Últimos temas
» Confesionario 7u7
Miér Dic 14, 2016 4:59 pm por Kim Taeyeon

» Idols Pleasures {Elite}
Jue Ene 28, 2016 10:06 pm por Invitado

» Save in my hands Δ Seo Joo Hyun
Jue Ago 06, 2015 1:11 pm por Seo JooHyun

» We'll become silhouettes in the end Δ Seo Joo Hyun
Sáb Jun 20, 2015 11:10 pm por Seo JooHyun

» Breaking the habit [ REAPERTURA || ÉLITE ]
Vie Mar 20, 2015 10:09 am por Invitado

» Make Your Move {Afiliación Hermana}
Mar Dic 30, 2014 4:22 am por Invitado

» ▬ 10 post antes de que postee un chico
Dom Dic 28, 2014 4:01 pm por ChunJi

» {!} R E G I S T R O de idols [Boygroups]
Dom Dic 28, 2014 3:51 pm por ChunJi

◙ Bienvenidos ◙
Bienvenid@ a Korean Destiny antes conocido como "Korean Dreamers" nació un Miér 27 Oct 2010, y desde ese momento lo primordial era concentrar un foro donde su temática principal estuviera rodeada por el genero musical que se habre paso a escala mundial, el K-Pop, ahora este funge como un centro para que aquellas personas que comparten una misma afición, la tematica del foro ambientada en la guerra de compañías, desea que sus usuarios tengan pleno conocimiento de las reglas por eso se les pide leer cada una de ellas con detenimiento para evitar malos entendidos en el futuro.
◙ STAFF ◙
Kim Taeyeon
Administradora Principal
MPPerfil
Kim Jaejoong
Administrador Inactividad
MPPerfil
Shim ChangMin
Administrador Afiliaciones/Diseño
MPPerfil
Jung Nicole
Moderadora Principal
MPPerfil
Kim YooJung
2da Moderadora
MPPerfil
Bang MinAh
3ra Moderadora
MPPerfil

Cruda Realidad [Priv/HyoJoo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cruda Realidad [Priv/HyoJoo]

Mensaje por Kim Hyun Joong el Jue Nov 22, 2012 9:30 pm

-Señor Hyun Joong le he enviado los costos del último trabajo de Rainbow-

-Hyun Joong vendrás a trabajar-

-¿vendrás a la oficina?-

-Joder ya va una semana ¿aun sigues vivo?

Varios de aquellos mensajes habían atacado constantemente mi contestadora, llevaba una semana sin dar noticias, sin salir de mi departamento siquiera el abrir de las cortinas en mi recamara, me mantenía recluido, ido y perdido entre mis pensamientos por asi decirlo, aunque claramente la depresión que había tenido luego de algunos meses en Taiwan habían logrado que recayera nuevamente en mis culpas, en aquel vacío inminente, desesperante y agobiante que significaba mi mayor culpa que nunca se apartaría de mi alma, mis anhelos se encontraban perdidos, yo mismo me encontraba desorientado e inútil, la DSP necesitaba de un guía y sabia que WooRi era una excelente vicepresidenta que no necesitaba de mi ayuda para seguir con la compañía, pero yo no podía siquiera conmigo mismo, ¿irrelevante?, acaso podía decir que era irrelevante el hecho que justo este día cumplía unos diez meses más o menos desde que pude observar por última vez a la mujer que me había quitado todo; no la culpaba al haber logrado que llegase a la cárcel aunque no dure mucho en esta (?), pero aquello no logro que pudiese purgar mis culpas en aquel encierro de meses, necesitaba verla nuevamente y saber por mi cuenta que se encontraba bien, que lo sucedido no la lastimo ni quebró su espíritu, prefería ser yo el único castigado que ser el verdugo de sus pesadillas.

El arrepentimiento no era en mi vida personal una marca imborrable de vergüenza y dolor se apoderaba no solo de mi alma sino también de aquel corazón que poco a poco se consumía en la pena y desilusión de no poder verla jamás de frente sin sentir odio por mismo, no era necesario que me lo recordara en la cárcel si cada momento era un recuerdo constante de la bestialidad que había cometido, si estoy sufriendo el infierno en vida, ¿arrepentirme? no había pasado un solo segundo que no me culpara por cada idiotez que logre concluir ese fatídico e imborrable día contra ella, a la mujer que profese el amor más puro y eterno del mundo ,repudiando el hecho de estar consumiéndome en la culpa y de buscar soluciones en una bebida que solo me llegaba a trastornarme, aunque nunca tuvo la posibilidad de hacerme olvidar, lo más irónico de toda mi retorcida realidad era que aun el alcohol dominando mi sistema no era capaz de olvidar su rostro lleno de rencor al observarme tendida en la cama donde precisamente la deje luego de satisfacer mis agonías, su piel que de porcelana sumo tesoro de mis recuerdos solo les eran impregnados de un color rojizo al punto de despertar en una pesadilla constante, donde la podía notar mirando fijamente, maldiciendo y odiándome más de lo que yo me odio ahora mismo. Me sentía solo, en una oscuridad irremediablemente incómoda y asfixiante, donde cada respirar se me hacia eterno, cada palabra que se escapara de entre mis labios era el vivo recuerdo de que aun esta rondaba cada parte de mis pensamientos.

Aquella mujer, aquella que su mirada me hacia ilusionarme y sus besos me hacían el hombre más amado, me había dejado en un mundo diferente, uno donde claramente mi existencia no tenia una mínima de consideración, mi crimen fue tan grave que el sueño se convertía en mi propio infierno, cerraba los ojos cansado pero de la misma forma me sentía cada vez que las escenas se posicionaban en mi mente, un sinfín de actos uno más terrible que el otro se iban acumulando en mis memorias, HyoJoo ¿Por qué?, aun hoy no entiendo él porque nos sucedió a nosotros, no había forma de pedir un perdón sin sentirme muerto en vida. Un despojo del hombre con el cual comencé a vivir, sin un camino o rumbo que tomar, tanto mi mente como mi alma eran producto de un vacío que no tenia idea de como aplacar, desorientado, abandonado... Recuerdo aun el día en que salimos en nuestra primera cita, memorias de un pasado que parecía más y más distante, esta tan hermosa finamente una lindura que ninguna otra podría opacar, una verdadera joya que se había robado mi corazón mucho antes de aquel día sin haberse dado cuenta, el día que decidió ser parte de la misma compañía, me sentía tan complacido y emocionado de tenerla al fin cerca de mi; en parte todo aquello existía para lograr provocarme solo una cosa torturarme con mayores culpas.

Desalineado, con unas cuantas botellas de alcohol decorando la habitación, la sala, la cocina y hasta el baño (?) todo estaba en un completo caos y desorden que si hubiese una emergencia no sabría con exactitud donde encontrar la salida, me había descuidado al extremo de al verme en el espejo podía notar a un hombre tan distinto a la personas que imaginaba al despertar, con un aspecto totalmente desordenado y mal entrañado, justo el tipo de hombre que nunca desee ser; la noche antes de darme a la tarea de salir de mi departamento había tenido un sueño algo extravagante a demás de sumamente irreal, alguna vez había planeado en tener una familia con HyoJoo tener unos cuantos hijos y seguir con las carreras que nos mantenian haciendo lo que nos gusta, el casarnos y vivir fuera de Seúl era uno de mis mayores metas, el poder criar a nuestros hijos en un ambiente apartado de la gran congestión que conllevaba ser artistas, he allí la parte irreal pues tenia más que claro que aquello nunca pasaría, pero eso solo me daba a entender que HyoJoo debió de haber seguido con su vida sin detenerse nunca a saber más del hombre que la destruyo, pero quería darme cuenta de aquello por mis propios medios; respirando profundamente me quite la mugre que había acumulado en mi barbilla con un poco de barba que solo me hacia desconocerme más, para quitarla con totalidad, una ducha y un vestuario decente, no significaba que fuese de visita pero tampoco se trataba de parecer un vago recorriendo las calles en pleno acoso a su ex (?).

Con unas cuantas patadas a algunas cajas que se encontraban en la entrada de mi apartamento, pude salir por fin de aquel enclaustro totalmente presentable para el mundo, llevando mi cabello hacia atrás, con el móvil en mano me dirigí a la cochera donde había estacionado mi auto, no quería cuestionar mis decisiones ante tal arrebato de ver a mi ex pero tenia la obligación y la responsabilidad con lo que le pasara, encendí el automóvil luego de tirar justo en el asiento de acompañante lo que era mi móvil, no pasaban de la una de la tarde, el día parecía más brillante de lo normal por lo que decidí no prestar atención a tales trivialidades para pasar a acelerar antes de que me arrepintiera de dirigirme hacia el departamento; tarde un poco más en llegar luego de haberme detenido por escasos minutos unas cuadras antes para con tal de despejar mi mente sin lograr hacerlo, entendí que era mejor enfrentar lo que viniese que a fin de cuentas algún día tendría que escuchar de su boca el desprecio que tiene contra mi; al elevar mi vista lo que me dejo algo pasmado, anonadado y en un completo estado de shock, fue verla en la entrada de su edificio con un bebé en brazos, si era aquella imagen precisamente la que revolvía todo mi mundo.


Tan solo vamos a caminar de nuevo, pues mientras sigamos con vida no podemos detenernos...


Kim Hyun Joong


~Mis Hermanos~:

Kim Hyun Joong
SS501
SS501

No Mensajes : 331
Humor : Fresco,natural, y paciente hasta un punto...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruda Realidad [Priv/HyoJoo]

Mensaje por Han Hyo Joo el Vie Nov 30, 2012 10:18 pm

Mi estomago rugía, había pasado casi toda la mañana en el médico, llevando a Mavin a un chequeo. Era impresionante la manera en que las enfermeras se encantaban con mi bebé, a veces creía que tardaba mas por el tiempo que ellas se ocupaban de atenderlo y pasearlo por los pasillos del hospital, en comparación a lo que en realidad duraba la cita. Y tenía tanta hambre que no veía la hora de llegar a casa y mandar a pedir algún domicilio, porque no me apetecía preparar algo de comer, y, Mavin no es que se quedase tranquilo cuando me apartaba de su lado. Desde que supe del embarazo no sabía lo que era tomar el volante de un auto, presentía que duraría muchos meses más antes de que pudiese volver a manejar. Ahora mi prioridad era únicamente mi hijo.

Era impresionante la manera en que mi vida había cambiado en tan poco tiempo. Un año atrás estaba comprometida para casarme con HyunJoong, creí ser la mujer mas feliz del mundo; tenía una carrera exitosa, reconocimiento, todo marchaba de maravilla en mi vida personal y estaba profundamente enamorada de mi prometido, uno de los hombres mas cotizados del país. Recordaba aquellos tiempos con dolor. ¿Cómo es que todo se arruinó?. Como si una maldición hubiese caído sobre los dos, sucedieron cosas desafortunadas una detrás de la otra, sin cesar, lastimándonos, causándonos más daño. No sabía si debía odiar a Junsu por haber sido el principal detonante en provocar que mis planes y proyectos de vida se viesen tan bifurcados, o a HyunJoong por no haber medido sus acciones, por no haberme creído y haberme ultrajado sin compasión. HwangBo me había insistido en que él estaba arrepentido, pero, yo no podía perdonarle.

Cada día de mi vida desde hace dos meses, me reprendía constantemente por siquiera contemplar la idea de deshacérseme de mi bebé, de no haber sido por JungMin, no estoy segura cual hubiese sido el destino de mi hijo. Tan tonta fui. Me comporté como una desalmada, llevando a los extremos el profundo odio que sintiera por HyunJoong, hacia Mavin, por el simple hecho de ser hijo suyo. Aborrecía todo lo que viniese de él, y no pensaba guardar para mí un hijo suyo, creía que bastante había hecho al permitir que éste creciera en mi vientre durante casi ocho meses. Pero, las cosas cambiaron, ahora al ver al niño no siento algo distinto a felicidad. Aquel pequeñito de apenas dos meses, de oscura cabellera y ojos profundos y grandes, era parte de mí, si él sufría yo también lo hacía, si él lloraba yo también. La conexión entre una madre y un hijo era maravillosa, y quizá, sea lo único bueno que me dejó su padre. No me importaba estar en el ojo del huracán, ni ser la comidilla de los diarios que se jactaban con primicias que indicaban que yo había tenido un hijo de MinWoo, y que no había esperado que pasase mucho tiempo de la ruptura de mi compromiso para arrojarme en los brazos de otro hombre. Nada de lo que dijesen sobre mí me preocupaba, siempre y cuando no se metieran directamente con mi bebé ni intentaran hacerle algún daño. Si esas personas supieran la tragedia detrás de aquellos hechos, a lo mejor pagarían por permitirme publicar alguna especie de libro melodramático, pero, tampoco estaba dispuesta a algo como eso. La verdad solo la sabíamos unos cuantos, y era mejor que fuese así. Quien quisiera creer que Mavin era hijo de Minwoo, que lo creyese, éste me había asegurado no molestarse por ello.

La voz grave del taxista advirtiéndome que había llegado, me sacudió por completo. — Oh, si. Gracias, estaba distraída— Sonreí observándole por el retrovisor. Busqué con torpeza dinero en mi cartera, pues tenía a Mavin en brazos, lo que me hacía casi imposible poder moverme con rapidez. En cuanto encontré un par de billetes, le pagué al hombre y me bajé con cuidado del auto. En cuanto puse un pie en el andén, mi celular timbró, reconocía aquel sonido, era el que indicaba que MinWoo estaba llamando. Reí para mis adentros pensando en si él era brujo o algo por el estilo, como para llamar justo cuando me encuentro pensándolo. — MinWoo ah… Nos fue bien en la cinta. Mavin está sano, es un niño muy sano—Decía sonriendo mientras caminaba adentrándome en el edificio. — Espera un segundo— Tenía la ligera sensación de estar siendo observada, así que giré para todos los lados pero no noté nada extraño. Ahora más tranquila, continué mi camino— No, no me pasó nada, es solo que tenía la sensación como si me estuviesen observando… A lo mejor fue mi imaginación, ves que con los paparazzis al asecho parece que me tienen paranoica— Entré al ascensor y presioné el número de piso— Oh, no te preocupes. No es necesario que vengas. — Repliqué ante su insistencia por hacerme compañía. Él se comportaba tan bien conmigo, desde que supo lo que me pasó cambió su forma de tratarme, en muchas ocasiones expresó su amor por mí y que estaba dispuesto a ser el padre de Mavin, pero aun no estaba lista, aun tenía mucho dolor en mi corazón.

En poco tiempo me encontraba ingresando a mi departamento, cerré la puerta con seguro, me saqué el calzado y relajada empecé a andar por el fino alfombrado. — Tengo hambre, pediré algo para comer. Por suerte a Mavin aun le quedan un par de teteros listos— Le comentaba a MinWoo, sentándome en el sofá— Está bien, si quieres venir ven, pero solo si estás cerca. No dejes de hacer algo importante por venir a verme ¿Ok? Colgaré. Adiós. — Cerré la llamada y dejé el celular a un lado. Prestándome entonces atención al bebé, que yacía profundo con su cabecita apoyada sobre mi hombro, y tenía una manito empuñada cerca de su boca. Sonreí enternecida. ¿Existía un ser más hermoso en el mundo? — Eres tan lindo. Eres el bebé adorado de mamá— Murmuré muy bajito antes de depositar un beso en su frente.

Llamé a la recepción haciendo un pedido de comida. Solo era cuestión de esperar un poco más. Fui a dejar a Mavin a la habitación, lo acosté en mi cama y coloqué varias almohadas a su alrededor. Sigilosamente me levanté de la cama dispuesta a ir hacia el closet y cambiarme de ropa, a algo más cómodo. Estaba cansada, no me pondría a pensar mucho en qué ponerme exactamente, cualquier cosa sencilla u holgada era buena para mí. Cada que me detenía en frente de mi guardarropa en las mañanas, sonreía para mi misma pensando en lo rápido que volví a mi peso natural después de haber tenido al bebé, y también en las largas jornadas de gimnasio y ejercicios, las cuidadosas dietas de comida y cuidados de piel a base de cremas y tratamientos. Todo había valido la pena, quienes recién me conocían solían decirme que no parecía que hace tan solo dos meses hubiese dado a luz a un hijo, es mas, en la mayoría de los cosas, acotaban que mi apariencia no era la de una mujer que ya era madre. Sin embargo, había en mí un par de cambios, mis caderas eran ligeramente mas anchas y el aumento en la talla de mi busto era notorio.

Apenas estiraba la mano para alcanzar un conjunto de ropa cuando el llanto de Mavin me hizo dar un respingo, corrí pronto hacia él y lo tomé en mis brazos arrullándolo. — Ya bebé, no llores más que mamá se pondrá triste— Decía desesperada. Por más que intentaba consolarlo su llano se hacía cada vez más desgarrador y súbitamente mis ojos se humedecían, no soportaba verle llorar. — Shh Shh shh — Lo acurrucaba mas contra mi pecho notando como poco a poco se iba calmando. El sonido del timbre del departamento me turbó más. Recordando que podría ser MinWoo me relajé un poco y caminé hacia la puerta, abriéndola en el acto sin siquiera preguntar. — ¿Qué tienes, Mavin? ¿Tienes hambrecita? — Musitaba despreocupadamente juntando mi mejilla contra la del bebé con una sonrisa. La cual se borró de mis labios en el mismo instante en que mis ojos se fijaron en la persona que estaba en frente de mí. Quedé petrificada. De repente, sentí que el aire se me congelaba en la garganta. Gemí espantada, temiendo que se tratara de alguna alucinación, esforzándome por respirar. No podía ser cierto. Aquello no podía estar sucediéndome. Sentía como cada musculo de mi cuerpo se tensaba y el pánico se apoderaba de mí. — HyunJoong— Dije prácticamente en un susurro en un hilo de voz— Tú… ¿Qué haces aquí? — Las manos me temblaban. Me prometía a mi misma tratar de mantener el control, pero era imposible. ¿Qué hacía él aquí? No tenía ningún motivo por el cual buscarme, no había nada que me uniera a él, no había… ¡Mavin!, solo hasta entonces me percaté de que aun sostenía en mis brazos al bebé y por inercia lo estrujé más contra mi pecho, meciéndolo ya que aun sollozaba. Mavin era lo único que me ataba a HyunJoong, era su hijo, odiaba ese hecho pero no podía hacer nada para cambiarlo. El niño incluso había heredados sus grandes y redondos ojos oscuros, y su sonrisa, al principio aquello había causado desconforte en mí, pero con el pasar de los días para mí esos rasgos eran única y exclusamente de mi hijo, haciendo a un lado a su padre. ¿No le había bastado con el daño que me había causado? ¿Por qué me buscaba de nuevo? ¿Acaso… se había enterado de que tuve un hijo suyo y venía a arrebatarlo de mi lado? Ni loca dejaría que me quitaran a Mavin, antes muerta! — ¿Acaso no te bastó con lo que me hiciste? ¿No quedaste satisfecho? — Musitaba con voz entrecortada.

Han Hyo Joo
Actriz
Actriz

Mensajes : 79
Humor : Divertida y dulce.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruda Realidad [Priv/HyoJoo]

Mensaje por Kim Hyun Joong el Dom Dic 16, 2012 6:54 pm

Escasamente podría decir que estaba alguna idea sensata en aquellos segundos donde al parecer mi propia existencia había dejado de avanzar para centrarse simplemente en aquella imagen que me estaba dando la cruda realidad, nunca cruzo por mi mente realmente volver a verla de aquella manera, ciertamente ninguna escena era lo más cercana a aquella en la que estaba siendo testigo sin ningún tipo de previo aviso, es ¿real?, la realidad y la ilusión se fusionaban en una desde hace tanto tiempo que no se siquiera distinguir una de la otra, pero es acaso parte de un juego sucio de mi subconsciente que me arrastraba ahora a pensar retorcidamente en qué clase de mujer se habría convertido para cargar a estas alturas con un bebé, necesitaba verle de cerca, e poder observar el rostro de aquel niño o niña que yacía en sus frágiles brazos, en aquel cuerpo débil del cual un día había logrado aprovecharme sin ningún tipo de remordimiento, cegado por la rabia, el enojo y la ira que descaradamente habían logrado llevarme al fondo de un abismo del cual no tendría ninguna escapatoria.

Racionalizar se volvía todo un reto, donde mis ojos se mantenían pasmados en conservar un paisaje tan inusual, ¿madre? En qué momento paso todo esto… aparte la mirada para sentir aquel dolor punzante y quemante en mi pecho, tan desesperante que el aire era difícil de respirar, un nudo en la garganta al tiempo en que una lagrima de total culpa como las que derramaba cada noche, paseaba por mi mejilla, me quede completamente ido en las trivialidades constantes que provocaran que solo aquel dolor empeorara, tenia que ser capaz de salir de aquel auto, caminar escasos metros hacia aquel edificio y tomarla del brazo con el solo hecho de saber que había sido de su vida, aunque era más que claro que lo sucedido no fue más que una artimaña para hacerme caer en la locura, porque ella es cruel, ¿verdad? Ha sido cruel desde el día en que decidió dejarme por alguna razón ilógica – ¡DIABLOS! – grite con fuerza, golpeando mi frente unas tres veces contra el volante, quería morir, en este momento como tantos otros, deseaba morir…

Esos días cuando los barrotes eran simplemente lo único que miraba en el día, seguía con la pequeña esperanza, escasa pero estaba allí, esperanza de poder escuchar de aquellos labios suyos que me perdonaba, que podía alivianar mi carga aunque fuese mínima, miles se sensaciones se ven revueltas en aquel cuadro que no dejaba de mortificarme, duro escasos segundos pero fueron suficientes para voltear todos mis pensamientos, nuevamente a aquel sentimiento que meses atrás habían logrado dominar mi actuar al convertirme en un ser totalmente irreconocible hasta para mí mismo, era parte esto de una castigo, ¿me recuerda?, ¿me piensa?, ¿me perdona?, miles de preguntas inundan mis noches al mismo tiempo en que se veían esfumadas en este instante, como puede ser que haya pasado por alto aquel significativo detalle de un hijo, busque con desespero el móvil con tal de marcar con algo de nerviosismo el numero de cualquier persona, necesitaba entender que no era un sueño, que realmente me encontraba en aquel lugar presenciando tal escena, al fin colocado en mi oído una voz familiar preguntaba el porqué de mi llamada, no podía emitir palabra, era como si mi voz se hubiese esfumado, la rabia consumía cada parte de mi sangre y cada vez me veía perdido en el asco que me daba a mi mismo verme en tan lamentable situación, apague aquel aparato sin ninguna consideración hacia quien habría de haber contestado para poder mantener algo de calma, trate de usar el navegador de aquel aparato buscando noticias recientes, encontrándome con algo totalmente inimaginable.

“La actriz Hyo Joo es madre, y el padre del niño es nada más que Min Woo, otro actor famoso en la industria, ¿se casaran?” dos meses, había estado tan ocupado con el trabajo que no estuve tan pendiente, fuese escasos dos meses, ella me dejo por este hombre – ESTÚPIDO HYUN JOONG, ERES UN IDIOTA –recriminarme mientras una sonrisa completamente vacía se colocaba en mis labios, me habían visto la cara por más de un año, sueños plagados de constantes pesadillas, de delirios constantes y suma culpa cada vez que despertaba para darme cuenta que todo lo que sucedió fue algo irrelevante para ella, es verdad que sabe jugar a la actriz perfectamente, es su trabajo, supo hacerme el hombre más despreciable de la tierra, por ello mismo una decisión radical me hizo bajar del auto, cerrando con desdén procurando cruzar aquella mínima calle que me separaba de mi destino.

Trate de alcanzarle en el elevador pero este ya estaba cerrado, eleve mi mirar observando el numero de piso donde se había detenido, espere paciente a que este abriera denotando como un hombre de mediana edad me miraba vigilante, como no sabía realmente a que numero de departamento dirigirme pensé que aquel hombre debería de saber dado que HyoJoo al final seguía siendo una artista viviendo en un suburbio de Seúl donde una celebridad a fin de cuentas no se dejaba pasar fácilmente; mi percepción sobre aquello no fue tan mal, el hombre que al parecer era el encargado de la recepción me pidió un autógrafo a cambio de información tan valiosa, se lo di sin miramientos pidiendo por favor que no le comunicara a HyoJoo pues se trataba de una sorpresa de amigos para asi lograr entrar en el ascensor y hacer una venia de agradecimiento mientras las puertas lograban cerrarse.

La decencia desaparecía de mi ser para dar paso a un hombre inconsciente de sus actos que deseaba saber la verdad de tanta falsedad en lo que al parecer había sido un amor únicamente unilateral por su parte, que había hecho para ser castigado de tal forma en que solo me viese lleno por el remordimiento, de noches incesantes llenas de alcohol para contrarrestar el humor, días de sumo trabajo donde el respirar me era sumamente agotador, era este al fin el día en el cual podía estar frente a aquella mujer que hasta ahora se llevaba mi vida entera – veo que me recuerdas –murmure con ironía apenas haber escuchado mi nombre, sin dejar de mostrar aquella sonrisa de burla que más que nada podía denotar la rabia que me daba que estuviese cargando un bebé en aquel momento que no era mio, eso era lo que más enojo me causaba, que aquel sueño de una familia no era conmigo pero si con otro hombre, que tenia aquel, ¿poder, dinero o amor tal vez?, realmente fui tan insignificante para no ser el hombre con el cual compartiese cada uno de sus días, lamentable, no puedo aceptar el hecho de que me dejase por un hombre cualquiera.

Entrecerré mis ojos al momento en que esta llevo contra su pecho a su hijo, como si fuese capaz de hacerle daño – deseas realmente que hable aquí, en medio de la puerta, ten decencia un poco por lo menos ¿es mucho pedir? –el sarcasmo salía por si solo de mis labios, aumentando aquel dolor que no parecía irse de mi pecho pero que al parecer podía ser capaz de controlar mis emociones luego de tanto tiempo sin haberla visto, su rostro, sus ojos, sus labios, cada finura de su cuerpo me era embargante, estaba tan bella, este era precisamente el momento que había esperado pero a la vez el más indeseado – HyoJoo… -repuse adelantándome un paso dentro de su departamento para llevar una de mis manos a su rostro para asi acomodar delicadamente uno de sus mechones detrás de su oído izquierdo – habla bajo que el niño podría asustarse –sonreí de lado adentrándome al fin completamente cerrando la puerta detrás de mi – veo que no pierdes el tiempo, yo huyendo del país y tu entrando en la cama de MinWoo para compensar la “mala experiencia” que vivimos, realmente me sorprende la forma en que eres capaz de sobrellevar todo –aparte mi vista con rapidez pues la ternura de su imagen entrelazada con el aura tan pura de su niño entre sus brazos me afligía más de lo que podría soportar – has tenido tiempo para disfrutar de ser madre, bien por ti, ¿supongo? No me malinterpretes, solo que este pequeño es tan inocente que este cerca de ti me da algo de dolencia, sabrá algún día que su madre es una artista del engaño, no por nada es una actriz de tan buena categoría, claro, lo digo en todo sentido –dejando que ahora mi mirada vagara por el departamento esperando captar alguna presencia que no fuera la de nosotros tres allí, pues era más que claro, que estaba deseoso de romperle la cara a una persona en particular, MinWoo, ¿sabes acaso con quien lidias?.


Tan solo vamos a caminar de nuevo, pues mientras sigamos con vida no podemos detenernos...


Kim Hyun Joong


~Mis Hermanos~:

Kim Hyun Joong
SS501
SS501

No Mensajes : 331
Humor : Fresco,natural, y paciente hasta un punto...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruda Realidad [Priv/HyoJoo]

Mensaje por Han Hyo Joo el Sáb Ene 26, 2013 9:58 pm

Fueron largos meses de lamentos y lágrimas, meses en los que sentía tanta pena por mí que hubiese deseado morir, meses en los que el miedo y el pánico estuvieron a la orden del día arrebatándome la habilidad de intentar, tan siquiera, superar lo ocurrir, levantar la cabeza y continuar con mi vida. Lo tuve todo y en un abrir y cerrar de ojos, me vi vacía, derrotada y con un bebé producto de una violación en mi vientre. Incluso llegué a odiar con desenfreno y furia a la criatura que crecía dentro de mí. Nada me importaba y suponía el hecho de continuar respirando a la cobardía que representaba para mí el acabar con mi propia vida. Reconocía que no haber sido por la ayuda amena de JungMin y HwangBo, no sé qué hubiese sido de mi vida; no hubiese podido levantarme y mirar que no todo estaba acabado, que era bendecida por ser madre de un hermoso bebé. Oh, mi bebé!Cada que pensaba en las veces que quise abortar o darlo en adopción, mi corazón se escudriñaba.¿Tan despiadada me había vuelto?

Y entonces, el momento que más temía, porque sabía que llegaría, tarde o temprano tenía que pasar: Volver a encontrarme con HyunJoong. Había pensado en tantas ocasiones cómo sería el inevitable encuentro, gritarle cuanto le odiaba y echarle en cara que me había embarazado aquella fatídica tarde. Pero jamás creí que se daría cuando me hallaba sola y desprotegida, con Mavin en brazos. Sentí miedo, tanto, que pensé que me daría un ataque por el colapso nervioso en que me encontraba. Pero sentir el cuerpo cálido de mi hijo en mi pecho me armó de valor. No estaba dispuesta a mostrarme sumisa y amedrentada como aquella vez. Él probablemente había cambiado durante estos largos diez meses, pero yo tampoco era la misma. Tenía que buscar el equilibrio perfecto para no desmoronarme delante de aquel mal hombre y Mavin era el principal promotor de aquella gallardía de la cual carecí tiempo atrás.

Su murmullo apenas se podía escuchar. Su voz suave y parsimoniosa que antes deleitaba mis oídos y hacía erizar mi piel cuando con su cálido aliento me hablaba al oído, en ese momento solo me causó un resquemor tan intenso que añoré no tener al bebé en brazos para tener la libertad de empujar a HyunJoong fuera de mi apartamento o abofetearle hasta sentir mi mano doler. ¡Por supuesto que lo recordaba! ¿Creía acaso que su canallada pudiese olvidarla ufanamente? Y además, para su mala fortuna, quedé embarazada de él. Tenía un hijo suyo. Criaría a una persona que llevaba su sangre, por mucho odio que sintiese por él, mi hijo representaba lo más puro y bueno que hubiese tenido jamás. Le miré con desprecio por un largo instante, incrédulaa su importuno comentario.—Que más quisiera que poder borrarte de mi memoria y no recordar tu asquerosa presencia— Aseveré arrullando al pequeño que se estremecía entre mis brazos, sorprendiéndome a mí misma por atreverme a hablar así aun cuando estaba sola e indefensa. Había escuchado de los labios de JungMin que HyunJoong estaba realmente arrepentido de lo que me hizo, ¿A eso había venido? De cualquier modo, yo no quería verlo. ¡Lo detestada con toda mi alma! Y el sarcasmo poco simulado en su hablar solo era un indicio de que se encontraba insatisfecho con algo, ¿Me haría daño de nuevo? ¿Sería capaz de dañarme aun cuando tenía un hijo suyo? ¿Qué era exactamente lo que buscaba? Todas las opciones me turbaban.

Tú y yo no tenemos absolutamente nada de qué hablar, HyunJoong. — Apreté mis labios, temerosa.— ¿Decencia? — Chisteé haciendo una negación.— ¿Acaso sabes lo que esa palabra significa? — Grazné ahogando un suspiro.Agrandé los ojos dando un paso atrás al ver que se adentraba en mi apartamento. Sentí una fuerte opresión en el pecho y una oleada de pánico me invadió cuando su tibia mano acarició mi cabello acomodándolo detrás de mí oreja. Me puse tan rígida como una roca, sentía tanto temor que me paralicé por un instante, temiendo del porvenir. Pero volví en mí al escuchar el crujido de la puerta cerrarse. “Minwoo, llega rápido” gritaba para mis adentros. Ignoraba la razón por la cual aquel hombre, que hasta hace poco tiempo tildaba como el amor de mi vida, viniese hasta mi apartamento y encontrase su mirada sobre mí sosegada y diáfana.¿Sabía ya que Mavin era su hijo? ¿Vino a llevárselo? ¿Arremetería contra mí otra vez? No sabía qué pensar ni cuál de las hipótesis que surcaban en mi mente era peor. Simplemente, temía de cualquier cosa que viniese de su parte.

Lo siguiente que vino de sus labios, fue como un latigazo cruel sobre mi orgullo y mis sentidos. Mi vista impávida y escudilladora se centró en él, y mordí mi lengua, sintiendo mi rostro calentarse de por la furia que de pronto arremetía con fiereza empujándome a no bajar la guardia. Tal parecía que para él yo era una mujer fría y mundana a la que no le afecta naday que cree poder sobreponerse demasiado pronto de las desgracias. Como me hubiese gustado ser así, pero para mí desgracia, sobreponerme ante lo que me hizo me había costado, aun no estaba segura de haberlo superado del todo. Pero hubo algo en lo que dijo que me desconcertó aún más. Él creía que yo había regresado con MinWoo. ¿Eso quería decir que también creía que Mavin era hijo de MinWoo? Tiempo atrás, cuando me violó, había asegurado hacerme pagar por haberle dejado plantado en el altar. Ahora todo comenzaba a cobrar sentido. Probablemente HyunJoong pensase que le hice sentir vergüenza al no llegar a la iglesia, y que el verdadero motivo no eran las amenazas y laextorción de Junsu sino mi supuesto aparente deseo por regresar con MinWoo y que ahora Mavin, era hijo de este, tal como lo suponían los medios. Por un instante, palpé su dolor y sentí la necesidad de aclararle las cosas, pero guardaba suficiente resentimiento hacia su persona como para apiadarme de él. ¿Acaso él lo había hecho conmigo?.Comenzaba a creer que nuestro amor era tóxicoy narcótico, solo nos hacíamos daño, en vez de protegernos como dos amantes que se aman, nos heríamos con acciones lastimeras y retrogradas. Sin embargo, ya no existía tal amor, solo un profundo odio de parte mía. Un odio tan infundido en mi ser que dudaba que alguien pudiese desvanecerlo. —¿Y si así fuera… qué? No habrás pretendido que después que abusaste de mí sin compasión, sin entender de razones, yo me quedase suspendida en el tiempo y detuviese mi vida. Aunque te confieso que estuve a punto de hacerlo, creí que contigo no solo te habías llevado mi honra sino también mi vida, mi alma, mi espíritu.Pero entonces, apareció él, MinWooy me sacó de ese hoyo en el que me dejaste. De no ser por él, no lo hubiese logrado.— Expresé, manteniendo la voz firme.— Y aquí me ves, con la frente en alto. Intentaste pisotearme y acabar conmigo, pero no lo conseguiste.— A este punto tenía la sensación como si el aire me faltase, evidentemente esto último era una vil mentira, porque a pesar de todo, me sentía igual de destruida. —¿Qué has dicho? ¡Con mi hijo no te metas! — Elevé la voz, y sin querer asusté a mi pequeño que no tardó en comenzar a llorar de nuevo, con tanta fuerza como si le estuviesen desgarrando el alma. Oh, mi pequeño, cuando lamenté haber gritado. — Mavin, Mavin, precioso. No llores, no ha pasado nada— Le hablé con voz suave arrullándolo en mi pecho comenzando a desplazarme por la habitación de un lado a otro. Entonces regresé la vista a HyunJoong — No sé a qué viniste, HyunJoong. Pero te puedo asegurar, que no permitiré que me pisotees ésta vez— Completé y volví mi atención a mi bebé quien seguía llorando. “Mavin, la voz de ese hombre que está junto a mí es la de tu padre. Un padre que no te merece.” Decía para mis adentros mirando susojitos cristalizados por las lágrimas y besé su mejilla con dulzura intentando calmarle.

Han Hyo Joo
Actriz
Actriz

Mensajes : 79
Humor : Divertida y dulce.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruda Realidad [Priv/HyoJoo]

Mensaje por Kim Hyun Joong el Dom Abr 07, 2013 8:52 pm

Seguir el camino correcto fue lo que siempre fomentaron mis padres atravez de mi niñez, adolescencia y prácticamente hicieron el hincapié más notorio al notar que su hijo más vivaz era el que había decido salir de casa para empezar una carrera tan demandante, la música, el sentir cada melodía del piano, de la guitarra o de una batería, cada instrumento o nota son sumamente especiales, la música era parte de mi como también lo eran mis errores, las alegrías y vivencias lograron llegar a su tiempo dejando enseñanzas que a la larga siempre tome de la forma más razonable, luego vi que todo aquello que había logrado se esfumo sin darme tiempo de reaccionar con la sensatez que tanto alababa mi madre, mi padre sin más que unas palmadas en mi hombro, nunca pregunto más allá de lo que debía saber - todo saldrá bien mi Hyunnie -decía mi madre con un tono de voz reconfortante cada vez que me dignaba a aparecer por casa, viviendo sumido en los confines de un departamento no muy lejos de Seul, recordar, vivir…. era fácil recordar cada irreverente acto que lleve a cabo con la mujer que yacía frente a mi con la mirada llena de rencor como la que yo le daba a ella, no perdonaba, ahora mismo mis pensamientos no eran los más acordes a un escena tan impactante, quería tomarla del brazo con fuerza, empujarla al sofá más cercano y de forma arrebatadora robar un beso de sus labios, mi vista se mantenía clavada en sus acciones, en la forma de curvar sus labios a la hora de musitar palabra alguna, en lo tenso que su cuerpo se había contrariado apenas pudo notar mi presencia en el marco de la puerta. No esperaba irme de allí, siquiera esperaba que tuviera un bebé tan cálidamente aferrado a su pecho, ese niño, aquel ser tan pequeño era tan frágil que no podía culparle de las culpas de su madre, ¿perdonar?, HyoJoo me había dado una lección que había aprendido al pasar de los meses, cuando te entregas a una persona no le des el poder de tu ser en absoluto, porque, a la larga, terminara destruyendo a ambos.

La conciencia era algo que me atormentaba, yo mismo era el mejor testigo de mis agonías y sufrimiento, sin dejar un solo día de decirme a mi mismo lo bestia e inhumano que me había comportada, poseerla con violencia, sin tener la amabilidad de tratarla con respeto, la rabia, la cólera que no era buena consejera se apodero de mis ideas, el razonar era en vano, me arrepiento pero aun cuando vivo en un infierno soy capaz de mostrar un semblante de hombre orgulloso, puedo fingir delante de las cámaras pero igualmente detrás de la puerta de mi departamento me esperan noches en vela, esperando, analizando, recordando, que nada ha terminado, que nada termina.

Mis reacciones eran contradictorias, en mi mente pensaba que era la hora de postrarme de rodillas y suplicar su perdón, arrastrarme por el suelo si fuese preciso, quería llevar un arma por lo menos así acabaría con este tormento que estaba viviendo pero todo parecía que su esfumo completamente, le odiaba, le empezaba a odiar como aquella vez cuando perdí la noción de mi ser, detestaba el hecho de haber sido realmente una burla, tenia un bebé, era un bebé que claramente tendría unos cuantos meses de haber nacido, no cruzo por miente un solo segundo que este fuera mío, ¿tan idiota me ha creído?, lamentos y frases sin más que rencor de por medio, que sucede, HyoJoo, porque ¡carajos! te gusta jugar conmigo.

MinWoo, MinWoo, MinWoo, que tenia aquel que la hacia mencionarle tan gentilmente, que le provocaba confianza y altanería a la vez - ¿te saco del hoyo?, veo que te gusta solo recordar lo que te interesa, no se porque aun me sorprendo con la más mínima palabra que sale de tus labios cual veneno de cascabel, no trates de fingir, de decirme que he sido culpable de tu desgracia, si así fuera ¿porque tienes un hijo? -recalque aquellas palabras con un tono de voz áspero y cortante, aun cuando me culpa, aun cuando estoy en mis plenos sentidos no soy capaz de bajar la cabeza, me siento tan ofendido, usado y ridiculizado, porque a mi, esa es mi gran pregunta que no es capaz de darse paso por mis labios, no puedo, no me permito ser un hombre exponiendo de nuevo sus sentimientos, sus temores, justo con la misma mujer quien le volvio un desgraciado; di un paso hacia atrás, si avanzaba nuevamente seria destruido por ella, me merecía los más crueles de los castigos pero a sigo siendo desdichado, HyoJoo, solo dime una sola vez -¿porque me dejaste aquel día? -mencione luego de ver como su niño lloraba al escucharle gritar con fuerza sus palabras, asustado y temeroso, escondía su rostro de mi, sin dudar, había dejado que mis pensamientos se escabulleran en voz alta - dios es testigo que de mi sufrimiento, solo ten piedad de mi, déjale ver a tu hijo que eres una buena madre y dime, ¿porque fui tan sumamente inútil para ti?, es MinWoo tan buen hombre que te ha dado un hijo, realmente detesto que mis sentimientos se mezclen volviendose más una tormenta peligrosa, aun ahora mantengo mis bajos instintos, enserio Hyo, ¿porque? -me encontraba afligido, mi corazón se comprimía con tal fuerza que quería desgarrarse, veja en aquel niño una vida sencilla y simple, había anhelado tanto una familia con el amor de mi vida, pero ahora veja mi sueño cumplido por otro sujeto, quien lo acurruca por las noches, que se coloca al costado de su cuna a leer cuentos y carga cuando tiene hambre, ese niño era tan parecido a aquel que imaginaba con HyoJoo, pero eran solo eso, sueños que eran simplemente inexistentes.


Tan solo vamos a caminar de nuevo, pues mientras sigamos con vida no podemos detenernos...


Kim Hyun Joong


~Mis Hermanos~:

Kim Hyun Joong
SS501
SS501

No Mensajes : 331
Humor : Fresco,natural, y paciente hasta un punto...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruda Realidad [Priv/HyoJoo]

Mensaje por Han Hyo Joo el Miér Nov 06, 2013 11:30 pm

Estaba tan aturdida que apenas podía funcionar. Había pasado del temor a la rabia en cuestión de segundos. Y ahora, me sentía inundada de una ineludibleindignación. Aquel hombre que tenía al frente, todavía se creía con el derecho de reclamarme. Puede que algo en lo más profundo de mi ser entendiese lo desdichado que pudiese estar sintiéndose. Pero no lo excusaba. Nada le excusaba. Su acto de cobardía solo dejaba entrever un asomo de inseguridad y de salvajismo. Aquello no era lo que había esperado. Mejor dicho, hubiese preferido no tener que volver a enfrentarme a su presencia. Con el corazón desbocado, el pulso acelerado y el peso del cuerpo de mi bebé, me hallé tan inmovilizada como si me hubiesen encadenado. Primeramente, solo había dejado escapar un bufido de mis labios, los cuales más luego relamí y estuve a punto de sonreír incrédula, pero en vez de eso lo miré y quedé atrapada por sus atractivos ojos oscuros cargados de rabia. ¿Cómo debía sentirme cuando, el hombre que me había embarazado parecía ignorar que era padre a pesar de saber que había sido el primero en mi vida al arrebatarme la honra de modo tan brutal? ¿Se creía que lo que hizo era tan fácil de poder olvidar?

Tragué saliva tan devastada por mi conflicto emocional que no estaba segura siquiera de si debería revelarle la verdad. Lo que menos entendía era cómo manejar mis emociones y el llanto de Mavin solo agraviaba mis nervios. ¿Por qué diablos tenía que aparecer HyunJoong justo en su departamento cuando Mavin se encontraba tan afligido y sensible? No soportaba continuar alargando más la agonía de mi bebé que parecía pedir a gritos mi atención. Tal vez si en el pasado le hubiese revelado la verdad desde el principio nuestro destino entonces sería distinto, reflexioné con resentimiento. No hubiera habido complicaciones ni agonías, ni un acontecimiento errático que más tarde me costaría lágrimasy me envolvería en bajo una férrea capa de depresión. Pero luego rechacé tal pensamiento, al recordar que le había confesado las razones de por qué le había provocado la humillación de dejarlo plantado en el altar, pero él prefirió no creer en mis palabras y saciar su sed de venganza contra mi cuerpo indefenso.

¡¿Fingir?! Hablas de un modo tan egoísta. No sé cómo pude estar tan ciega contigo. —Le condené,sintiendo la garganta seca— Hablas como si lo que me hiciste no hubiese sido repulsivo, ¿Acaso olvidas que estuviste tras las rejas por…—Tragué en seco— por abusar de mí? —Añadí trémula casi en un susurro. Alcé los parpados ante su acotación sobre mi forma de expresarme, ¿qué esperaba entonces? ¿Qué me lanzara sobre sus brazos e hiciera como si nada hubiese pasado? Estaba equivocado y mucho.— Maldigo el día en que te conocí, el día en que me enamoré de ti, ¡el día en que acepté convertirme en tu esposa! —Exclamé con furia. — porque jamás hubiese creído que eres capaz de llegar tan bajo— Le dirigí una mirada afilada siendo consciente de la tensión bajo la que se encontraba cada musculo de mi cuerpo.— Ni imaginas lo malograda que me dejaste, ni cuantas veces deseé morirme, ni cuantas noches lloré desdichada por haber sido deshonrada de ese modo y precisamente por ti, por el hombre que para mí lo era todo. —Mi rostro se tornó serio— ¿Que por qué tengo un hijo? ¿De verdad no lo sabes? — Murmuré con voz temblorosa, me mordí el labio desviando la mirada. De repente sentí un mareo, era como estar flotando en una neblina de hostilidad y hastío. Él era el padre de mi hijo, de ese niño por el cual sus ojos se desviaban cada media de tiempo, y pretendía no saberlo. Para él Mavin era hijo de otro hombre. Eso lo tenía claro, pero ¿cómo debía contestar a eso? Decirle la verdad cuando se encontraba enfurecido solo desataría otro ataque de su parte. — No creo que seas tan ingenuo como para haber esperado encontrarte con la misma HyoJoo de la cual te aprovechaste hace casi un año.  De un modo extraño, en medio de toda esa tormenta y esa aura ennegrecida en la que estuve durante tanto tiempo, lo más hermoso que me ocurrió fue volverme madre. Gracias a mi hijo mi vida ha cambiado. Él es ahora mi mayor fortaleza, lo que más amo en el mundo. Y por nada permitiría que me alejaran de su lado.— Expresé antes de posar mis ojos en los de Mavin, los cuales estaban cristalinos debido a las lágrimas. Su pequeño rostro estaba teñido por un color carmín. De pronto me pregunté cómo una personita tan diminuta podía llorar con tal fuerza.

Esa pregunta… te la contesté hace diez meses—Musité con una efímera sonrisa triste volviendo a mirar al mayor. — …Te dejé porque de esa manera te estaba protegiendo. En ese momento prefería ganarme tu odio aun sabiendo que se me partiría el alma viéndote sufrir. Si estabas a mi lado, te hubiesen hecho daño. En un principio iba a hacer caso omiso a las amenazas de aquel mal hombre, pero vi que iba en serio cuando una vez, no sé si recuerdes…—Hice una pausa para tomar aire, los recuerdos de aquella tarde me devolvían a ese momento, donde el miedo invadió cada fibra de mi cuerpo— no sé si recuerdes la ocasión en que misteriosamente su automóvil apareció pinchado en el garaje de la compañía, o la vez que de un momento a otro apareció un “loco” golpeándote con un tubo en la rodilla; pasaste días difíciles debido a la hinchazón y gracias a eso no pudiste bailar en un fanmeeting. Incluso te compadeciste de aquel hombre creyendo que sufría de demencia, cuando en realidad, él sabía perfectamente quién eras tú y que estaba esperando el momento apropiado para hacerte daño, ¿Sabes por qué? Porque le estaban pagando.— suspiré amargamente. —  Nada de eso fue casualidad. La amenaza iba en serio, y yo estaba demasiado asustada, no quería que te dañaran. Esa persona estaba dispuesta a cualquier cosa con tal de verte hundido, tiene tal influencia que yo a su lado simplemente no era nadie. No había modo de poder enfrentarle e ignorar su crueldad. — farfullécon voz estrangulada. — El día que nos íbamos a casar, llegué a la iglesia, pero me escondí, destrozada viéndote llorar derrotado en el altar. — Cerré los ojos un instante, esbozando una sonrisa triste para abrirlos y entornar mi mirada con la suya. — Quise correr hacia ti, abrazarte y decirte que me perdonaras, que nada me importaría, que quería ser tu esposa contra todo pronóstico,  pero al recordar que si lo hacía alguien te provocaría un accidente, tuve que soportar a distancia, llorando en silencio viendo cómo mi vida se destruía ante mis ojos, viendo cómo me despertaban cruelmente de mi ilusión de compartir mi vida contigo. Sé que te dolió y que te lastimé, pero yo te juro que te amaba, HyunJoong. Te amaba con todo mí ser y porque te amaba tanto necesitaba hacerme a un lado y seguir viéndote crecer como persona y triunfar como cantante. —Me oí a mí misma confesar finalmente. ¿Qué caso tendría seguir callando aquello cuando a la larga Junsu se había salido con la suya?Contuve el aliento al no saber qué más decir, ni tampoco qué podría estar pasando por la cabeza de HyunJoong. Bajé la mirada hacia Mavin y me alejé para sentarme en un sofá, sacar del moral un tetero y comenzar a alimentar a mi bebé, que como si de una llamarada inexplicable se tratase, elevaba la mirada hacia HyunJoong. ¿Sentiría Mavin la conexión permanente que le unía aHyunJoong? Acaricié su suave mejilla buscando hacer un llamado a su atención, me ponía de nervios que HyunJoong estuviese allí, pero el niño continuaba bebiendo el tetero sin apartar su mirada de, quien era lamentablemente, su padre.

Han Hyo Joo
Actriz
Actriz

Mensajes : 79
Humor : Divertida y dulce.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruda Realidad [Priv/HyoJoo]

Mensaje por Kim Hyun Joong el Sáb Sep 06, 2014 10:36 pm

Los días transcurren con un singular sabor agrio, aquella mujer que tanto desee en sueños, que fantaseaba con su mirada, con sus besos y sus caricias dulces, yace frente a mí con una rabia que no se contiene solamente en su corazón, estaba en lo correcto, era  el culpable de tal dolor que embargaba en su ser, su verdugo, su mayor decepción, más sin embargo ella seguía siendo lo más importante en mi vida, quería velar por su bienestar, por el del pequeño que cargaba en sus brazos con tanto amor, aferrándose a este con tanta fuerza, común de una madre protegiendo a su primogénito, deseaba que fuese mi hijo, me aferraba a tan banal idea por escasos segundos, mirándome como un padre orgulloso, llegue a odiarme en el mismo instante al notar que si fuese de mi sangre muy seguramente Hyo Joo no le querría como debía, tenía que ser honesto conmigo mismo, era el culpable de ultrajarla cuando mi rabia me cegaba el buen juicio. Las noches oscuras llegan a convertirse en una gran pesadilla o al contrario, tengo miedo de lo patético que llegaba  a convertirme, a lo largo de una vida llena de éxitos y pesares, sigo en ella sin tener una razón coherente, no importa cuántas veces reprima mi sentir, no habrá instante donde no me reproche a mí mismo, convertir una compañía que prácticamente se encontraba en inminente quiebra a un gran imperio que domina uno de los mercados del entretenimiento,  ¿es lógico?

Procuré andar con cuidado, sin meterme en escándalos demasiados notorios, pero si en noticias trascendentes donde se enfocaran en mi carrera más que en mi vida privada, destacar en  ganancias y prestigio, pero caí en las trivialidades, en eventos peligrosos que acabaron por destruirme, seguía mirando mi reflejo en el espejo, con desanimo, vergüenza y asco, sin un rumbo especifico, decidiendo abandonar mis problemas en aquel elixir exquisito y sumamente efectivo como lo era el alcohol.

Ella representaba un amor puro y sincero, que desee conservar en el eterno lazo del matrimonio, pero cruelmente, el día que debía ser el mejor de mi vida fue el comienzo de mi infierno personal, dejando salir el demonio vengativo que llevo por dentro, me deleite de su cuerpo, de cada centímetro de su piel desnuda, de sus senos suaves y sus apetecibles pezones rosa, de sus largas piernas, de su cintura pequeña, de su feminidad húmeda, sin vestigios de que algún otro hubiese estado en mi posición (?).  Con un niño en brazos no era precisamente la imagen que había estado recreando para nuestro encuentro, ignorar por completo lo que había sido de su vida tal vez un recordatorio más de mi aprovechamiento violento, solo que era difícil no mostrar rabia y frustración en este momento, queriendo decirle palabras más atentas y calmadas, pero estas se quedaban atoradas en mi garganta logrando gesticular palabras hirientes, lastimosamente ya no sé si lograre completamente entender el porqué de su desplante, de algo me encontraba seguro al escucharla, que nunca sería capaz de hacerla completamente feliz.

Quería recordar por siempre nuestros buenos momentos juntos, cuando ni siquiera una presidencia me era importante, cuando solo disfrutaba de la música y lo que esta podía transmitir a otros, ahora solo era un tipo que había pasado algunos meses en la cárcel, pero que ni ese tiempo sería realmente capaz de pagar mis culpas, Hyo ya no pertenecía, era la mujer de otro, que empezaba la familia que quise con ella con un tipo que apenas podía recordar porque su sola existencia me causaba frustración, quise ser él, quise vivir su vida al lado de Hyo, esa era la parte más denigrante, quería ser MinWoo y no esté inútil Hyun Joong.  

Ella estaba en todo su derecho de maldecirme cuanto quisiera, yo era quién le había causado un daño irreparable, que abusar de ella no me causaba orgullo, tenia que ser capaz de decirle mis sentimientos con sinceridad, pero recaía, mis celos hacia MinWoo me estaban impidiendo tener una conversación civilizada con ella, además como podía Hyo pretender que mi carácter no cambiará por haberme dejado en el altar, no estaba justificando mis acciones, lo que le había hecho fue y seguiría siendo imperdonable. – ¿Crees que he olvidado lo que te hice? Estoy viviendo un maldito infierno día a día, no te estoy culpando por esto ¡maldita sea! Te lastime, de eso no hay ninguna duda porque cuando lo hice me estaba lastimando a mi mismo también, como se supone que debía tomarme un desplante ¿a la ligera? Porque tú no eres capaz de siquiera comprender lo que pude haber sentido, estás siendo egoísta, tan egoísta como ese día en que no te dignaste a aparecer. –Claro que trate de no alterarme más de lo que me encontraba, el  niño no tenía la culpa de que su madre no pudiera entenderme, al parecer la comunicación que habíamos tenido como pareja no fue suficiente, ¿era yo realmente el problema? Pretendí al principio que así era, pero fue cuando dí paso a la venganza y no a la sensatez. – Aunque no lo creas me alegra saber que te encuentras bien, sé que es estúpido decirlo hasta ahora pero con MinWoo haz realizo esos planes que siempre quisimos para nuestro futuro, ¿lo recuerdas? –Mis sentimientos se encontraban en un gran lío, necesitaba desahogar lo que mi corazón embargaba, pero era difícil, mi orgullo parecía querer volver a controlar mis acciones, de reclamarle y sacarle en cara aquellos días en que sumido por una depresión me preguntaba a cada instante en que me había equivocado, porque ella, la persona que amaba, me había botado como se bota la basura. – No tu nunca me dijiste la verdadera razón, solo te limitabas a balbucear palabras sin sentido, confundiendo, enredándome en esas artimañas que usualmente usan las chicas para engatusar a un hombre, para mi mala suerte caí una primera vez, pero una segunda jamás… allí fue cuando no pude controlar mis impulsos, cuando… -Callé, las palabras se atoraban en mi garganta, apreté mis puños y desvié la mirada de ella, verla me estaba afectando a mi antiguo yo, al que aún guardaba la esperanza de que todo se tratará de un mal sueño y pudiéramos al fin volver atrás. Aquello no podía ni sería posible, ese niño era un claro recordatorio de que no existía nada entre nosotros, que yo debía seguir siendo el hombre que le había arruinado la vida, y ella, la mujer que había sufrido la ruina por mi maldita culpa.

Analizar su respuesta me tomo tiempo, procesar lo que estaba escuchando era en si mismo una gran locura, es verdad que había pasado días sin poder trabajar a causa de un incidente con un hombre que tiempo atrás había salido de la nada queriéndome golpear, mi rodilla se inflamo sin llegar a mayores consecuencias porque no era relevante, el hombre me había mostrado su sincero arrepentimiento, pero de igual manera recordaba el incidente del estacionamiento y varios más, algunos sin querer comentárselos a Hyo porque creí que se trataban de encuentros desafortunados, nunca lo atribuí a una conspiración para arruinarme la vida. –Hyo… eres egoísta. –Repusé con la voz quebrada pero firme, plantado frente a su puerta con una expresión fría en mi rostro, mi mirada se mantuvo fija en sus ojos, lograba ser el centro de m i vida pero su excusa, la verdadera razón de dejarme no me llenaba, no era suficiente para calmar mi propio dolor, ella había sufrido pero yo también padecí de tristeza y soledad, mi sangre hervía y mi enojo aumentaba, quién había sido el maldito mal nacido que se había atrevido a volver una mierda nuestras vidas, ella había enfrentado a ese hombre sola, pero sentía que no era justo de su parte el no informarme de ello, juntos lo hubiéramos superado, pero ella fue quién eligió apartarse, como si eso fuese a ser capaz de parar a quién estaba decidido a hacernos daño, jamás sería suficiente para él, aunque no tenia ni idea de quién se trataba, solo esperaba tener la oportunidad de que Hyo me dijese su nombre para matarlo de una buena vez, ya había estado en la cárcel, ya había cometido un delito, qué más daba eliminarlo de una vez por todas, no tenia nada que perder, mi vida estaba hundida, le haría un favor a la humanidad si me deshacía de ese mal nacido de mierda. – Callaste, eres tan culpable como él, si solo hubieses hablado, si en ese momento tuvieras el valor que tienes ahora de plantarme cara y decirme que me detestas, si en ese momento, lo hubieses hecho todo sería distinto. –Bajé la mirada, tratando de medir mis palabras, tratando de no ser grosero ni déspota, aún mantenía a su niño cerca de su pecho y no era correcto que yo le hablará de manera brusca estando el niño presente. Alcé la mirada cuando la vi alejarse dentro, sentándose en el sofá con ese niño que estaba demasiado consciente de mi presencia, observe sus pequeños ojitos color café mirarme con inocencia, sus pequeñas manitas sostenían tetero, sonreí débilmente, observando la imagen de Hyo y el pequeño niño siendo alimentado, parecía ser sacado de una cotidiana vida de familia. Me adentré en el departamento, cerrando la puerta detrás de mí para no llegar a ser interrumpidos por los vecinos que no tardarían demasiado en aparecer luego de la discusión fuerte del principio. – No vine aquí a que me perdonarás, solo quería saber cómo estaba yendo tu vida, nunca te quise desear mal, pero es tarde ya para decir esto, fui un cobarde que no supo medir las consecuencias de sus actos, puedo ver que con MinWoo tienes una familia, no voy a ser hipócrita, envidio que ese mal nacido haya logrado lo que yo no pude. –Estaba siendo completamente sincero, me encontraba torpemente en un momento vulnerable que no podía permitirme con ella, esto no estaba bien, si ya tenia una respuesta era mejor salir de allí lo más rápido posible y no volver a ver hacia atrás. –Espero que el niño se parezca a ti en el futuro, no le aconsejó que se parezca a su padre porque ese idiota puede no ser capaz de criar a este niño como se debe, por más que quieras defenderlo, tampoco digo que yo sería un mejor padre, solo que sería mucho mejor que tenga tu carácter, y el bebé es muy afortunado de tenerte como madre.


Tan solo vamos a caminar de nuevo, pues mientras sigamos con vida no podemos detenernos...


Kim Hyun Joong


~Mis Hermanos~:

Kim Hyun Joong
SS501
SS501

No Mensajes : 331
Humor : Fresco,natural, y paciente hasta un punto...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruda Realidad [Priv/HyoJoo]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:10 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.