odio y el amor que siempre me ha unido a ella. Fui jalado hacia ella de esa forma tan demandante a la que estaba acostumbrado, esa actitud me gustaba, ella con todos era distante y fría pero yo conocía otras facetas de su persona que nadie más tiene idea que puede tener, esa Jiyeon apasionada, sensual y posesiva, tal como yo, quizá por eso es que nos entendemos tan bien a pesar de las diferencias.

Caminábamos sin dejar de besarnos tropezando y lanzando todo a nuestro paso, escuchaba el sonido de algunos objetos caer al piso y quebrarse, sin embargo mi atención principal estaba en no separarme de sus labios. E inesperadamente caímos sobre el sofá separándonos un poco, instante que aproveché para tomar un poco de aire mirándole a los ojos, los cerré al sentir su susurro cerca de mi oído sonriendo ladinamente volviendo a mirarle mientras mis manos acariciaban su cintura.- Totalmente.- Pronuncié con voz algo grave mirándole fijamente. No tenía idea en qué acabaría esto y que consecuencias traería después, pero qué más daba, ha sido demasiado tiempo desde que estuvimos en una situación similar. Es más, el estar ambos tumbados sobre el sofá trajo a mi mente recuerdos de todas las veces que acabamos tumbados sobre este besándonos, jugueteando, durmiendo juntos. Aquellos tiempos que extraño con todo mi ser. Sentí cómo clavaba sus dedos con fuerza en mi cuello, como si quiera ahorcarme, como respuesta mi mano izquierda se posó con firmeza en su rostro sosteniéndole tan fuerte que temí estar lastimándole.- También te odio, te detesto. Eres mi maldito karma.- Resoplé como pude ya que sus manos obstruían mi respiración. Mi otra mano la entrelacé en su cabello y la besé con fervor nuevamente, finalizando el beso mordiendo su labio superior, delineé sus labios con mi dedo pulgar suavemente.

Me separé un poco agarrando sus muñecas apartándolas de mi cuello para entonces en un movimiento sentarme sin apartarla de encima de mí, me las ingenié para con una sola mano sujetar sus muñecas torciéndoselas hacia atrás, mirándola mejor. Sabía que esto no estaba bien, nada bien, pero no quería detenerme, me negaba a renunciar a este momento. La miré a los ojos en silencio conectado sumamente en su mirar, como pretendiendo encontrar en ellos una palabra de aliento, desesperado por nuestra situación. Mi mano libre bajó de su cuello acariciando uno de sus brazos continuando su camino hasta situarse en su espalda baja aprisionándola más hacia mí, extrañaba tocarla, acariciarla, sentirla mía. Sin embargo, algo tintineante llegó a mis pensamientos que me hizo detener.

- ¿Algún desgraciado te tocó este tiempo? ¡Dime! Y no dudaré en partirle en gajos la quijada!- Exclamé entornando los ojos. Hablaba en serio, jamás he sido del tipo de hombre agresivo en cuanto a cómo desquitarme, siendo partidario a decir las cosas de frente y buscar la manera de atacar mas eficiente sin recurrir a los golpes, pero sabiendo lo que ella tuvo que pasar, era obvio el tipo de personas con las que estuvo, aun así, la rabia se apoderaba de mi de solo pensar que le hubiesen dañado mas allá de lo que se puede pensar de la palabra "secuestro" - Me siento en la necesidad de marcarte, porque tú eres mía.- susurré soltando mi agarre acariciando su rostro con el dorso de mis dedos.- Eres mía y yo … yo también te amo, como un condenado te odio y te amo a la vez- Suspiré con agobio sintiendo que mi corazón se saldría de mi pecho, las manos me sudaban de los nervios, había dicho por fin aquello que todo este tiempo obstruía mi pensar, mi actuar, mi respirar, la vez pasada por no atreverme a decirle acabé arrepentido, esta vez, aunque no tenía la mas locuaz idea de qué sería de los dos después de este encuentro, al menos tendría conmigo mismo el alivio de haber hecho lo que sentí que debía hacer. La besé de nuevo abrazándola contra mi acariciando su espalda con aprehensión, enigmatizado por lo que ella hacía de mi, y si alguien era el culpable de que me haya vuelto en la clase de persona que soy hoy, aquel ser frio y déspota, no era otra persona sino Park Jiyeon, la mujer que más ha marcado mi vida.

avatar
Jung YunHo
DBSK
DBSK

Mensajes : 522
Humor : Hot N Cold (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Park Jiyeon el Mar Mar 13, 2012 4:35 pm

Así como estábamos era imposible no estar consciente de Yunho, de nuestra cercanía, del calor que poco a poco iba llenando nuestras cuerpos, para que negarle, estando así llegaban muchos recuerdos a mi cabeza, cosas que por mi bien había optado por no recordar, porque era demasiado doloroso recordar cosas que ya no puedes tener. Y yo lo quería, quería que Yunho me estrechara entre sus brazos como en el pasado, que solo tuviéramos entre nosotros el espacio que ambos decidiéramos colocar. Peor era imposible, aun si momentos antes había pensando que besarle de nuevo era imposible y ahora mismo lo estaba haciendo, sabia que era imposible que las cosas volvieran a ser como antes, teníamos demasiado entre nosotros ahora, mucho dolor y también una boda que no llegue a tiempo para evitar ¿Y con que cara lo habría hecho?

Ni siquiera sabíamos tratarnos físicamente sin lastimarlo, de hecho, sentía que no podía ser suave con el, estaba tan frustrada que sentía que a menos que rompiera todo a mi paso no me estaría satisfecha, necesitaba liberarme de esa terrible sensación de mis sueños rotos, de tenerle tan cerca y al mismo tiempo tan lejos, del odio y el rencor que tan desesperadamente habían comenzado a poner raíces en todo mi ser. ¿Que quedaría de mi dentro de poco? Pensaba que ya nada tenia sentido y en el fondo comenzaba a llenarme de miedo, porque ya no encontraba motivos para seguir así, tenia que cambiar, era casi inevitable. Pero ahora, con el allí, de esa manera, no podía pensar en una manera de ser diferente a lo que ya era, ni mucho menos podía concebir el olvidarle, el estar con otro, acariciarle, besarle... sin importar que le hubiese dicho de Chansung hace apenas unos instantes

Que descaro - Murmure un instante antes de responder a su beso, mas ardiente, mas fervoroso que el anterior ¿Cuento tiempo llevábamos besándonos ya? y sin embargo, no sentía que fuese a dejar de necesitarlo pronto, ni siquiera podía concebir alejarme de el ahora que estábamos así ¿Cuento locos teníamos que habernos vuelto?, reprimí un suspiro cuando mordió mi labio, cuando volvimos a vernos era evidente el estado de tensión en el que estábamos, sonreí de medio lado a pesar de la presión que hacia Yunho sobre mis brazos para evitar que siguiera lastimandolo - Dicen que acumular Karma esta mal - continué eliminado la distancia de nuestros labios de nuevo mientras él hacia lo mismo con mi cuerpo, acercándonos más si era posible, ya había olvidado cuan fácil conseguía estremecerme con sus caricias.

Y aun así, no esperaba su siguiente pregunta. Inmediatamente me puse a la defensiva, sus palabras a pesar que no tenían esa intención revivieron muchos recuerdos que habría preferido no invocar en ese momento, manos ajenas que habían sido conmigo mucho menos gentiles que las de Yunho, y de las cuales solo recordar su toque me hacia pensar en que todo esto era incorrecto, me hacían sentir sucia. Desvié la mirada, no quería arruinar este momento, no quería que Yunho se metiera en mas problemas por mi causa - No hablemos de eso ahora, de verdad que no quiero pensar mas en el pasado - subí mis manos y me permití acariciar su rostro con suavidad, estar así se sentía bien, aunque durara solo un instante.

Yunho también se dedicaba solo a acariciarme, el rose de sus manos masculinas y fuertes se sentía bien contra mi piel, no pude evitar cerrar mis ojos preguntándome en que momento la situación se había puesto tan "Cursi" y como es que estaba tan rematadamente bien con eso - No Yunho, ya no soy tuya - abrí los ojos conmovida y sorprendida al mismo tiempo, durante un instante sentí como si mi corazón se detuviera y luego recuperara su ritmo desbocado, que dijera que me amaba era algo que no esperaba escuchar esa noche, que no planeaba escuchar nunca, y que me hacia sentir inesperadamente completa, como si durante ese instante nada estuviese mal entre nosotros, incluso si después de decirme que me amaba también me reafirmaba su odio

Afirme mis manos en su rostro obligandole a mirarme, antes que se alterara por mis palabras y se enfureciera de nuevo - Mírame - le ordene atrapando su mirada - No te mentí cuando te dije que te amo, pero no te pertenezco, no te pertenezco más a partir de ahora, nuestros futuros están bifurcados, hemos de aprender a vivir con ello - baje la mirada derrotada, no quería ni podía mencionar a BoA en ese momento, porque cuando lo hiciera nuestra burbuja se rompería y tendriamos que acabar con esto - Aunque por esta noche, tan solo por esta noche, puedo ser tuya una vez más - susurre contra sus labios afirmándome al cuello de su camisa - quiero ser tuya una vez más - y me dedique a besarle, besarle como nunca antes había besado a nadie en todo lo que llevaba de vida


Park Jiyeon

Espero que al cerrar mis ojos y luego abrirlos no haya sido más que un sueño.

 
avatar
Park Jiyeon
D-Amond
D-Amond

Mensajes : 384
Humor : Permanentemente desconcertada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Jung YunHo el Miér Abr 04, 2012 4:51 pm

Lo inimaginable dentro de mis cavilaciones hasta el día de hoy había vuelto a suceder, de nuevo la tenía entre mis brazos, me sentía estremecer con sus besos y sus caricias, aun cuando me permití dar un paso más que jamás debí dar, casarme actualmente me parecía un error, pero ya lo había hecho y lamentablemente no había vuelta de hoja. Siendo criado como un hombre de honor y de palabra prometí serle fiel a mi ahora esposa, pretendí amarla, lo intenté, intenté alejar pensamientos que tuviesen que ver con Jiyeon de mi mente y hacerme creer inútilmente que mi amor por BoA podía volver a nacer. Que equivocado estaba. Me lamentaba y tengo plena consciencia que a partir de esta noche será peor mi calvario, increíble pero cavé mi propia tumba. He defraudado a mi familia, a BoA, pero, ¿Dónde queda lo que yo siento? Si mientras esté junto a mi esposa, JiYeon se me va a algún lugar a donde no pueda alcanzarla aun cuando mi cuerpo esté con BoA mi alma estará muy lejos de allí, el alma que ya no tengo, no podría alcanzar a la única mujer que hace que sentimientos tan fuertes y ponderantes como lo son el odio y el amor me consuman a su vez, ¿Con que derecho le diría que se quedase a mi lado?
Todo el tiempo intentando borrarla de mis pensamientos, pero como un dejavu volvía aparecer, para bien o para mal pero allí estaba, clavada en mis pensamientos, en cada parte de mí ser. Besaba sus labios con suma complacencia, anhelo, nostalgia, aprehensión, con el único pensamiento de que quizá esta sea la última vez en que pueda sentir el sabor y la suavidad de estos, en que quizá mis brazos no puedan estrecharla nunca más, tal y como si esta fuese la última vez, nuestro último encuentro…

Ella no quería pensar más en el pasado y la verdad es que yo tampoco, no quería torturarme con las terribles verdades que subyacen mas allá de este encuentro inesperado, traer malos momentos a su memoria cuando ella pasó quizá la peor parte de todo este drama que gira entre los dos. Todo lo que tenía guardado en mi corazón por fin lo había liberado, puede que no ganásemos nada ni cámbiesenos nuestra situación dejando salir nuestros sentimientos a flor de piel, pero al menos el saber que ella es consciente del remolino de emociones que me enloquecen por su causa me hacía inverosímilmente feliz. Sentimiento que debí haber ignorado desde un principio, porque simplemente no podía ser, no había cabida en mi vida para dar lugar a algo tan vano y peligroso como el amor, pero allí estaba, perdido en la penumbra del nunca jamás de donde quien sabe si podré salir algún día.

Era doloroso, tan doloroso como un golpe, el querer estar con alguien y no poder, ¿a quién le echaba la culpa? ¿Al destino? ¿O tal vez nosotros mismos por tomar decisiones apresuradas pensando en el bienestar de los demás aun sacrificando lo que sentimos? Toda una odisea en la que no pedimos ser los protagonistas. ¿Este libreto tendrá un buen final? Ni siquiera podía pensar y anhelar algo como eso. ¡Maldita sea! Bajando la mirada ante sus palabras “Ya no soy tuya”, era verdad, desgraciadamente así era, ¿Qué podía hacer si mis ojos solo la ven a ella? ¿Cómo pretendía vivir cuando mi cuerpo me pide a gritos su presencia? Si no es con ella ¿Cómo puedo continuar? Estaba allí de nuevo aquella opresión en mi pecho, la angustia, la negación y la repulsión que me causaba esto. Los errores del pasado estaban saliendo caros, pasaban la cuenta, una cuenta que no estaba seguro de poder saldar por ahora, pero sabía que costaría más lágrimas y sufrimiento tanto para ella como para mí.

Si tan solo pudiese detener el tiempo, borrar el pasado y poder labrar un destino junto a ella, pedía demasiado a la vida, lo sé. La odiaba por haberme vuelto de esta manera, pero por encima de ello había logrado que me odiase a mi mismo por volverme tan dependiente de su persona, tal como un enfermo que se vuelve dependiente a sus medicinas, eso simbolizaba ella para mí, aquella parte que me hace falta para sentirme completo y pleno. La miré fijamente a los ojos al sentir sus manos sujetando mi rostro y le escuché decir aquellas palabras que me negaba a pronunciar por su contenido venenoso y realista. ¿De verdad ella aprendería a vivir con ello? ¿Debería terminar pronto esta espera interminable? Quizá seguía esperando un milagro, o más bien, me negaba en el fondo a que hubiésemos escrito nuestro final con nuestro propio puño y letra.- Olvidarte será el mayor reto de mi vida, y honestamente dudo que pueda lograrlo – Susurré consternado exhalando un suspiro con agobio. – Te necesito tanto, maldita seas, Jiyeon. – Murmuré antes de corresponder a sus besos una vez más, quería estar con ella, la deseaba casi que con desesperación y ella también a mí. Me sentía furioso, impotente por nuestra situación y a la vez feliz porque ella sentía lo mismo que yo.

Ladeaba la cabeza lentamente mermando el movimiento de nuestros labios, besándonos con tanta entrega y pasión como si no existiera un mañana. Mis manos a su vez recorrían sus piernas tocándolas con las palmas abiertas apretándole con posesión, así mismo subieron hasta sus caderas, hasta que finalmente se permitieron introducirse debajo de su blusa acariciando su espalda, sintiendo la suavidad de su piel, aquella piel que tenía perfectamente grabada en mi memoria. Detuve un instante nuestros besos separándome un poco de ella para entonces sacarle la blusa por arriba, viendo como su cabello caía en cascada sobre sus hombros y rostro, admirando aquella hermosa imagen, se veía realmente bella. Luego mi mirada bajó hasta su llamativo bra, sonreí ladinamente volviendo a sus ojos- Color de cassiopeia – Bromeé, guardé silencio un instante sintiendo los frenéticos latidos de mi corazón así como también el calor que empezaba a desprender nuestros cuerpos, y no, podía ser sutil pero esta vez no me apetecía serlo, las emociones que en ese instante me embargaban no me lo permitían, había mucha rabia de por medio, rencor, odio, en fin. A mi mente vinieron sus palabras anteriores, cuando dijo que pensaba iniciar algo con ChanSung, la imagen de él pasando sus manos por el cuerpo de JiYeon me hacía hervir la sangre, hoy era yo, porque esta noche nos pertenecía, pero ¿mañana?, bien podría ser él y yo no tenía derecho a impedirlo, aun así, es no quitaba el hecho de que me llenase de tanta rabia al solo pensarlo. Con el rostro totalmente rígido la miré de nuevo y sin darle tiempo de nada me levanté poniéndola de pie conmigo y de manera brusca la volví de espaldas hacia mí abrazándole por detrás apoyando mi barba sobre uno de sus hombros.- Esta noche la odio, la odio tanto como odio nuestros destinos.- Murmuré contra su piel antes que empezar un recorrido lento besando su hombro, subiendo por su cuello hasta subir al lóbulo de su oreja el cual mordí levemente mientras que mis manos acariciaban su cintura, bajé una peligrosamente hasta su entrepierna- ¿Sabes cuánto odio que otro te toque? ¿mmh? – Susurré contra su oreja ejerciendo presión en su entrepierna por encima de su short, saqué la mano de allí subiendo ahora la par de la otra hasta cubrir con las palmas sus senos apretándolos un poco por encima del bra.

avatar
Jung YunHo
DBSK
DBSK

Mensajes : 522
Humor : Hot N Cold (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Park Jiyeon el Jue Abr 12, 2012 7:52 pm

Entre nosotros el tiempo parecía diáfano y acelerado, siempre había sido así. Habían palabras, habían caricias, habían besos, pero nunca dejábamos de ser conscientes, y en el fondo pensaba que era mejor que no lo hiciéramos ¿que pasaría si estúpidamente le entregara de nuevo mi corazón? No, mas estúpido aun era solo pensar en eso, el jamas me había devuelto lo que le había entregado y nunca lo haría. Sin importar lo que dijera no podía imaginar la vida, el mundo, a BoA besandole, verlos pasar de la mano y pensar una y otra vez que esa podría ser yo, que el tendría que ser mio y no de ella. Ya seria menos doloroso y el la amase, al menos así no crecería dentro de mi aquella desesperante esperanza que ni siquiera tendría que estar allí ¿como podría pedirle a mi corazón que racionalizara?

¿Y para mi sera sencillo? - la pregunte contra los labios, no podíamos parar de basarnos ni aunque intentáramos sostener una conversación, le necesitaba mas allá de la razón y de los sentimientos. Solo de pensarlo sentía que la habitación ardía - no me siento en la capacidad humana para decirte que no te olvidare, porque de verdad quiero hacerlo, aunque de alguna manera se que nunca podre - cada centímetro de mi piel que él tocaba se sentir quemar, cosquillear y estremecerse, casi había olvidado que se sentía, casi - también te deseo con toda mi maldita alma, y me la arrancaría si pudiera - de manera inconsciente eleve mi cadera y la roce contra la suya, de forma lenta, cadente, su necesidad comenzaba a ser tan obvia como sus palabras - te deseo mas de lo que te imaginas - enterré mi rostro contra su cuello, dejando besos y marcas aquí y allá, sabia que no debería, pero de alguna manera quería marcarle, decir que el era tan mio como nunca seria, que su mujer supiera de alguna manera que yo tenia lo que ella nunca podría alcanzar

Spoiler:
Mi blusa desapareció casi sin dotarlo, como si hubiésemos entrado en una nebulosa de deseo, sin embargo Yunho aun tenia ánimos de bromear en esa situación, y yo también - bueno, ya sabes que en el fondo soy tu mayor fan - sin embargo su semblante cambio rápido, de complaciente camaradería, estaba de nuevo furioso, y de alguna manera su furia le hacia aun mas deseable . Lo mire directo a los ojos y leí en ellos una expresión tan conocida para mi como sus besos, estaba celoso ¿pero de que exactamente? . No había tiempo para pensarlo, y menos aun cuando me puso de pie y me obligo a seguirlo, en pocos instantes se encontraba abrazándome por detrás, su suave susurro me hizo temblar, y le sentí sonreír satisfecho contra mi piel mientras repartía besos tal y como yo habría hecho antes - tendré que disentir - murmure - odio el destino, pero definitivamente.... me gusta la noche

Sus manos descendieron peligrosamente por mi vientre haciéndome perder la cabeza "¿otro?" pensé confundida justo antes de soltar un jadeo ahogado ante su toque, sin embargo no duro mucho y termino por volver a subir - Lo se, pero ¿te parece que me importe cualquier otro en este momento? - conseguir preguntar con dificultad, restandole importancia al asunto, si el mundo exista ahora mismo no me interesaba demasiado. Aparte sus manos de mi y lentamente me gire hacia el, basto un simple empujón de mis manos para hacerle caer de nuevo en el sillón

Mmm veamos, me parece que no vamos muy parejos - comente restando le importancia mientras lentamente me sentaba a horcajadas de el, no paso ni un segundo para que comenzara a repartir besos desde la comisura de sus labios hasta el nacimiento de su lóbulo, mientras mis manos se entretenían mitad desabrochando sus botones y mitad acariciándole, me impaciente cuando el trabajo estaba mitad hecho, así que abandone la tarea y subí una mano para atrapar su cabello y profundizar el beso que ahora le daba mientras la otra decencia lentamente por el espacio que nos separaba solo deteniéndose en al altura de su ombligo para trazar suaves círculos y luego seguir descendiendo hasta la altura de su entrepierna y realizar el mismo proceso por sobre sus pantalones, que cada vez le iban mas ajustados - con esto quizás si - sonreí contra su boca sin dejar de acariciarle

Cuantas otras habría besado Yunho así en el pasado, intentaba que el estúpido pensamiento no se colara en mi cabeza justo en ese momento pero era inevitable, por estúpido que sonara Yunho lo era todo para mi, de la forma en la que era el primer y único hombre con el que estaba en ese tipo de situación ¿Pero el? cuantas otras habrían gritado entre sus brazos en el pasado, mas importante aun ¿habría habido alguna durante mi ausencia? No debería interesarme, ni siquiera tendría que sentir esa rabia y celos que me invadían solo de imaginármelo. Pero así era, tal como él deseaba que nadie mas nunca me tocara, ni me besara y mucho menos me hiciese el amor, yo lo deseaba con él, no quería que nadie mas conociera la manera en la que es fácil perderse entre sus besos, ni lo astuto que podía llegar a ser tanto en la vida practica como en la intima. Y de alguna forma era sorprendente, porque toda la timidez que habría llegado a sentir en la primera ocasión no parecía existir más, yo quería demostrarle en nuestra ultima noche, lo intensamente que mi piel anhelaba la suya. Ni siquiera quería pensar en el mañana ¿Podría irme y dejarle solo como la ultima vez? en esta ocasión ni siquiera me sentía capaz de dejar de besarle ¿como podría apartarle de mi?


Park Jiyeon

Espero que al cerrar mis ojos y luego abrirlos no haya sido más que un sueño.

 
avatar
Park Jiyeon
D-Amond
D-Amond

Mensajes : 384
Humor : Permanentemente desconcertada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Jung YunHo el Mar Mayo 08, 2012 8:31 pm

Agonía, en ese estado me encontraba al verme atrapado entre sus labios, fundiéndome en estos con suma complacencia y exquisitez, subiendo al mismísimo cielo, viéndome pendido de un hilo al saber que en cualquier momento caería hasta el fondo el dolor, tropezándome con la inapelable realidad que nos esperaba en cuanto luego yo abriese la puerta de aquel apartamento que parecía arder por la intensidad de nuestros besos. Aun si intentáramos huir de todo, a la vez éramos conscientes de como están repartidas las cartas en este juego donde somos contrincantes y donde estamos seguros que ambos seremos perdedores. Debíamos acarrear de ahora en adelante con la responsabilidad de nuestros actos, que si bien sabíamos que esto que estábamos haciendo no era lo correcto, pero no es como si quisiéramos parar.

Y la amo, a pesar de que mis labios por ella solo profesaran palabras llenas de odio y desprecio, mi corazón jamás dejó de agitarse cada que recordaba nuestras miradas ya fuesen coquetas o con enojo, nuestros besos desde los mas tiernos hasta los mas apasionados, su voz cuando me llamaba por cualquier excusa o tan solo hablábamos de trabajo, y sobretodo, cuando a mi mente venían recuerdos de aquella larga madrugada haciéndola mía, pero así mismo sentía mi corazón romperse al asumir que ella había decidido desaparecer de mi vida. Ahora lo comprendía todo y, me sentía tan impotente y furioso.

Sentía sus labios descendiendo hasta mi cuello, percibía su cálida respiración sobre mi piel. Extrañaba tanto esto. Ya no tenía nada para darle, ni siquiera podía ser capaz de decirle palabras de aliento, palabras que le diesen aunque fuese un mínimo atisbo de esperanza para los dos, por eso lo mejor era apartarnos de una vez y para siempre, aun sabiendo que olvidarnos sería prácticamente imposible, solo podía darle esta noche, donde me dedicaría a amarla, a explorar cada rincón de su cuerpo, besar cada centímetro de su piel, perderme una y mil veces mas en aquellos malditos labios de los cuales soy un completo y dependiente adicto. La oportunidad para detenernos quedó en el aire como un pensamiento que ni siquiera creíamos considerar, cada segundo que pasaba sentía la temperatura de nuestros cuerpos aumentar, el rose de nuestros cuerpos, la forma de mirarnos y besarnos, estaba seguro de que ella estaba igual que yo, no solo por sus palabras, sino por la manera en que se estremecía ante mis caricias y aquel pequeño jadeo.


Spoiler:
Sonreí mirándole con los ojos entrecerrados cuando me empujó haciéndome quedar sentado de nuevo en el sofá, había olvidado lo provocativa y sensual que puede llegar a ser Jiyeon, algo que quizá pocos puedan imaginar dado que es una persona que poco demuestra sus emociones. Mordí mi labio inferior dejando escapar un suspiro al sentir sus manos subir por mi torso mientras trataba de deshacerse de mi camisa, a la vez que sentía el rose de sus labios contra el lóbulo de mi oreja haciéndome soltar un casi inaudible jadeo. Entre tanto mis manos acariciaban sus hombros y brazos. Mi cuerpo cada vez se sentía mas caliente y eso se podía notar en mi entrepierna, mis pantalones cada vez se ajustaba mas y más haciendo crecer la incomodidad de llevarlos puestos, y ella con sus roses y caricias aumentaba el problema.

Hastiado de la presencia de mi camisa aún, separé levemente a Jiyeon de mi y en un solo movimiento terminé de abrir mi camisa viendo como volaban los botones que le quedaban en el aire, terminé de sacármela lanzándola al suelo, entonces volví a mirar a Jiyeon, quien se veía incluso mas mujer que antes, mas apetecible, mas mujer y eso me excitaba y emocionaba más. Posé mis manos en su espalda baja atrayéndola hacía mí, pegando nuestros torsos, una de mis manos subió lenta casi agonizantemente por su espalda hasta llegar a su hombro, aparté su cabello de este dejándolo al descubierto, mientras la otra mano bajaba con descaro introduciéndose por debajo de su short acariciando la piel de su trasero, mis labios no perdieron oportunidad para volver a besar su cuello, dotándole de besos y roses con la punta de mi lengua probando con complacencia su piel una vez más, descendiendo por su hombro. Con mis dientes bajé la tira de su bra que ya me estorbaba y continué delineando con mis labios su piel, como me encantaba su aroma tan femenino y dulce, mientras hacía esto movía sugestivamente nuestras caderas rosando nuestras intimidades de manera sensual y provocativa.
avatar
Jung YunHo
DBSK
DBSK

Mensajes : 522
Humor : Hot N Cold (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Park Jiyeon el Sáb Jun 23, 2012 6:32 pm

Me dolía, solo pensar en nosotros, y en la forma en la que antes nuestros nombres sonaban tan bien juntos y ahora resultaban tan absurdos. Gracia me hacia que poco después de revelar nuestra relación oficialmente, y todo porque si, no pude contenerme de besarle en mi propia fiesta de cumpleaños, pero vamos que después de un año de relación empiezas a ver un poco mas estúpido el ocultar algo solo por el que dirán, incluso si me llevaba mas edad de la permitida socialmente en el país, habíamos conseguido incluso algunos Shippers dispuestos a dar todo por un poco mas de Fanservise de nuestra parte, cosas sorprendente en una apoca en la cual el país había cambiado tanto su mente que ya poco tenia de extraño que un Idol revelara sus relaciones

Todo eso no habia sifo suficiente para llegar a ninguna parte, y ahora estábamos aquí, besándonos como si nos faltara el aire para respirar y sin que nadie lo supiera. Quería tanto de el que ni siquiera podía pensar en pedírselo, ser tan egoísta como para quitarle la poca felicidad que había intentado conseguir sin mi, la estabilidad con la que contaba y ese hogar ilusorio que le había dado a quien fue nuestro hijo y al que amaba aunque ahora no tenia ni voz ni voto sobre su futuro. ¡Que pasaría si alguien se enterase de esta noche juntos? No quería ni siquiera imaginarme lo terrible que se pondría todo, ¡diablos! casi me sentía mal por BoA ... o mas bien culpable

Spoiler:
Y es que no podría sentirme culpable con Yunho besándome de la forma en que lo hacia mientras frotaba lentamente nuestras caderas sobre la ropa haciéndome perder por entero la razón, el lento vaivén con el que se movía solo podía hacer aumentar mi deseo de tenerle aun mas de lo que habría creído posible, en la ocasión anterior habíamos sido impacientes y necesitados, pero esta noche quería que durara tanto como fuera posible, porque seria la ultima. cerré los ojos un momento disfrutando de sus caricias, estaba segura que solo las manos expertas de Yunho me harían sentir así alguna vez.

Me aleje un poco de nuestro intimo abrazo aun sintiendo el fuego de sus caricias contra mi piel y tome un poco de distancia y acomode mis dos brazos sobre sus hombros para mirarle fijamente - Pase lo que pase, esta noche me perteneces - declare antes de levantarme del asiento y luego agacharme para retinar sus zapatos y medias, cuando volví a levantar,e me sentí extasiada con la visión De Yunho respirando trabajosamente por mi causa. regrese a mi posición para de bajar lentamente mi mano por su pecho delineando uno a uno cada uno de sus pectorales hasta llegar al filo de su pantalón, me entretuve un rato acariciando el abdomen bajo, mientras sentía como se estremecía bajo mi toque y finalmente lo desabroche bajándolo lentamente.

Ya sabia lo bien dotado que estaba, eso no significaba que dejara de sorprenderme por la visión un por encima de su boxer, en un impulso subí a sus labios y los bese con fuerza mientras nuestras lenguas se enredaban en un baile mucho mas antiguo que nosotros, de repente no me importaba nada mas que el y yo en esa habitación. Mientras lo besaba termine por bajar también su bóxer y con la mano poco a poco y de un modo un poco indeciso acaricie su miembro. Pase el dedo desde la base hasta la punta y trace lentos círculos a su alrededor.

Nunca antes había sido tan "intrépida" por decirlo de alguna forma con un hombre, pero Yunho siempre había sido el único en mi vida de cualquier manera, y ahora me sentía cada vez mas y mas deseosa de sentirlo dentro de mi - ¿Te gusta? - Murmure con descaro contra sus labios mientras mis manos rodeaban su miembro y comenzaban a subir y bajar a un ritmo tortuoso, si quería mas de mi parte tendría que pedirlo, de una u otra forma le haría sufrir por todo lo que había pasado, que sintiera la tortura de imaginarlo sin poderlo tocar, la tortura de saber que mientras yo lo anhelaba el seguramente le hacia el amor a su nueva esposa, le demostraría que nunca podría llenar el espacio que yo había dejado


Park Jiyeon

Espero que al cerrar mis ojos y luego abrirlos no haya sido más que un sueño.

 
avatar
Park Jiyeon
D-Amond
D-Amond

Mensajes : 384
Humor : Permanentemente desconcertada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Jung YunHo el Jue Ago 09, 2012 5:58 am

Spoiler:
Cuando me encontré en el indomable hechizo, que tan misteriosamente me atraía hacia aquella chica, conocida ante todos por ser una ‘desgraciada’ pero que ante mis ojos no era como tal, sabía que no era una santa pero también conocía aquellos altibajos de su personalidad que me hacían adorarla, sentí que por había encontrado a la persona indicada, sobretodo, después de haber conocido una mujer tras otra en mi vida, aun tras haber creído primeramente que la primera persona que había amado había sido BoA años atrás. Pero entonces apareció Jiyeon y comprendí cosas que jamás llegué a imaginar, empecé a creer de nuevo en aquel abstracto sentimiento que hoy día sé que es amor, empecé… a creer en mí.

¿Podríamos seguir prologando la espera interminable de aceptar la maldita realidad que nos resguardaba? Solo un milagro sería el que nos salvase de lo que nosotros mismos hemos labrado por culpa de la falta de comunicación, el orgullo y el mismísimo odio. Era impresionante cómo dos sentimientos tan fuertes y punzantes se acentuasen en mi desgarrado corazón de la forma en que lo hacen, a veces siento tanto odio y desprecio hacia su persona que me llego a desconocer del nivel en que la furia y la indignación pueden calar en todo mi ser, y a la misma vez, están las ganas de tenerla junto a mí, de demostrarle cuanto la amo aun cuando detestaste sentir aquel sentimiento, no podía ignorarlo, jamás podría. Jiyeon había dejado a pulso una marca en mi corazón que es como si se tratara de la mismísima muerte, fría, profunda, dolorosa, punzante. Tan miserable.
¿Cómo podía desprenderla de mi ser cuando mis latidos se aceleraban por su causa, cuando mi mente estaba llena de nuestros recuerdos, cuando mis labios añoraban los suyos, poder fundirme en la exquisitez de estos y cuando mi cuerpo reclamaba sus caricias? Por desgracia, existían poderosas razones para que tuviese que soportar la idea de un futuro lejos de su lado. Razones que en ese mismo instante dejaba atrás, porque por esta noche permitiría que construyéramos un castillo de ilusiones en donde solo existíamos ella y yo, donde cualquier parte de aquel apartamento era apto para darle riendas sueltas al insaciable deseo que emanaban nuestros cuerpos, y donde las sabanas serían las principales testigos de la pasión.

Ver la excitación en su rostro, la forma en que sus caderas correspondían a mis movimientos estimulantes, hacia que mi cuerpo se tensara mas tensarse más y mi excitación crecía por momentos. Estaba sobrevalorando nuestro último encuentro, esta vez podría asegurar que el deseo que sentíamos el uno por el otro había aumentado a creses. Ella se alejó un poco de mi acomodando sus brazos con firmeza sobre mis hombros mientras su mirada se encontraba una vez mas con la mía, podía leer en sus ojos aquel brillo de deseo, esa chisma anhelante y sedienta por mas, mucho más. Tuve intensa pretensión de tenerla así por un rato más, sentir su cuerpo cerca del mío lo más posible que fuese, rodear su cintura con mis brazos y besar sus labios una y otra vez.

- Sabes que te pertenezco. Siempre ha sido así- Contesté trabajosamente, con la voz grave y rasposa debido a mí agitada respiración observando cómo la menor se agachaba. Dejé que quitara mis zapatos ayudándole un poco. Pronto la tenía de nuevo sobre mí. Era consciente de la chispa que se estaba encendiendo aun más, propagando el fuego ardoroso de deseo por todo mi ser, retorciéndome ante su contacto sobre mi torso. Su mano bajaba por mi bajo vientre haciéndome estremecer y las yemas de sus dedos parecían hacer arder mi piel.

Mordí mis labios aferrándome en silencio al placer que estaba sintiendo, tratando de decir algo pero mi mente se nublaba cada vez más, las palabras dejaban de cobrar sentido dándole paso solamente a las caricias. Cuanto menos nos encontrábamos besándonos ardorosamente, tanto como si quisiéramos desgarrar los labios del otro, mi lengua encontró la suya jugueteando con esta complacientemente. Un jadeó se escapó de mis labios en medio del beso cuando su mano sin previo aviso se adentro en mis bóxer y acarició mi miembro. Coloqué una mano sobre su nuca con firmeza profundizando más el beso, mientras que con la otra mano me encargaba de ayudar a bajar tanto el bóxer como mi pantalón, los cuales estorbaban a grandes rasgos. Como pude acabé por sacarme el pantalón sin dejar de besarla ni interrumpir sus caricias. Estaba agitado por el sensual tormento que JiYeon estaba provocando.- Me encanta... - Susurré y dejé de besarla mas por falta de oxigeno que por otra cosa, pero me encargué de que su rostro continuara cerca de el mío sujetando su cuello casi bruscamente con mis dos manos. Mis labios entreabiertos soltaban suaves gemidos que se atascaban en mi garganta, ¿De cuanto acá Jiyeon tan atrevida? No lo sabía pero estaba plenamente seguro que esta nueva faceta me encantaba, no me atrevía a moverme pretendiendo evitar detener aquella invención erótica de su parte. Todo mi sistema nervioso estaba alterado por la inspección que las manos de la menor estaban llevando a cabo.

Regresé a sus labios no sin antes jalar entre mis dientes su labio inferior de manera sensual. Aparté una de mis manos de su cuello llevándola hasta su espalda, desabroché su brazier y lo saqué tomándome mi tiempo para acariciar sus brazos y sus hombros. Mis manos descendieron hasta llegar a sus senos, acaricié sus pezones erectos con mis pulgares. Sentía que mi miembro se endurecía ferozmente, necesitaba sentirme dentro de ella, era agonizante y placentero a la vez, pero me tomaría mi tiempo antes de que eso llegase a suceder, antes me encargaría de demostrarle a Jiyeon cuanta pasión, erotismo y placer podía hacerle llegar a sentir, bañar su piel grabándome en esta como si de un tatuaje se tratase, aunque sabía que eso sería aun mas doloroso para ambos. Al menos, por esta noche esa era mi intención.

Bajé con besos húmedos marcando su garganta, rosando mis labios contra su piel, descendiendo aun más hasta llegar al valle de sus senos. Eran hermosos, no tan grandes pero si bien redondos, firmes y blancos como la misma nieve. Acariciaba sus pezones erguidos con mis dedos, e incliné la cabeza para cubrir uno de estos rodeándolo con mis labios, delineándolo después con la punta de mi lengua mientras que mi otra mano masajeaba de manera sugestiva para mí y estimulante para ella, su otro seno. La corriente de deseo aumentaba no solo para mí sino para ella, lo podía percibir al sentir lo cálida que estaba su piel. Cambié a hacer lo mismo con su otro seno a lo que mis manos ahora más ansiosas que antes bajaba su short hasta las rodillas, siempre intentando de no interrumpir sus caricias, deslicé las mismas por toda la extensión de su espalda deteniéndolas sobre sus glúteos, los cuales apreté posesivamente al tiempo que succionaba suavemente su pezón. Me sentía enloquecer.
avatar
Jung YunHo
DBSK
DBSK

Mensajes : 522
Humor : Hot N Cold (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Park Jiyeon el Miér Sep 19, 2012 5:02 pm

Spoiler:
"Si lo supieras... tendría que matarte" Siempre había pensando en esa frase como una especie de modelo de vida, ocultando quien soy de todas las miradas curiosas que podía, es mas fácil dejar que las personas te odien por lo que no eres a te aprecien por el mismo motivos porque en el momento en que confíes en alguien y esa persona te traicione, y eventualmente lo hará, lo habrás perdido todo. cuando una persona te aprecia hay cientos de motivos por los que podría traicionarte, porque dejo de hacerlo, o incluso porque lo hace, por protegerte, pero la traición me da nauseas, la idea de alguien sabia exactamente que soy, de ser predecible... había luchado tanto contra eso, pero al final de todo, siempre estaba el.

Aquel que solía reír cuando decía algo que se suponía tenia que ser odioso pero solo consideraba una broma mas, de la misma forma en la que le había dicho que jugaría con el solo hasta que dejara de divertirme y se había reído, consciente de que era una ingenua, porque no hay forma en este mundo de aburrirse de el. Con quien había caminado de la calle de la mano de "nuestro" hijo sin el mínimo astivo de vergüenza, y sin importarme si alguien mas podía ver que de hecho, podría preocuparme por alguien en el mundo, por esa pequeña mano que se cerraba en torno a la mía rogándome por un cariño que nadie le había dado antes y luego apretándome aun mas fuerte temiendo perdernos. Al final también le había perdido, force mas fuerte mi agarre en quien ahora no podía ser mas que mi amante de una noche, intoxicada en la ira que me producía la misma escena pero protagonizada por mi persona menos favorita del mundo.

Yunho no tenia la mas mínima idea de lo miserable que seria cuando me dejara en la mañana o de como me hacia sentir cada una de sus caricias, la ultima vez había pensando que nada podía ser mejor, pero estaba equivocada cosa que ahora resultaba casi lógica porque él no podía hacer otra cosa mas que mejorar "Y solo sera así hasta esta noche" pensé, aunque no lo dije, en parte porque no quería arruinar el momento y en parte porque no podía encontrar mi voz. gemí con suavidad cuando Jalo mi labio en medio del beso, evidentemente no había olvidado lo mucho que me gustaba. sonreí con complacencia antes sus palabras, y simplemente me deje llevar.

Cuando sentí su boca sobre mi no pude evitar jadear con complacencia sintiendo como si me recorriera energía pura por todo el cuerpo, olvidándome por completo de lo que hacia, subí mis manos por sus pectorales y apreté con fuerza sus brazos, manteniendo el equilibrio y arqueando mi espalda para darle mas acceso a sus caricias que corrían el riesgo de llevarme a la locura. Lo deje hacer tanto tiempo como quiso, que pudo ser un minuto o una hora y finalmente tome su cara entre mis manos y le bese con fiereza, cuando nos separamos respirando dificultosamente lo mire a los ojos intentando transmitirle todo lo que sentía y recargue mi frente contra la suya - Intente tanto no pensar en ti en este tiempo - dije con la voz rasposa a causa del deseo - y aun así me encontré una y otra vez pensando en como te haría el amor de nuevo - las palabras casi se atragantaron en mi garganta, una parte de mi necesitando aclararla y mi orgullo necesitando dejarlo tan implícito como fuera posible.

Nunca antes había tenido que ceder tanto como lo estaba haciendo esta noche, presionar mi orgullo era casi tan difícil como mover una pared solo con ayuda de las manos, no es algo que uno se plantee hacer normalmente ni mucho menos que desee hacer en cualquier momento, sabia que perdida mi tiempo, sabia que no había nada que mis palabras pudiesen cambiar entre nosotros en este momento. ¿Se supone que todos sabemos cuando hemos llegado al final no? Y sin embargo yo me sentía renuente a dejarle ir, juntos no hacíamos daño pero separados era tan doloroso como ser arrancado de una parte de tu alma. "Amar es Destruir y ser amado es ser destruido" ciertamente no había nada mas cierto que eso en el mundo, nunca seria la misma después de conocerle, no sobria mirarle a la cara ni a el ni a nadie sabiendo que no se quien soy ¿Que quedaría de mi a la mañana siguiente cuando el se marchara a fingir amar a su esposa y yo me quedara a fingir que no me importaba?

Me acerque de nuevo a sus labios y deslice mi lengua con suavidad por el inferior, Besando su comisura y dejando un camino de besos desde allí hasta su cuello - no hubo nada en nuestra primera noche que haya sido común o aburrido, o que no deseara repetir - murmure contra su clavícula y sin esperar respuesta continué descendiendo por torso su torso besando aquí y allá. hace mucho que mis pies habían tocado el suelo y ahora me encontraba de rodillas frente a su miembro, lo vi mirarme con duda y deseo marcado en su rostro y fue lo único que necesite para decidirme. Lo tome entre mis manos y solo con el roce de mi aliento le sentí estremecerse, roce mi lengua con su punta, ignorando todo excepto sus ligeros suspiros. Cerré mis labios en torno a el y empece a subir y bajar en un lento vaivén. Nunca antes había hecho algo así por lo que no sabia si lo hacia bien, yo solo deseaba que la noche durara para siempre.


Park Jiyeon

Espero que al cerrar mis ojos y luego abrirlos no haya sido más que un sueño.

 
avatar
Park Jiyeon
D-Amond
D-Amond

Mensajes : 384
Humor : Permanentemente desconcertada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Jung YunHo el Lun Feb 04, 2013 6:45 pm

Spoiler:
“¿Por qué tenía que ser de este modo?” “¿Por qué no pudimos esperar un poco más?” añoré haber podido preguntarle cuando supe la verdad, pero sabía que ninguno de los dos estaba preparado para esto. De manera egoísta pensaba que, si ella hubiese aparecido unas horas antes, quizá no me hubiese encontrado casado, pero… Aún si no fuese ocurrido como tal, ¿Habría confiado en mí para revelarme su pavorosa verdad? Probablemente no, lo que me llevaba a concluir que las superficialidades e ilusiones que afloraban en nuestro debilitado subconsciente, no eran más que eso, pensamientos quiméricos para intentar consolarnos porque sabíamos perfectamente que ambos habíamos errado y sobretodo, que el orgullo herido y la rabia no nos hubiese permitido aceptar en primera instancia nuestros sentimientos. ¿Ella hubiese corrido a mis brazos a contarme que estuvo secuestrada y a punto de ser abusada sexualmente, por su propia cuenta? De ninguna manera, puede que por vergüenza, puede que por no querer levantar aquellos fantasmas que le atosigaron la existencia durante los últimos meses, ella no lo habría dicho, y yo, lastimado por su carencia de confianza hubiese actuado fuera de mí, tal y como lo había hecho ahora; estallando de la ira dejándome dominar por la furia y el desasosiego por haber pensado tan mal de ella, por haber desconfiado de sus sentimientos aun si no me los había confesado luego de haberse entregado a mí.

Pero, lejos de todo eso, estaban aquellos recuerdos de las veces que salíamos con YoungSoo, el niño que recogimos de la calle; mi hijo, su hijo. ¿Volverían aquellos momentos?. Era improbable que Boa lo permitiese, ella se había encariñado con el niño y proclamaba con orgullo ser su madre. Me pregunté cómo debió sentirse Jiyeon al verse usurpada de esa forma. ¡Maldita sea! Tal parecía que los problemas entre Jiyeon y yo nunca acabarían. ¿Sería porque luchábamos en contra de la corriente y nos negábamos a creer que separados estábamos mejor? Me resistía a abandonar, pero sabía que tenía que hacerlo. Tenía que dejarla ir después de esta noche. Había lanzado un profundo gruñido cuando sus uñas afiladas se enterraban en mis hombros rasgando mi piel, para entonces la había desnudado casi por completo y mis ojos repasaban su cuerpo únicamente cubierto por aquel encaje diminuto que cubría escasamente sus partes más íntimas. Mientras que mis labios se complacían de la finura de sus senos firmes, extasiado ante su rendición cuando su espalda se curvó y escuchaba suaves gemidos salir de sus labios. Tenía la plena certeza de que nada calmaría el ansia que sentía por aquella mujer. Ni el tiempo, ni otra mujer, porque sabía que hiciese lo que hiciese, siempre estaría Jiyeon presente, y siempre habría una parte que solo ella llenaría en mi vida. Por muy doloroso que fuese, no tenía consuelo.

Tal vez luego nos diésemos cuenta de que estábamos cometiendo un error, mas no quería pensar de esa manera. Desee jugármela, decirle todo lo que sentía, dejar salir el veneno que me acababa poco a poco, y liberé una parte del peso que no me dejaba andar sin tener la sensación de irme al suelo en cualquier instante, pero allí me hallaba, tomándola en mis brazos una vez más. Tuve el fuerte impulso de decirle que nos marchásemos lejos con YoungSoo y empezáramos desde cero, pero ¿de qué servía decirlo cuando tantos factores de por medio se vuelven un impedimento de peso entre los dos? Preferí no decir nada y simplemente dejarme llevar por la profundidad del deseo que ella despertaba en mí.

Lamía uno de sus pezones cuando sus manos me apartaron de éste haciéndome levantar la cabeza, para entonces sentir sus labios besar los míos de un modo más agresivo y sediento, los míos se movían con el mismo ritmo. Nos besábamos poniendo toda la energía en ello, como si no quisiésemos desperdiciar ni el más mínimo segundo ni dejar de por medio nada de distancia. Mantuve los ojos cerrados cuando el besó cesó y su frente se unía con la mía, estando a esa distancia nuestras respiraciones calientes se enlazaban a la perfección. Torcí los labios hacia un lado en una sonrisa placentera cuando le escuché hablar con la voz estrangulada por el deseo. Ella no había dejado de pensar en mí durante todo este tiempo. Me deseaba, me deseaba tanto como yo a ella. Un agradable cosquilleo de excitación sentí en el alma al saber que la menor me añoraba aun en momentos tan tortuosos como los que pasó. Por mi parte, había intentado borrar de mi piel todo rastro de su esencia estando con Gyuri y luego con Boa. Pero, ¿para qué provocar la ira de Jiyeon si lo supiese? Esas fueron experiencias enteramente distintas. Una de esas, apenas la degusté, llegué a conocer en su mismísima consumación, el sabor a soledad. Así, de esa manera, también me sentía cada que estaba con BoA. Y es que, desde que Jiyeon regresó me costaba demasiado volver mi atención a la Kwon sin imaginarme recorriendo su cuerpo con mis manos mientras mi mente clama otro distinto. —Me ocurrió lo mismo— Murmuré con dificultad. — Te odié y desprecié con toda mi alma — Le sostuve sin nada de delicadeza el mentón para que no se alejase — Pero cada vez que juraba odiarte, sentía tanta sed de ti, de volver a hacerte mía… que dolía…— Susurré con la voz más grave y baja.

Sentía que el placer recorría todo mi cuerpo y empezaba a oprimirme, cuando su lengua delineó mi labio inferior con una sensualidad agonizante hasta mi cuello. El recorrido de su lengua por mi torso, despertaba brutalmente mi voraz apetito con una facilidad tan eminente que los jadeos se hacían cada vez más imparables. Una vez la menor estuvo agachada ante mi endurecida virilidad, bajé la mirada encontrándome con sus enormes ojos oscuros que me miraban fijamente, me pareció una imagen sumamente sensual y exquisita de la morena. A este punto, no racionaba. Me estremecí con el roce de su aliento contra mi miembro. Jiyeon sin duda ya no era la chica temerosa y tímida a la cual le había quitado la virginidad tiempo atrás, ahora se mostraba más ávida y decidida. Me revolví inútilmente al sentir el tacto caliente de su lengua y labios rodear mi miembro. Eché la cabeza hacia atrás recargándola en el respaldo del sofá, y cerré los ojos, siendo incapaz de mirar con claridad; estaba tan cargado de deseo que mi visión era cada vez más borrosa. Sentía mi cabeza dar vueltas, y mi respiración era cada vez más agitada. Retorcía las caderas haciéndolas girar inconscientemente de manera ondulatoria mientras mis manos se enredaban en su cabello para guiar sus movimientos. Gemía sonora e incontrolablemente, sus labios y su lengua parecían saber a la perfección cómo hacer bombear placer por todo mi cuerpo y provocar que mi pelvis se pusiese más rígida todavía.

Sabía que si no le detenía a tiempo, corría el riesgo de llegar al clímax pronto si ella continuaba atendiendo mi miembro de aquella manera. Como pude, la tomé fuertemente de los brazos apartándola de mí, para ponerme de pie y tirar de ella de la misma manera prácticamente arrastrándole hasta otro punto de la sala, pronto sintiendo el resonar de mi espalda contra una pared y, a su paso, un objeto caer desde arriba rallando mi brazo derecho provocándome una ligera cortada superficial, que, de no haber sido por la adrenalina que sentía en ese instante, probablemente hubiese dolido más y quizá, escandalizado al ver los pequeños rastros de sangre sobre mi piel. Mientras tanto, mis labios buscaron los suyos para besarle suavemente, mis brazos la rodearon recorriendo su espalda hasta apretar sus glúteos y con una rodilla terminaba de bajar su panty, la cual no tardé en sentir que terminaba de resbalar por sus piernas hasta acabar en el suelo. La apreté contra mí, haciéndole sentir contra su vientre mi erección. Jiyeon me enloquecía, sus ojos intensos, su rostro de facciones armoniosas, su cuerpo esbelto y bien proporcionado; aquella mujer hacía surgir en mí un deseo despiadado y salvaje que hasta conocerle llegué a saber qué podía sentir con tal intensidad.

Sin dejar de besarle la volví contra la pared, empujé mis labios con más vigor contra los suyos dando paso a mi lengua buscando la suya, moviéndola con precisión. Por su parte, mis manos, habían subido hasta atrapar sus senos, oportunidad que no desaproveché para apretar sus erectos pezones entre mis dedos. Le tocaba de la forma en que la recordaba, redescubriendo su cuerpo después de tanto tiempo, decantándome de su aroma, de su sensibilidad, de su finura. Con una rodilla aparté un poco sus piernas, mientras una de mis manos descendió por su bajo vientre hasta llegar a su punto más sensible; su entrepierna. Percibí el calor fluido y embriagante una vez mis dedos tocaron su carne tierna, le palpé y acaricié con movimientos lentos al principio, luego aumentando la intensidad al tiempo que mis labios dejaban los suyos hasta delinear la curvatura de su garganta con besos húmedos. — No importa cuanto lo intentes, Jiyi— Murmuré contra su piel, usando aquel diminutivo que solo había utilizado en un par de ocasiones en el pasado — Nadie podría hacerte perder en la lujuria y la pasión como yo, porque soy quien más te conoce en este mundo— Mordí su cuello suavemente, dejando mí marca y moví más rápido mis dedos en su pequeño musculo — Somos un par de malditos, que solo sirven para hacerse daño—.
avatar
Jung YunHo
DBSK
DBSK

Mensajes : 522
Humor : Hot N Cold (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Park Jiyeon el Jue Mayo 16, 2013 11:06 pm

Spoiler:
Cada segundo que pasaba con Yunho, sentía crecer mis sentimientos por él, embriagador y desesperado como solo podíamos ser los dos, también era desesperante, saber que probablemente era el hombre de mi vida, al que besaba, el que me besaba, y que sería la última noche juntos, que tendría que pasar el resto de mi vida viviendo de emociones sosegadas, que solo podían palidecer al lado de las que él me prometía. Años por delante viviendo de besos vacíos, y sexo aún más desalentador. Que al final, probablemente me casaría con alguien que pudiera mejorar mi estatus social y mi reputación para hacer feliz a mi familia, a quienes tantos disgustos les había dado en los últimos años, le atendería cada mañana y lo recibiría en casa después de un largo día de trabajo con un beso ardiente que solo prometería una larga noche y le amaría, pero nunca lo suficiente, aun deseando besar a Yunho cuando besara a ese pobre desafortunado sin rostro. Ya podía sentirme morir.

Perdía la cabeza y caía y caía, por él, siempre por él. Por su sabor, como de licor michelado, acido como el licor y amargo como la sal pero dulce de la forma en que solo Yunho podía serlo, también su olor podría hacerme perder la cabeza, o su tacto, o todo, desde el momento en que conocí a Yunho, o más exactamente desde que empecé a pensar en el como más que un simple compañero de trabajo había dejado de pensar coherentemente. Extrañaba las tardes de encerrarnos en nuestra oficina, mitad a trabajar mitad a besarnos hasta perder el aliento, no es como si nuestras secretarias no supieran lo que ocurría a puerta cerrada, sino que compartían nuestro secreto a voces, cosa que Jaejoong me recordaba a cada oportunidad… otra persona que nunca más tendría en mi vida, también lo amaba, de manera distinta a Yunho, pero le había perdido de igual forma.

En otra situación, podría disfrutar 100% del momento, ahora lo vivía con temor, porque no quería perderlo, a cada beso sentía las palabras oprimir más contra mi garganta, deseando pedirle, rogarle, que se quedara a mi lado, a la mañana siguiente no sería yo quien abandonará su apartamento, sería el quien lo haría, dejándome el corazón roto más allá de la reparación. Y aun así, aunque cuando vivía cada uno de sus besos y caricias a través del temor de perderlo, era mejor que todo lo que había tenido nunca, incluso de lo que había soñado. “Yunho… Quédate” susurre en lo profundo de mi mente, porque no podía hacerle eso ni mucho menos soportar su rechazo. Lo que sentíamos el uno por el otro estaba más lejos de un futuro que nunca, ni siquiera nos habíamos perdonado todavía, una parte de mí, sabía que nunca lo haría. No merecía su perdón ni Yunho el mío, ambos nos habíamos equivocado pensando más en nuestros sentimientos que en los del otro, como siempre. Lo que más me mortificaba era toda la gente que habíamos arrastrado en nuestro remolino de dolor e incertidumbre.

Disfrute ver a Yunho retorciéndose con mis besos, y aún más cuando lo tuve recostado contra el sofá y gimiendo sin pudor mientras movía sus caderas más y más cerca, marcando un ritmo, saber que podía hacerle eso, sentirlo, fue otra nueva forma de placer que venía no solo de recibirlo, sino también de darlo y solo hizo que me esforzara más, recorría su miembro con mi lengua mientras mi mano se alternaba entre acariciar sus testículos y delinearlos con mis uñas, no de forma dolorosa, solo atormentadora. Me detuvo justo cuando estuve a punto de llevarle al límite y con fuerza me atrajo hacia arriba y me puso de pie, robándome el gusto de verlo llegar al clímax, lo mire con furia, más tarde haría que me pagara eso.

Tampoco es que lo recordara por mucho tiempo, no cuando caíamos con la furia de nuestros besos contra la pared, escuche algo romperse, no me importaba, rompería todo en la casa si eso me lleva un centímetro más cerca de su piel. Bajo mis pantys con la maestría que solo le daría su experiencia y me sentí mitad celosa por las chicas que vivieron antes de mí, y mitad por no tener tanta experiencia para complacerlo, sentía el calor acrecentando en la habitación y reuniéndose justo bajo mi pelvis, la endurecida y caliente virilidad de Yunho me decía que se sentía de la misma forma. Gemí suavemente, lo quería adentro, adentro de mí, pero sabía que él no me daría el gusto con tanta facilidad, y no podía articular la petición porque no recordaba cómo usar mi lengua más qué para besarle.

Golpee fuertemente contra la pared en el momento en que me giro, pero no me importaba, en esa situación el dolor era casi placentero. Nunca tendría suficiente de él, de sus marcados músculos, de la curvatura de su cintura que decencia hasta perderse bajo sus pantalones, tentándote a pecar, de sus piernas firmes, inclusos sus cejas, pero mi favorita definitiva era su boca, que me dedique a besar mientras dejaba que hiciera conmigo lo que deseara, pronto sentí sus dedos dentro de mí, que lejos de aliviar mi necesidad solo la acrecentaron, jadee contra su boca mientras nos besábamos y lo seguí haciendo incluso cuando la abandono para entretenerse en mi cuello, no pude contener la mueca al oír que me llamaba por el apodo que más odiaba y que Yunho usaba deliberadamente para enfurecerme, quise reía ante lo irónico peor cierto de sus palabras – Me gusta, siempre que nos dañemos así – le respondí alcanzando el lóbulo de su oreja y mordiéndolo con suavidad – te necesito – susurre finalmente contra ella, mi pequeña rendición, nuestro secreto.


Park Jiyeon

Espero que al cerrar mis ojos y luego abrirlos no haya sido más que un sueño.

 
avatar
Park Jiyeon
D-Amond
D-Amond

Mensajes : 384
Humor : Permanentemente desconcertada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is so Bad (+18/Jiyeon)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.