Últimos temas
» Historia 2017
Sáb Mayo 13, 2017 9:08 pm por You´re Desitny

» Confesionario 7u7
Jue Mar 09, 2017 9:31 pm por Kim Heechul

» Idols Pleasures {Elite}
Jue Ene 28, 2016 10:06 pm por Invitado

» Save in my hands Δ Seo Joo Hyun
Jue Ago 06, 2015 1:11 pm por Seo JooHyun

» We'll become silhouettes in the end Δ Seo Joo Hyun
Sáb Jun 20, 2015 11:10 pm por Seo JooHyun

» Breaking the habit [ REAPERTURA || ÉLITE ]
Vie Mar 20, 2015 10:09 am por Invitado

» Make Your Move {Afiliación Hermana}
Mar Dic 30, 2014 4:22 am por Invitado

» ▬ 10 post antes de que postee un chico
Dom Dic 28, 2014 4:01 pm por ChunJi

◙ Bienvenidos ◙
Bienvenid@ a Korean Destiny antes conocido como "Korean Dreamers" nació un Miér 27 Oct 2010, y desde ese momento lo primordial era concentrar un foro donde su temática principal estuviera rodeada por el genero musical que se habre paso a escala mundial, el K-Pop, ahora este funge como un centro para que aquellas personas que comparten una misma afición, la tematica del foro ambientada en la guerra de compañías, desea que sus usuarios tengan pleno conocimiento de las reglas por eso se les pide leer cada una de ellas con detenimiento para evitar malos entendidos en el futuro.
◙ STAFF ◙
Kim Taeyeon
Administradora Principal
MPPerfil
Kim Jaejoong
Administrador Inactividad
MPPerfil
Shim ChangMin
Administrador Afiliaciones/Diseño
MPPerfil
Jung Nicole
Moderadora Principal
MPPerfil
Kim YooJung
2da Moderadora
MPPerfil
Bang MinAh
3ra Moderadora
MPPerfil

Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Heo GaYoon el Vie Mayo 17, 2013 5:06 pm

Music Bank estuvo excelente, grandes solistas y grupos en general se daban convocatoria para lo que era el episodio número 700 del programa, con grandes expectativas y performance, 4Minute era uno de esos grupos convocados a dicho evento, con impaciencia esperaba el momento que acabara para poder recoger a Dayoung a casa de Yong, luego de un convenio entre ambos por medio de abogados, decidí que era una buena idea de que la pequeña se fuera acostumbrando a la presencia de su padre en su vida, aun sin sentirme segura de que era necesario comentarle que aquel hombre que miraba como un amigo de su madre era realmente su progenitor, tarde, cada vez se volvía más tarde y me era primordial ir por ella, sobretodo mantenerla alejada de quien se hacía llamar su “prometida”, Inna se volvía cada vez un ser despreciable, no había instante en que no deseara que aquella mujer estuviese lejos de nosotras, protegía a mi Dayoung con mi vida, si tanto le gustaba a Yong para casarse debería empezar a ponerle las cartas sobre la mesa, mi hija con esa no compartirá ni el saludo, y era mejor que este lo tuviese en claro, pero más valía estar preparada que al igual que sus padres, podría salirme con que me quitaría a mi hija -¡diablos! –murmure con enojo, perdida entre mis propias ideas hasta el instante en que escuche mi nombre de la voz de mi manager que con preocupación se acerco dando algunas palmadas en mi hombro- ve con tu hija, no le has visto por el trabajo, ahora que hemos terminado es mejor que vayas ahora –repuso mostrando una sonrisa que no lograba reconfortarme, asintiendo ante sus palabras y agradecida por que ya diera final a mis actividades del día, con tantas promociones, recordaba que prometí a Dayoung pasar tiempo con ella al ser mi pronto cumpleaños. Mirar su mirar inocente, su sonrisa dulce y sus abrazos cálidos, era mi pequeña ese motor que me hacia vivir, pero aun así mi corazón se sentía dolido, trate de comentarle a SungJae que hace algunas semanas atrás me había encontrado con Yong, siquiera sabía que Dayoung se quedo estos dos últimos días con él, dando como excusa de que mi madre cuidaba a la pequeña en ausencia de ambos.

El menor de BtoB creía mis palabras y no atrevía a cuestionarme, me dolía no ser totalmente sincera pero el solo hecho de mencionarle que JunHyung había vuelto seguramente conllevaría a que se encontraran, SungSung era bastante apegado a mí, y asumió por su cuenta la paternidad de Dayoung, para así dispersar cualquier rumor mal intencionado como los que habían estado circulando, todo ese tipo de problemas que me causaran problemas lo solucionaba reconfortándome con sus palabras y sus acciones tan particulares, con mínimos detalles crecía mi agradecimiento por sus atenciones. Por ello mismo me era sumamente importante no comentarle de mi encuentro con el mayor, ya bastante podía tener trabajando con sus compañeros para su regreso a la industria – [SMS:Yong] Estaré pronto para recoger a Dayoung, empaca sus cosas en su mochila, no olvides a su muñeco Pororo que sin este no logro conciliar el sueño. –termine de escribir aquel texto a pocas calles de su departamento, con aquel frío que imperaba en la noche y que aun con la calefacción del taxi no lograba calentar mi cuerpo, mucho menos sin una chaqueta que pudiese cubrirme; esperaba que Yong hiciese lo que le pedí, era la primera vez que le volvía a ver luego de nuestro primer encuentro, pues los días anteriores había sido mi madre quién se encargo personalmente de llevarla a su padre y de nuevo recogerla para llevarla a mi casa, claro hoy fue la excepción luego de que le diese por querer abandonar a su hija para no desaprovechar la ocasión para una segunda luna de miel con mi padre (???) – Gracias, que tenga buena noche –diciendo aquello al bajar del auto y observar que había quedado frente al departamento de mi “exnovio”. Coloque mi bolsa en mi hombro izquierdo, guardando allí mi móvil mientras caminaba en un paso algo lento para acomodar mi bufanda, sentía el frío estacionarse en mis manos y mis hombros descubiertos, realmente aquel vestuario lo había pensando para luego a tomar algo con las chicas al finalizar el Music Bank pero dado el cambio de planes no llevaba conmigo otra vestimenta más cómoda, seguramente a este paso necesitaría combatir un posible resfriado, agregando que el cansancio que sentía en aquel momento era evidente, pero sin poner mucha atención a esa parte solo esperaba que Dayoung tuviese un abrigo entre las cosas de su mochila, pues no deseaba que ella enfermara por estas bajas temperaturas, luego de tanto andar logre llegar frente a su puerta, tocando un par de veces el timbre- Dayo omma está aquí~ -mencione con diversión al notar como la puerta se entreabría, denotando que la pequeña no salía a mi encuentro, en cambio mi mirada se encontraba con la silueta de Yong- ¿Dónde se encuentra mi hija? –con un tono serio y distante, entrando sin su autorización a su departamento, buscando a mi hija sin ningún éxito aparente.


Atuendo:


Última edición por Heo GaYoon el Mar Mayo 21, 2013 5:25 pm, editado 1 vez
avatar
Heo GaYoon
4Minute
4Minute

No Mensajes : 709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Yong Jun Hyung el Vie Mayo 17, 2013 10:34 pm

Aquel departamento ya se había convertido en un enorme caos. Desde que había despertado de aquel coma mi tiempo libre, o más bien, el tiempo que me obligaban a pasar en reposo o alejado de mis obligaciones profesionales había conseguido hacer que normalmente pasara los días en mi departamento fuera sin hacer nada muy productivo debido a las bajadas de tensión que me daban en muchas ocasiones, tratando de llevar al día las cosas de la empresa o simplemente en compañía de Dayoung, mi hija. Aún era algo difícil de asimilar y es que la temprana noticia de que era padre no hizo más que verse encontrada con el mismo día que mi consciencia hizo absoluta desaparición de la faz de la tierra haciendo que. ahora mismo, me encontrara bajo la responsabilidad y la realidad de tener que pasar tiempo con aquella pequeña que hasta ahora solo me veía como un amigo de su madre. Era algo doloroso o más bien desconcertante saber que una niña como aquella que pasaba algunos días a tu lado tenía corriendo por sus propias venas la misma sangre que tu mismo portabas, aquella niña que muchas veces cuando pasabas las horas con ella decía que estaba esperando el regreso de su padre y que aún, no le había visto nunca, dejándome como si realmente yo no fuera más que una persona ajena a todo lo que tuviera que ver con ella.
Pero, a pesar de ello, Dayoung para mi seguía siendo mi hija, seguía siendo mi familia y quizás ahora mismo, la única que tenía debido a que desde hacía ya unos meses había cortado por completo el contacto con mis padres debido a los hechos acontecidos nada más pude hacer acto de presencia y con la consciencia necesaria para darme cuenta que ellos mismos habían creado una realidad completamente distinta a la real. Habían tachado a la madre de mi hija de cosas que yo no era partidario entre las cuales se encontraba la razón de que hubiera pasado una larga etapa sumido en el mayor sueño que un hombre puede vivir y es que mi vida llego a pender incluso del hilo que la muerte podría haber partido con tan solo rozarlo con la mirada. Me daba exactamente igual todo lo que ellos dijeran, si había algo de lo que estaba completamente seguro es que Heo Gayoon no era el tipo de mujer que ellos habían decidido crear en sus mentes.

-Yah Dayoung, vas a pintar la mesa- Dije mientras señalaba el rotulador que tenía la pequeña en su mano. Llevaba desde el día anterior pasando un tiempo con la pequeña y a decir verdad las cosas siempre que estaba a mi lado eran un completo caos. Desde hacía ya bastante tiempo que Dayoung pasaba algunos días conmigo debido a la custodia que me pertenecía como padre de la pequeña, días en los que a decir verdad conseguía que mi salario se viera extremadamente disminuido por el hecho de que yo mismo no podía evitar darle a la pequeña todo lo que ella pidiera tal y como esa misma mañana había sucedido. Sin el tiempo suficiente para poder asimilar que ya había amanecido, la pequeña ya se encontraba saltando en mi cama pidiéndome el desayuno, pero no un desayuno cualquiera y es que yo no era un padre que pudiera negar ningún capricho a su hija y menos sabiendo que me había perdido los que fueron quizás los momentos más importantes de su vida. Sin más remedio que tratar de reaccionar de la mejor manera a pesar de mi mal despertar al final acabo consiguiendo lo que ella quería, tomé mi ropa, cartera y lentes de sol para así poder llevarla a desayunar a la crepería que se encontraba no muy lejos de aquel departamento para acto seguido pasar por el parque y finalmente, por aquella tienda de juguetes que siempre miraba con ilusión y me hacía tener que adentrarme en ella para así cumplir todos las peticiones que ella me hacía. ¿Estaba bien aquello? Ignorar lo que era lo disciplinario y simplemente hacer lo que una niña que no se acercaba ni a los cinco años te pedía con toda la emoción del mundo. Quizás la mimaba más de lo debido, pero no podía evitarlo de ninguna de las maneras y la verdad, ya me había acostumbrado. Fue de esta manera como finalmente acabamos llegando a casa tras la merienda, pasando toda la tarde fuera tal y como ella había querido y ahora teniendo que pasar lo poco que me quedaba con ella haciendo uso de papel y rotuladores, dibujando las cosas que ella decía ¿Quién lo diría? Yong Junhyung iba a acabar siendo “esclavo” de lo que una niña pequeña le dijera.

Suspiré de manera pesada en el momento que noté que ya no podía más y fue así como deje aquel rotulador sobre la mesa para así apoyarme en el respaldo de aquel sofá donde me encontraba, escuchando así como Dayoung seguía tarareando canciones que hasta yo mismo ya me había aprendido del tiempo que pasaba viendo series como Pororo con ella cuando pasaba los días con ella. No era como su madre, yo no la llevaba al trabajo dado que ni si quiera tenía las fuerzas suficientes para acudir a este y debía de hacer las cosas desde mi departamento cosa que producía que cuando viniera a mi casa me tuviera cien por ciento a su disposición y también a la disposición de aquellas canciones infantiles que hacían que en ciertos momentos incluso me sintiera más que completamente desconcertado.-Dentro de nada tu madre vendrá a buscarte, espero que estés contenta-Comenté a tono normal mientras observaba a la pequeña dándome así cuenta de que estaba tan centrada en su afán por dibujar que tan solo me ignoraba y asentía cuando le decía cualquier cosa. Negué con las cabeza durante unos instantes mientras la observaba y finalmente, me aclaré la garganta y observé el móvil cuando este dio señales de vida para así tratar de llamar mi atención

Mensaje recibido


Heo Gayoon
18/05/14 22:33

Estaré pronto para recoger a Dayoung, empaca sus cosas en su mochila, no olvides a su muñeco Pororo que sin este no logro conciliar el sueño.



Me quede así durante unos instantes observando aquel mensaje que acababa de recibir tratando así de caer en cuenta de lo que realmente, estaba sucediendo ahora con mi vida y con ello con la que anteriormente era para mi mucho más que algo tan simple que una novia. Tanteé así con mis dedos aquella pantalla táctil ¿Debería responderle aunque sea con un simple "Ok."? ¿O simplemente dejar las cosas de aquella manera? Mi mirada no llego a apartarse de aquel celular hasta que unos dos minutos más tarde pude notar como Dayoung fijaba la mirada en mi algo curiosa mientras dejaba aquellos colores sobre la mesa.-Ahora vuelvo, no hagas nada malo¿Si?-Le dije a la pequeña mientras me levantaba y finalmente dejaba aquel celular sobre la mesa con el mensaje escrito, pero sin llegar a darle al botón de enviar.

Mensaje sin enviar


Yong Junhyung
Sin enviar

Ok.


Acudí de aquella manera hasta mi habitación para ir a por la mochila de la pequeña, empacando todas las cosas yal y como su madre me había pedido, metiendo incluso cosas que no había llegado a traer pero que la niña había tomado como necesarias que comprar y que llevar para que su madre viera, entre ellas algún que otro vestido ya que los juguetes por el momento quedarían por el departamento para cuando la niña volviera a la casa una vez más. Al cabo de unos pocos minutos y tras recoger el peluche de Pororo que se encontraba en la cama volví hasta la sala de estar en la cual el silencio no hacía más que reinar y observar como Dayoung yacía apoyada sobre aquella mesa sumida en el que parecía un placentero sueño fue lo que hizo que un leve suspiro saliera de entre mis labios mientras que una pequeña sonrisa se daba a visualizar en esta. Me acerqué así hasta la mesa, dejando la mochila sobre esta antes de coger a la pequeña en brazos abrazándose esta instintivamente a mi cuello medio adormecida y sin animo de hacer nada más que seguir durmiendo. Había sido un día un tanto movido por lo cual su estado de cansancio era algo bastante claro y normal para cualquiera que lo hubiese vivido Fue tras esto como finalmente acabé llevándola hasta la habitación para así acostarla en la cama, dejando a su lado aquel peluche del cual nunca se separaba y tapándola con la manta. Normalmente se despertaría para poder irse con su madre por lo cual simplemente actué de aquella manera para que pudiera descansar mientras su madre se encontraba de camino a casa.

Tras unos veinte minutos después de haber acostado a la pequeña escuchar como llamaban a la puerta hizo que separara la mirada de aquel portátil que se hallaba en la mesa para así incorporarme y poder acceder hasta esta, quedando durante unos instantes estático ante ella observando aquel pomo. Sabía lo que había tras ella y eso hacía que un pequeño dolor empezara a ahondar en mi pecho como lo hacía siempre que no podía evitar pensar en la persona que desde hacía ya mucho tiempo no podía sacar tanto de mi mente como mi corazón. Negué con la cabeza para así quitar importancia a aquellos estúpidos pensamientos y tras aclararme la garganta abrí la puerta para así dar de cara con aquella mujer que ni si quiera me dirigió la mirada en el mismo instante en el cual mis ojos fueron directos a parar sobre los de ella. Seguí con la mirada cada una de sus acciones mientras aún sostenía aquel pomo de la puerta hasta que finalmente cerré esta antes de sin ser casi consciente de mis actos observar a aquella mujer de arriba a abajo, observando así cada parte de su cuerpo como si fuera la primera vez que observara algo como aquello.-Se quedo dormida poco después de que me mandaras aquel mensaje-Dije finalmente antes de acudir hasta la mesa y cerrar aquel portátil para acto seguido recoger todos aquellos dibujos que se encontraban sobre la mesa tanto los de Dayoung como los que me había obligado a hacer en uno de sus momentos de autoridad hacia mi cuando de a juegos se trataba.-Está en la habitación. Ya sabes donde es.-

Spoiler:
avatar
Yong Jun Hyung
B2ST
B2ST

No Mensajes : 672
Humor : Cold [ xxx ] 100%

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Heo GaYoon el Sáb Mayo 18, 2013 12:02 am

Así es como cada cierto tiempo las estaciones seguían su andar, mi vida se vio en vuelta en sin sabores y maldiciones que una a una iban apilándose en mis hombros, con rebeldía me trataba de alejar de todo y de todos, especialmente de él, pero cuanto más esperaba olvidarle las drogas hacían el efecto contrario, le miraba siempre, le extraña y añoraba cada segundo del día, sin más que contar con un mal augurio, llegue a tener sexo con un extraño, un embarazo sin planear, sin un compañero a quién aferrarme, me vi sola en un mundo donde te podían señalar con sumo desprecio por ser una madre soltera, no esta permitido, no es bien visto, eres solo una niña tonta - murmuraciones, heridas, cuando aun me mantenía en pie realmente mi corazón seguía quebrándose, poco a poco, muy lentamente, los meses no dejaran de pasar al igual en el cual las personas menos esperadas fueron las que estuvieron allí para darme ánimos, les aprecio y atesoro, aun cuando sabia que no era digna de tanta preocupación, ¿que sucedía?, JunHyung yacía en una cama de hospital, en un sueño profundo, sin esperanza de volver a abrir sus ojos al mundo, anhelaba, deseaba y esperaba el instante en que mi móvil empezara a darme señal de una llamada entrante con noticias de su estado, pero estas nunca llegaron, con la negación de sus padres y el claro control que tenia Inna sobre él, desistí, por largas semanas, cuestionándome sin hallar alguna respuesta de mis dolencias, mi alma se iba volviendo a reconstruir, lo vivido con SungJae dejaba una marca positiva en mi ser, en la vida de mi pequeña hija también, la aleje de cualquiera que le causara daño, amándola y cuidando de ella era como me podía a decir a mi misma que estaba logrando hacer un buen trabajo.

Pero ni todo el amor del mundo que pudiese brindarle a Dayoung podría compensar la ausencia de un padre, esta le añoraba y pedía que la llevara junto a él para conocerlo, pero en cambio no pude responder, por miedo a perderla le negué el conocer a su padre, si al crecer comprendiera que fue mi culpa que su padre se encontrara en aquel estado lamentable, esperando que la muerte llegara; las lagrimas resbalaban por mis mejillas, noches en completa preocupación por lo que podría suceder al día siguiente, dolía... dolía demasiado pensar que le perdía más de lo que ya le había perdido, esperaba que en su corazón aun pudiese sentir algo por mi, lo más mínimo, pero al poco tiempo desistía de tal idea, si realmente era verdad aquello que dijo antes del desenlace final de aquel día, que me amaba, que aun lo seguía haciendo, entonces ¿porque esta comprometido?. No obtuve ninguna respuesta, volviendo al desconcierto de los eventos que llegaron a la finalización de nuestra relación, pero por más que le amara no podía conseguirle, el destino estaba empeñado a simplemente no dejarnos ser felices, en cambio tampoco me permitía no llegar a saber la verdad de sus propios labios; no esperaba cruzar más palabras con él que un buen saludo cordial y un adiós, esperando el momento oportuno para poder charlar sin ningún abogado ni padres tratando de controlar nuestras acciones, además, ahora pensar en solo "nosotros" no estaba permitido, ahora también dependía de ambos un ser totalmente puro e incapaz de hacer algún mal, una hija que será el lazo de lo que tuvimos algún día.

Busque con mi mirar algún indicio del paradero de Dayoung más sin embargo era completamente inútil, algunos juguetes dejados en la salai sin ninguna preocupación y un gran desorden de crayones de lo que parecía habría estado jugando, no le di tiempo alguno de negarse a que entrara dentro, realmente no importaba que lo hiciera, aun así no escuche queja alguna de su parte, pretendí de aquel hecho para concentrarme solo en una explicación sensata para que ahora mi pequeña no llegara a darme la bienvenida- ¿dormida? no debiste dejar que pasara, debo llevarla a casa -repuse con molestia, mirándole de costado como aseaba aquel lugar donde la pequeña habría estado haciendo travesura- se donde es pero prefiero que la traigas aquí, no quiero encontrarme con tu prometida, que debes haber estado demasiado ocupado con ella como para prestarle atención a lo que estaba haciendo tu hija -avanzando algunos pasos de donde se encontraba para así ayudarle a ordenar un poco, llegando a notar al apilar las hojas una con un dibujo particular, Dayoung le había dibujado, conocía como era su fascinación por los crayones y también aquel trazo de un hombre sosteniendo la mano de una pequeña niña, me quede por unos instantes mirando aquel retrato de mi pequeña artista, que aparte mi rostro y respire profundo, para no mostrar ninguna debilidad frente a este- Yong haz estado comprando demasiadas cosas, debes hacer un alto, le doy todo lo que necesita a Dayoung, por favor solo se su padre y no su banco personal, que la vas a malcriar de esa manera -frunciendo el ceño en el instante en que dejaba los trazos un costado de la mesilla que decoraba el centro de su sala, sin controlarlo uno de mis tacones se enredo entre aquella alfombra decorativa, por instinto trate de sostenerme de su cuerpo, rodeando mis brazos por su cintura y ocultando mi rostro en su torso, esperando una pronta caía (?), de nuevo estaba esperando que me protegiera sin haberlo notado de inmediato, cerré mis ojos y pude percibir como mi cuerpo caía pero no yacía en el frio suelo, al contrario, el sofá detuvo la inminente caída, por algunos minutos me quede abrazada, esperando, esperando de su parte alguna cosa pero a la vez debatiéndome a mi misma que estaba haciendo el adiós aun más doloroso, pero le añoraba, su aroma tan varonil, sus brazos, su cálidez, cuan cercanos pero a la vez tan distantes, mordí mi labio inferior con fuerza y me aparte de manera brusca, llegando a levantarme del sofá sin mencionar nada de aquello- ve por ella, la estoy esperando.
avatar
Heo GaYoon
4Minute
4Minute

No Mensajes : 709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Yong Jun Hyung el Dom Mayo 19, 2013 12:10 pm

-Estuvimos todo el día fuera y nada más llegar se empeño en seguir jugando, no me he separado de ella hasta que me mandaste aquel mensaje y nada más volver de haber empacado sus cosas me la encontré dormida sobre la mesa, supongo habrá sido el cansancio de lo que llevamos de día.-Dije como tratando así de excusar el porque Dayoung no se encontraba en estos momentos despierta y recibiendo a su madre tal y como sería lo normal en estos casos.Sabía que no era una situación cómoda el que ambos nos encontráramos en el mismo lugar, sin salida por decirlo de alguna de las maneras, un espacio cerrado en el cual los únicos que estábamos presentes eramos ni más ni menos que los dos y nuestra hija aunque esta se encontrara en la cama disfrutando de su tan deseado y esperado placido sueño. Aclare mi garganta por unos segundos sin llegar a dirigirle la mirada una vez más mientras terminaba de ordenar aquella mesa observando las pequeñas zonas en las cuales finalmente Dayoung había decidido dejar marca de manera inconsciente mientras estaría sumida en su mundo, tarareando y pintando como si fuera lo único que hubiera en aquellos instantes. Normalmente me habría enfadado más aún sabiendo que de cierta manera era algo maniático con aquellas cosas pero para entonces ya no era algo que me importara viniendo de la pequeña.Una vez las cosas estuvieron en su lugar volví a fijar la mirada en la persona que se encontraba a mi lado observando cada uno de sus actos hasta que finalmente suspirar de una manera que denotaba molestia y es que aquel tema que abarcaba el supuesto "compromiso" que había entre Inna y yo hasta ahora no era más que uno de mis mayores pesares dado que nunca recordé nada sobre aquello o por lo menos en mi mente tan solo cabía que desde el tiempo que recupere la consciencia, nunca había pasado por mi mente le idea de tan solo volver a tener ningún tipo de relación sentimental con ella.

Sentí la tentación de decir algo respecto a sus palabras pero simplemente decidí ignorar aquel comentario para así no hacer de notar que realmente sentía la inigualable necesidad de hacer que volviera una vez a estar junto a mi, entre mis brazos recordándome lo mucho que ambos nos amabamos. No debía de ser tan débil y es que en ciertos aspectos ya sabía que comenzaba a tocar fondo ¿Cual era el problema? Nunca acepte ser el tipo de hombre débil que se da por vencido ante cualquier tipo de persona y es que a pesar de no tener la razón en muchas cosas, eso no era algo que yo admitiría con facilidad.-Si, debería dejar de consentirla tanto, tienes razón-Dije mientras volvía mi mirada hacia el celular que hasta ahora se encontraba aún sobre aquella mesa con aquella respuesta sin enviar. Tomé así el tiempo justo para poder recoger este y de esta manera pulsar la tecla de "retroceso" para que aquel mensaje no se enviara y pudiera de tal manera ser uno más en mi lista de borradores junto a todos aquellos mensajes que siempre me atreví a escribir para la persona que se encontraba a mi lado pero los cuales, nunca llegue a tener las fuerzas de enviar.-No soy capaz de negarle nada, simplemente....-Pero nuevamente había decidido cortar mis palabras puesto que quizás alargar el tema de conversación no sería lo más indicado para ambos por el hecho de que por lo menos para mi alargar la despedida sería algo bastante costoso.

A decir verdad ella tenía razón, lo más normal habría sido que como siempre Dayoung estuviera lista junto a su peluche de Pororo esperando a volver a casa fuera del lado de sus abuelos o en este caso, del de su madre. Pero no siempre las cosas salen como uno las espera y eso había sido algo que por supuesto había ido al contrario de lo que estaba planeado más aún por el hecho de que esperaba que este momento en el cual Gayoon y yo nos encontráramos fuera lo más corto posible ¿Pero era quizás cosa del destino que acabara sucediendo algo como aquello?

Volví en ese mismo instante que noté aquel movimiento extraño la mirada hacía la persona que se encontraba a mi lado pero los actos hicieron que no pudiera reaccionar lo más rápido posible por lo cual al notar como rodeaba mi cintura de aquella manera mis brazos pasaron alrededor de su cuerpo como queriendo sostenerla de la que parecía una inminente caída. En cuestión de segundos pude notar aquel sofá que había conseguido parar el golpe y aquello hizo que al instante, volviera a la realidad pero no hiciera nada más que mantenerme estático como si de verdad aquel momento no fuera más que otro más incomodo para lo que sumaba nada más ella había irrumpido en mi departamento. No quería moverme, a decir verdad, no quería que se separara de mi, no en este momento y eso hizo que cuando ella decidiera ponerse en pie mi mano fuera directa hacia su muñeca para así tirar ligeramente de ella hacia mi mientras me incorporaba ligeramente para así quedar sentado en el sofá. No sabía lo que hacía pero en estos momentos lo único que pasaba por mi mente era volver a acortar la distancia entre nosotros de manera que pudiera sentir otra vez el olor de aquel perfume, el tacto de aquella tersa piel que tiempo atrás había podido denominar como de mi propiedad, la piel que había podido acariciar cada día que pasaba a su lado, disfrutando no solo de su compañía si no también de aquel cariño que compartíamos en nuestros momentos de intimidad a pesar de aquellas actitudes que solíamos dar a notar de cada uno de nosotros.

En cuestión de segundos pude notar como el pequeño tirón que había efectuado hizo que ella no pudiera ofrecer resistencia al producir que nuevamente volviera a perder el equilibrio y cayera sobre mis piernas quedando su rostro a no muchos centímetros del mio. Tomé así aire lentamente como tratando de asimilar que nuevamente volvía a tenerla de aquella manera sobre mi, poder notar como su presencia se daba a notar sobre mi cuerpo consiguiendo que de cierta manera me ansiara y la necesidad por rozar sus labios pudiera con mis propias fuerzas. Fijé así la mirada sobre sus ojos para así terminar de acortar aún más la distancia que separaba nuestros labios hasta llegar a rozar sus labios-No hay nada. Inna no es nada en mi vida-Llegué a decir mientras cerraba los ojos manteniendo aún aquella distancia entre nuestros labios que desde hacía tiempo no me atrevía a sobrepasar.-Nunca quise hacerte daño de la misma manera que cuando lo nuestro acabo me di cuenta de que había convertido el mayor error de mi vida.¿De verdad piensas...que podría haberme comprometido con otra que no fueras tu?-Termine por decir mientras mi mano libre se alzaba para acariciar ligeramente su mejilla hasta ser llevada hasta su nuca, acariciando ligeramente esta antes de que mis dedos se entrelazaran lentamente en su cabello.-No te vayas, deja al menos pasar esta noche. Es tarde y no quiero que te vayas sola a estas horas de la noche y mucho menos con nuestra hija así que... quédate al menos hoy, mañana os llevaré a casa a primera hora de la mañana si hace falta.-
avatar
Yong Jun Hyung
B2ST
B2ST

No Mensajes : 672
Humor : Cold [ xxx ] 100%

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Heo GaYoon el Dom Mayo 19, 2013 4:52 pm

No había desafío, sus palabras eran tranquilas y hasta un punto serenas, aun cuando mi tono de voz era molesto, dejando que mis acciones fuesen más bruscas, él en cambio parecía tomar mis palabras con suma calma, desconcertada me encontraba esperando alguna reacción contrario pero nunca me dejo entrever su enojo o frustración hasta ese momento parecía estar frente a un hombre cansado y agotado de los deberes de un padre, todo un día de juegos, pinturas y desorden que se podía evidenciar por su departamento, pero ni mi hostilidad era suficiente para que sus respuestas fueran ásperas; me negaba a mantener un contacto visual, al más mínimo roce entre ambos, para dejar claro que teníamos una línea que nos separaba de algo más que un acercamiento de los padres de una niña de escasos cuatro años y medio. Al parecer se negaba de alguna manera a ahondar en el tema de Inna, pasando de mi comentario para seguir tomar su celular, dejándome entre ver que seguramente estaría esperando una llamada o mensaje de su parte, trague en seco conteniendo las ganas de decir algo más, de siquiera dejar salir la rabia que me causaba que se comportara de manera tan indiferente a mis cuestionamientos. Estaba recayendo, en mi debilidad por quererle junto a mi, de un miedo que se apoderaba de mi por ser solo parte de un pasado distante, odiaba que todo terminara de una manera dolorosa aquel día donde nuestros caminos nos mantuvieron separados por tan largos meses, añorando y recordando solo memorias de lo que alguna vez llamamos "relación", siempre culpe a mi destino y a mi misma por lo que sucedía, sin poder dormir por largos meses por estar reviviendo entre mis pesadillas el fatídico accidente que le mantuvo alejado de sus padres, de sus amigos y de su propia hija, si tan solo pudiese volver atrás, dejaría mi orgullo a un lado, le compartiría buenos momentos entre los cuales no tendría una sola queja, viviríamos juntos compartiendo la experiencia de esperar un bebé, derrame tantas lágrimas entre los meses siguientes que no tuve un momento de completa tranquilidad, ninguno hasta el día que le vi en el pasillo, con una mirada llena de miedo, de resentimiento pero también de felicidad y algarabía, quería ocultar todos aquellos sentimientos pero me negaba a que me mirase vulnerable, no podía ni permitía mostrarle que sentía alguna debilidad frente a él.

Cada acción, cada mínimo movimiento se volvía un caos, un caos para mis ideas y mis sentimientos en aquel momento en que sin premeditarlo ni verlo venir, me había aferrado con tanta fuerza como si fuese capaz de perderle, le extrañaba que era posible sentir como algo en mi interior empezaba a quebrarse lentamente, por como trataba de mantenerme al margen y volver a recobrar la postura al levantarme, dedicando unas cuantas palabras que el mayor al parecer dejo que se quedaran sin respuesta, sintiendo como su mano firme agarraba y ejercía un tirón mi muñeca, provocando que cayera sentada justo entre sus piernas, completamente sorprendida de lo que estaba tratando de hacer, si ya habíamos pasado un momento incomodo ¿Por qué otro?, no quería verle como hombre, no quería ir más allá de lo que estaba permitido, pero no llego a importar, tan sumamente cerca, mi corazón parecía latir tan rápido que en cualquier momento podría salir de mi pecho, tan nerviosa, verle a los ojos, de aquellos ojos que me había negado a observar con detenimiento desde el momento cruce el umbral de su puerta, un hechizo del cual sus labios parecían ser los culpables de que mi sensatez se perdiese. Prestando atención a lo que levemente musitaba al rozar mínimamente sus labios contra los míos, la calidez de aquel contacto tan anhelado, escapar, cada vez que me encontraba de aquella manera junto a él solo deseaba escapar, no quería hacerle daño, ya no deseaba ser la carga que le mantuviese infeliz, un amor no debería ser así de doloroso - Oppa...-murmure de manera deliberada, al observar y sentir como acariciaba de manera tan dedicada mi mejilla, ¿quedarme?, antes de aquello no podía sacar de mi cabeza lo que había dicho "¿De verdad piensas...que podría haberme comprometido con otra que no fueras tu?", es que acaso alguna vez pensó en tal cosa como el compromiso junto a mi lado; me incline ligeramente, posando un pequeño beso en sus labios, cerrando mis ojos solo unos breves segundos antes de volverles abrir, deteniendo aquella mano que había posado antes en mi mejilla y que ahora sus dedos se enredaban en mi cabello- debo ver a mi hija -repuse sin brindarle alguna respuesta a todas aquella palabras que me dedico de manera tan cercana, pensando que era producto tan solo de alguna culpa que podía estar sintiendo- nos quedaremos pero por ahora es mejor descansar, para los tres, ha sido un día agotador -no mencione nada aquel beso fugaz, de un beso del cual ahora deseaba más de sus labios pero sin la suficiente convicción de acercarme más de lo debido, me levante de su regazo con dirección a su habitación para así poder ver a Dayoung, sin decir nada más ni otorgar otra mirada, mis acciones fueron tan simples, me encamine hasta su habitación, entreabriendo la puerta para así ir adentrándome y notar a la pequeña en un profundo sueño abrazando a su peluche preferido, me deshice de mi zapatos y deje estos a un costado de la cama, tomando asiento en el borde de la cama para así acariciar cariñosamente su cabello- Dayo, omma no lastimara appa, aun le ama mucho que tu eres mi regalo más grande -con un hilo de voz quebrado, me coloque de pie, buscando alguna camisa que colocarme a falta de alguna vestimenta decente para dormir y así olvidar un poco lo que hace un instante había sucedido en aquella sala.

Unos minutos fueron suficientes para decidirme por una camisa de Yong, que solo por aquel día pediría prestada, que minimamente cubría mi cuerpo, quitándome aquel collar y un par de pulseras que hacían juego con el vestido, me dispuse a deshacerme de este sin quitarme las medias, solo sería aquel vestido el que dejaría a un costado de la cama mientras denotaba que no había pasado siquiera unos cuarenta minutos desde mi llegada, ya seguramente el mayor estaría en la sala completamente dormido, esperando que fuese así, me dispuse a comprobarlo haciendo el mínimo ruido, llegando a mirarle acostado en sofá, me acerque un poco más, arrodillándome justo frente a su rostro, delineando las líneas de su rostro sin esperar despertarle - ¿has comido bien?.... ¿has cuidado de ti?... ¿me has extrañado?... -susurre con nostalgia en tono bajo, posando un beso suave en su mejilla- te amo JunHyung...
avatar
Heo GaYoon
4Minute
4Minute

No Mensajes : 709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Yong Jun Hyung el Dom Mayo 19, 2013 10:42 pm

Notar como aquellos labios que tanto había anhelado ofrecían ese tipo de presión contra los míos hizo que por unos segundos cada parte de mi cuerpo se tensara de una manera que hacía mucho tiempo no experimentaba. Podía sentir como si un milagro hubiera llegado a adornar mi vida de la manera que más lo necesitaba desde hacía ya muchísimo tiempo y es que por unos instantes mi mundo se había ido abajo de tal manera que las fuerzas abandonaron por completo mi cuerpo dejando así que viviera aquellos segundos como si de un sueño se tratara. No quería que se apartara de mi, la necesitaba no solo porque ella fuera cual droga a la que me había vuelto adicto y esclavo si no también porque a pesar de todo, del dolor que había experimentado con nuestra separación, con saber que nuestras vidas habían caído en lo más complicado que nunca lo habían hecho y por supuesto de aquel miedo que hizo que nada más recuperar la consciencia tras tanto tiempo sumido en uno de los sueños más profundos lo primero que preguntara era si ella se encontraba en un buen estado o había sufrido algún tipo de daño que hiciera que detestara mi propia existencia por no haberla podido proteger en aquel accidente de trafico que sufrimos por mi culpa....ella seguía siendo la única mujer que había conseguido que mi vida tuviera sentido y que sin ella, yo no fuera más que un cuerpo y corazón inerte sin las fuerzas suficientes para seguir en este mundo.

El haber llegado a este punto hizo que me sintiera débil, que el hombre frío y distante que siempre había mostrado ser fuera completamente eliminado de la faz de la tierra por unos instantes, pero eso ahora mismo no me preocupaba debido a que lo único que me importaba en este momento y lo que me había quitado el sueño desde que salí de aquel letargo había sido la necesidad por hacer que aquella mujer, la misma que se encontraba en estos instantes sobre mi cuerpo, volviera a ser mía, volviera a ser la razón por la cual despertaba todas las mañanas y con ello, la razón de que sintiera que esta vida merecía la pena y el hacerla feliz, fuera lo primordial, absolutamente por encima de todas las cosas, incluida mi propia vida. Nunca había perdido mi compostura ante nadie, ni si quiera me había dado a notar de esta manera en los momentos más difíciles de mi vida pero por Gayoon estaba dispuesto a darlo todo ya fuera incluso mi propia vida la cual estuve al borde de perderla cuando sin ningún tipo de miedo antepuse el valor de su vida ante la mía en aquel accidente de trafico, solo me importaba ella y eso hizo que el miedo de perder la vida desapareciera por completo como si una persona como yo no tuviera lugar en este mundo, Había pensado en olvidarla apartándome de ella puesto que pensaba que así sería más fácil pero aquello se había convertido en el mayor error de mi vida dado a que el gran vacío de mi corazón se fue llenando del dolor que me produjo su distancia junto con los recuerdos que añoraba cada noche y se convirtieron en cicatrices que se reflejan en mi piel a modo de los tatuajes que finalmente fueron siendo grabados en mi cuerpo.

Por unos instantes sentí que todo volvía a ser como aquellos días que habíamos pasado dejándonos llevar por el amor que el uno sentía por el otro, cuando pasábamos tardes e incluso noches a escondidas fuera en mi departamento con los integrantes de B2ST o en el suyo con las 4Minute, ignorando absolutamente todo lo que había a nuestro alrededor, como si nada más existiera en aquel mundo que nos habíamos creado para vivir en este, el uno del otro pero sus palabras me hicieron volver a la realidad. "Debo ver a mi hija" Mantuve los ojos cerrados cuando escuche aquellas palabras dirigiéndose hacía mi, distantes...y a la vez molestas, pero era la realidad, Gayoon y yo no eramos más que padres de una misma niña, nada más, aunque yo muriera porque dejara de ser de aquella manera y todo volviera a ser como antes...o incluso distinto, con algo más oficial. No dije nada ni incluso en el momento que se incorporo de mis piernas para así alejarse de mi e ir hacia el pasillo que dirigía hacia mi habitación momento en el cual abrí los ojos para observar los últimos segundos antes de que desapareciera de mi campo de visión. Suspire así de una manera pesada, maldiciendo por lo bajo antes de inclinarme, posando los codos sobre las rodillas y de esta manera, pasar mis manos por la cara, para así tratar de volver a la realidad y olvidar aquella frustración que había impregnado mi cuerpo de aquel malestar ya irremediable y es que por lo más mínimo me había hecho las ilusiones que se haría un niño de quizás diez años...o un joven de dieciocho.-Diablos...-

Verla desaparecer una vez más hizo que simplemente sintiera una horrible opresión en el pecho y más aún saber que se dirigía a aquella habitación de la cual probablemente, ya no saldría y es que realmente ya era bien entrada la noche como antes había afirmado al pedirle que pasara esta noche en mi casa, aunque realmente lo que deseaba es que la pasara junto a mi aunque fuera de la manera más inocente posible. Pero las cosas, nuevamente deberían acabar de aquella manera y eso fue lo que hizo que simplemente sacara el móvil para observar este durante unos instantes, observando así aquel fondo de pantalla que aún mostraba una foto de ambos, de aquel viaje que hicimos el día de mi cumpleaños, hace ya años atrás que ni era capaz de enumerar. "23:38" Era la hora que marcaba aquel reloj junto con aquel diecisiete de mayo que estaba por abrirles las puertas a un nuevo día, un nuevo día que no era como cualquier otro y es que aquella fecha era una que no olvidaría nunca más aún porque fue la cual hizo que la persona que más necesitaba para seguir en este mundo, se encontrara aquí ahora mismo, a pocos metro de mi posición. Quedé así durante unos minutos estático antes de que decidiera dejar el móvil en el suelo, sentía que el cansancio podía conmigo aunque mi mente hacía que mi inquietud pudiera evitar que conciliara el sueño a pesar de que hoy, no tenía fuerzas suficientes como para aguantar mucho más y es que algo que había que añadir a mi cansancio era el haber olvidado tomar la medicación hoy algo que me hacía perder fuerzas de manera algo considerable y con ello hacerme sentir ligeramente mareado. No estaba acostumbrado a cuidarme, nunca había sido mi fuerte.

Había perdido la noción del tiempo durante unos instantes y aquello fue lo causante de que el sueño pudiese con mi cuerpo , consiguiendo así que durante el tiempo que Gayo no estuvo presente y tardo en volver hacía aquella sala de estar dejara que el cansancio se apoderara de mi hasta el punto en el cual aquella voz femenina que se daba a notar con un tono delicado y bajo no llegara a mis oídos de la manera más clara pero hiciera que volviera una vez más a la realidad para así abrir los ojos y fijarlos en la mujer que se encontraba nuevamente frente a mi, arrodillada en aquel frío suelo ante mi rostro. Quede así unos instantes observándola de aquella manera, sin decir nada hasta que finalmente y con la mayor de las dificultades pudiera tomar el valor suficiente para decir aquello que necesitaba decirle en estos momentos que el tiempo había ya dado paso a aquel nuevo día o así pude intuir dado el tiempo que paso desde que había abandonado la sala de estar y yo había incluso caído victima de aquel ligero sueño.-Feliz cumpleaños...mi vida.-Nunca había sido así, el romanticismo era mi punto más débil, no servía para ello y eso había conseguido que en mi vida nunca le dedicara más que un simple te amo y gestos no muy románticos pero en estos momentos, me daba igual todo, quería simplemente poder aprovechar aquella noche y más aún sabiendo de que quizás al día siguiente las cosas no fueran como en este mismo instante, volviera yo a mis andadas de hombre distante o ella a alzar aquel gran muro que la hacía ser fría con la gente que ya no era nada importante para ella.
avatar
Yong Jun Hyung
B2ST
B2ST

No Mensajes : 672
Humor : Cold [ xxx ] 100%

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Heo GaYoon el Lun Mayo 20, 2013 11:42 am

Me quede de aquella manera observando los detalles de su rostro, de la línea de sus labios en donde levemente rozaba mi dedo índice para delinearles, no esperaba que deportará solo deseaba quedarse un poco más de esa manera velando su sueño, se encontraría agotado por el día tan ocupado que habría de tener con la pequeña, además no estaba aun para volver a hacer las cosas que normalmente debería de hacer, pero apreciaba el esfuerzo que estaba dando para recuperar el tiempo perdido junto a su hija, deseaba preguntar tantas cosas pero a la vez callar para solo encontrarme en aquel silencio que se apoderaba de su departamento creyendo que se encontraría ya dormitando, sin prestar el mínimo interés en mi presencia, había sido tan fácil el apartarme sin ninguna queja de su parte, sin querer buscarme ni decir más palabras, solo siguiendo cada uno un camino diferente, mis actos inconscientes estaban siempre saliendo a relucir, por lo mismo no media mis actos, brusca y distante, seguramente con todo lo que había pasado solo estaba siendo como decían sus padres una "mala mujer", sacudí mi cabeza esperando que aquellas ideas se esfumaran, entreabrí un poco mis labios queriendo decir algo más pero las palabras al aparecer se negaban a salir para no ser a causante de un mal sueño. El ligero tono de su voz apacible, llena de un sentimiento que no experimentaba desde hace ya tiempo, me reconfortaba, abrí de par en par mis ojos con suma sorpresa, como al parecer era la mayoría de eventos que se me presentaban a su lado, denotando como su mirada a nueva cuenta volvía a posarse en mis ojos, aparte mi mano escondiendo ambas manos detrás de mi espalda, como si me hubiesen encontrado haciendo alguna travesura, mordí mi labio inferior deseando su despertar solo haya sido a causa de un reflejo, aun así no fue como esperaba, atenta a escuchar lo era parte de una mala jugada de su parte, ¿Feliz cumpleaños?, ¿mi vida?, desconcertada y perdida, como si en aquel lapso de tiempo se diese a la tarea de explicar sus palabras que ya me eran difícil asimilarlas como las anteriores, olvidando el tema de Inna, esquivando el hecho que sucedió aquella tarde de nuestra separación y sin recordar lucidamente lo que sucedió el día en que me encontró en un estado tan lamentable. Había pasado tanto que recordé al instante aquella única vez que había escuchado un "te amo" de su parte.

Una parte de mi subconsciente me decía a gritos que volviera a la misma habitación y me recostara al lado de la pequeña, sin embargo la otra parte era sumamente irracional, fue aquella la que dominaba mis acciones, que me vi inclinándome depositando un beso más duradero, rozando delicadamente sus labios. de una manera suave, recordaba que no había sentido labios tan cálidos como lo suyos, que desde que nos habíamos separado no tenia fuerzas para buscar a otra persona pues mi amor me ligaba a él, no concebía la idea que se mantuviera lejos, tan lejos cuando le tenia tan cerca, su corazón, deseaba tanto cuidar de su corazón, musitar palabras más dulces y arraigadas de aquel amor que hacia mi corazón latir de manera descontrolada, mis pensamientos, mis propios sentidos no me eran propios, guiándome sin ninguna razón levantarme sin descuidar el contacto de nuestro labios que poco a poco intensificaba al tiempo en que me colocaba encima de su cuerpo, rodeando con mis piernas su cintura para que luego mis manos se adentraran por dentro de su camisa, llevando una de mis manos por detrás de su espalda, clavando sin más temor que mis uñas con fuerza en su piel, con mis ojos cerrados, sentía la necesidad de mi cuerpo pidiendo un tacto más amoroso, dejando atrás los pensamientos innecesarios, fui pausando aquel beso lentamente, mordiendo leve su labio inferior, susurrando contra sus labios- te he extrañado tanto cariño... -desconocida, nunca tuve en mente llegar a tal punto en que dijese tales cosas sin sentir que demostraba cuan débil me sentía a su presencia- deja que este sea un feliz cumpleaños para ambos -sonriendo de lado con completa malicia, apartándome solo por un momento sin dejar de estar en aquella posición de encontrarme encima de su cuerpo, desabrochando aquella camisa que había encontrado en su habitación y que ahora llevaba cubriendo mi cuerpo por no mucho tiempo.
avatar
Heo GaYoon
4Minute
4Minute

No Mensajes : 709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Yong Jun Hyung el Mar Mayo 21, 2013 1:34 pm

No era el sueño lo que hacía que actuara de aquella manera, tampoco lo era mi debilidad fisica lo que hacía que me mostrara de esa forma tan indefensa ante sus ojos y de cualquiera que observara como me hacía de notar frente a la mujer de la que realmente, estaba enamorado. Quería mantenerla a mi lado, quería tenerla para mi aunque fuera al menos una noche más, fuera de la manera que fuera, me daba igual tocar fondo, me daba igual ser un estúpido que mostrara lo que realmente había estado ocultando con tanto afán los últimos años de su vida pero en estos momentos, el amor había hecho que sucumbiera a sus efectos, a los efectos que me hacían revivir los ojos castaños de aquella mujer que tiempo atrás había sido la razón de mis despertares, la misma que decidí odiar con tanta fuerza que conseguí odiarme a mi mismo por todas aquellas cicatrices que me había causado un amor como aquel por haberlo sellado de la manera incorrecta. "Vuelve a mi lado" "Perdóname" eran las únicas palabras que pasaban por mi mente cada día que despertaba en mi solitaria cama, cubriendo mis ojos para ser así victima del arrepentimiento, de la soledad que me provocaba haberla perdido y es que habían muchas personas a mi alrededor pero ninguna era capaz de hacer renacer en mi aquel sentimiento de calma, aquel sentimiento de que realmente todo merecía la pena y no era simplemente una vida vacía en la cual mi letras de canciones iban dedicadas a personajes imaginarios. Aquello no era ciencia, tampoco era ficción, era una realidad tan fuerte como el amor que me funde a las cadenas de un simple nombre que se encontraba grabado a fuego a mi corazón, un nombre que hacía que perdiera absolutamente todo cuando aquella persona se encontraba lejos de mi.

"Te necesito, necesito tu mirada, tus sonrisas y con ellas necesito una vida a tu lado". Repetía cada día que pasaba encerrado entre las cuatro paredes de mi departamento, ansioso porque todo volviera a ser como antes, poder compartir nuevamente cada mañana con ella pero la única persona que se daba a mostrar en mi campo de visión cuando escuchaba la puerta de aquella casa abrirse era la misma que yo había apartado de mi lado sin ningún pudor años atrás, la misma por la cual no había sentido más que atracción cuando tan solo no sabía lo que era la palabra amor. Continuas discusiones comenzaron cuando finalmente quise acabar con aquella intrusión para así volver a mi propia soledad en aquel departamento, pero ahora, con la única alegría que tenía, la única que me hacía recordar que una vez en la vida, llegué a ser feliz, mi hija. Cualquiera podría pensar que estaba loco, que no tenía porque cuidar de aquella niña después de todo el tiempo que supuso la separación de sus padres ¿Qué era mi hija? Muchos lo dudaban, entre ellos los mismos que trataron de apartarme de su madre, pero estaba ciego, ciego por aquel amor que me hacía sentir vivo incluso en los momentos que más había deseado mi muerte por tenerla lejos

"Ocupas más espacio en mi de lo que podía imaginar
En tu lugar vacío, hay una herida que se llama recuerdos
A la que simplemente miro con la esperanza
de que no permanezca ahí como una cicatriz.
Estoy diciendo esto aunque no puedas escuchar
de esta manera mi oculto corazón no será descubierto
Estoy vagando, mareado y borracho por ti".

Este era el momento que tanto había estado esperando, un momento en el cual nuestras diferencias y nuestros resentimientos quedaran por completo a un lado de la realidad en la cual estábamos escribiendo nuestros propios actos, grabándolos en el presente y escribiéndolos en el pasado. Cerré así los ojos para disfrutar de aquellos delicados y cálidos labios que se posaban sobre los míos, disfrutando de aquel contacto que tanto había estado anhelando, los amaba, amaba aquella sensación, aquel sabor que había conseguido dejar una gran marca en mi vida de manera que nunca los olvidara. Fue así como en el mismo momento en el cual noté aquellos movimientos de su parte al colocarse sobre mi, mis manos pasaron lentamente por sus piernas, acariciando así la parte externa de sus muslos mientras ella adentraba las manos bajo mi camiseta, acariciando mi cuerpo pero consiguiendo de mi parte la reacción de un suave suspiro contra sus labios cuando sus uñas se clavaron en mi piel de aquella manera seguidas de sus dulces palabras que hicieron que mi cuerpo al instante necesitaría aquella necesidad por ella que tiempo atrás surgía con tan solo mirarla.

"Deja que este sea un feliz cumpleaños para ambos" Sus palabras hicieron que así abriera nuevamente mis ojos para dedicarle una de las tan profundas miradas que le dedicaba cada vez que nos encontrábamos de esa manera. Me volvía loco estar con aquella así, moría porque esto llegara a más por cada segundo que pasara y eso fue en aumento en el instante que baje mi mirada hasta sus manos observando así como iba desabrochando aquella camiseta mía que al parecer había cogido a modo de pijama o más bien, lo que iba a ser un pijama tiempo atrás. A medida que sus manos bajaban podía ir recordando cada centímetro de su piel que hasta hacía mucho tiempo tan solo se había convertido en eso, un recuerdo.Me incorpore ligeramente para así pasar un brazo alrededor de sus caderas sin dejar que se quitara aquella camiseta del todo, dejando esta tan solo desabrochada y apegarla bruscamente a mi cuerpo, en especial presionar su feminidad contra mi entrepierna que comenzaba a endurecerse por cada segundo que pasaba y se podía notar a pesar de la tela de aquellos vaqueros que se encontraban intactos a momento de ahora.-Prometo hacer que esta noche quede grabada en tus recuerdos el resto de nuestras vidas.- Dije mientras mis labios rozaban su cuello hasta que finalmente en un lento pero algo brusco movimiento, torne los papeles haciendo así que su espalda quedara contra el cuero de aquel sofá en el que nos encontrábamos. Nada más tenerla de aquella manera aparté mis manos de ella para así llevar las manos hasta mi propia camiseta, tirando de ella junto con el sueter para así alejarlos de mi cuerpo, dejando así mi pecho al descubierto de la misma manera que mis extremidades en las cuales se veían grabados todos aquellos tatuajes, entre ellos, aquel que había grabado en el primero de sus cumpleaños que no conseguimos pasar juntos debido a nuestra separación, aquel tatuaje que contenía su nombre y se encontraba en la misma muñeca en la cual ella se había tatuado el mio años atrás; dejando caer estos al suelo antes de inclinarme sobre su pecho delineando estos alrededor de su sostén mientras mis manos bajaban por su vientre, acariciando su silueta como queriendo volver a grabar su figura en mis recuerdos.
avatar
Yong Jun Hyung
B2ST
B2ST

No Mensajes : 672
Humor : Cold [ xxx ] 100%

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Heo GaYoon el Mar Mayo 21, 2013 5:25 pm

No deseaba esperar, me negaba a dejar pasar solo un segundo más sin ser capaz de poder besar sus labios con tanta fascinación, con tanta nostalgia implícita entre cada caricia otorgada con suma paciencia, quería recordar cada centímetro de su piel contra la mía, recordando, volviendo a revivir las memorias donde me encontraba entre sus brazos, envueltos entre la penumbra y nuestros cuerpos desnudos, esta vez sin querer huir a un baño cercano (?) ni tampoco hacerle marchar por que nuestro manager nos encontrara en una situación un tanto "indecorosa", pedía con cada reacción de su parte ese toque electrizante que me envía y provocaba que perdiera la razón por completo, haciendo esclava del deseo provocado por lo suaves o duras de sus palabras, JunHyung tenia una extraordinaria habilidad para hacerme perder la cordura de mis actos, sin dejar de pasar aquella primera noche que seria la primera para mi, siendo tomada por el hombre que se encargaría en enamorarme por simples gestos y miradas furtivas cada vez que podíamos encontrarnos en la CUBE.

Sus dulces palabras, aun tan dulces que me eran difícil ser testigo de estas, olvidar todo lo que parecía imperar lejos de aquella puerta que separa su departamento con el resto del mundo, me convencí de dejarle saber cuanto le amaba en aquel instante donde el tiempo se había detenido, mi cumpleaños, no había olvidado que prometí a la pequeña pasar ese día con ella, de compras o solo teniendo un rato madre-hija en algún paseo entre las dos, compartía al máximo con mi pequeña y me hacia la vaga ilusión de compartir aquellos preciados momentos junto con su padre, claro que solo eran parte de un futuro donde cada vez me veía más lejos de él, nunca llegue a pensar que lo primero que esperaría después de su ausencia es estar encima de él, medio desnudo, deleitándome de manjar de sus labios.

No sentía temor, esperaba de su parte ser nuevamente su mujer, lo cual me daba entender cuando me tomo de la cintura haciendo que sintiera aquello que empezaba a denotarse en su entrepierna, acto del cual sonreí complacida de ser aquella que le hiciera excitarse, presionando mi feminidad contra aquella tela de sus vaqueros que rozaban con brusquedad con mis pantaletas - confió en ti JunHyung -murmure débilmente al percibir sus labios recorrer mi cuello, esperaba acaso que eso se tornara más que solo una noche de amantes que se reencuentran, lo que llenaba mi corazón no eran horas de un amor vació, aun si sus palabras eran falsas deseaba creer que me las decía con sinceridad, aun cuando tenia muy en cuenta que Inna se casaría con él no quería hacerme a la idea de ser la otra en un matrimonio venidero. Había musitado esas palabras dudando en aquel tono de voz, me era tan difícil confiar, porque desde hace tiempo no creo en palabras que pronto se esfuman, tantas caídas, tantos golpes, no quiero volver a caer en mis errores, solo deseo estar a su lado sin nada que me aqueja o preocupe, vivir una vida en la cuál no se echada a un lado, dolía tanto amar a este hombre que no me importaba en absoluto, solo encontrarme hechizada en el encanto de su carácter.

Spoiler:
Sentí como levantaba mi cuerpo y ahora yacía acostada en aquel sofá con mi mirada concentrada en cada una de sus acciones, observando con detalle al verle quitarse su camisa sus ya tatuajes que conocía, pero que a lo largo del tiempo uno que otro había sido plasmado en su piel sin enterarme, una vista rápida a su muñeca me hizo concentrarme en uno particular, era mi nombre escrito en lo que parecía un tatuaje no muy reciente - ¿cuando? -mencione con aflicción, ¿porque hacia tal cosa?, si se casara con otra ¿porque tiene mi nombre?, denote como sus manos firmes bajaban por mi vientre, le tome de su rostro para no dejarle avanzar más de lo debido aun, llegando a que centrara en mis ojos esperando una respuesta a mis preguntas - realmente... eres tan cruel -propinando una cachetada en su mejilla izquierda lo suficiente para poder dejar una marca - no pienses en marcharte, no vuelvas a alejarte de mi, mucho menos pienses en ir detrás de cualquier otra mujer -mencione con rabia, llevando una de mis manos libres a la altura de su cinturón, deshaciendo este para ir quitando el cierre de su pantalón tan lentamente que al deshacerme de este, rodear con mi pierna derecha su cintura y jalarle hacia adelante sintiendo un contacto más cercano de nuestras intimidades que aun se cubrían por finas telas que empezaban a estorbar, gruñí al momento de sentir tal presión en mi zona intima- hazme el amor... ¿recuerdas? -mis cambios eran notorios, debatiendo entre lo que mis pensamientos decían que era lo correcto y mis acciones contradictorias, tomando su mano izquierda acercándola a mis labios, rozando con mi lengua el contorno de sus dedos, para luego introducirles en mi boca lamiendo cada uno de ellos, como si se tratase de un dulce delicioso, lleve una de mis manos libres por debajo de su boxer, acariciando su miembro de manera cariñosa, dedicada, tomándole luego con brusquedad de la base, ejerciendo movimientos lentos y la vez rápidos, masturbandole con rudeza.
avatar
Heo GaYoon
4Minute
4Minute

No Mensajes : 709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Yong Jun Hyung el Mar Mayo 21, 2013 7:39 pm

A medida que los segundos pasaban sentía aquella horrible necesidad por hacer de esta noche una de las mejores de nuestras vidas, no porque fuera una noche de sexo desenfrenado que hiciera que ambos fuéramos cómplices de lo que suponía el placer, si no porque quería nuevamente que recordáramos aquellos momentos, que viviéramos como si fuera el pasado pero no haciendo en que quedara en algo como aquello, si no que esta vez, quedara en el presente no como la última vez. La había extrañado, la había necesitado hasta el punto de volverme prácticamente loco al no tenerla a mi lado sintiendo como cada día mi corazón iba perdiendo las fuerzas como si una herida irremediable hiciera que este llorara lagrimas de sangre ante el dolor que me producía su ausencia, esto no era un capricho, no era tan si quiera una necesidad física si no más bien el verdadero amor que nunca había llegado a experimentar por el rechazo insuperable que tenía hacia este tipo de cosas. Gayoon me había enseñado no solo a amar, si no también me había hecho conocer la felicidad hasta el punto en el cual si esta no se encuentra en mi manos me siento la persona más desdichada de este mundo, ella era mi vida y la razón de mi existencia, se había llevado mi corazón sin ningún tipo de remedio y ahora, no podía ser más que esclavo de su presencia y su sonrisa.

La necesitaba, y si lo hacía, era en todos los sentidos y uno de aquellos era el que ahora empezaba a encender aquella llama que llevaba mucho tiempo oculta tras el gran velo de la tristeza que había nacido en mi cuerpo ante nuestra distancia. Esto no era algo mío, era de los dos y eso era algo que se daba a notar en nuestras acciones, aquel beso apasionado que ella me brindo haciéndome así coger las fuerzas suficientes como para llevar aquello a más que un pequeño roce o una noche en la cual nos encontraríamos bajo el mismo techo pero en distintas habitaciones sin compartir más que un buenas noches o unas palabras referidas a la custodia de aquella niña ahora se encontraba sumida en el mayor de sus sueños a no mucha distancia de ambos, nuestra hija, nuestra propia familia de tres que hasta el momento se encontraba separada por el resentimiento y los errores que habíamos cometido en nuestra relación o en su defecto, el error que llegué a cometer yo por aquella ambición que me cegó hasta impedirme vivir por y para lo que realmente merecía la pena.

"Confió en ti JunHyung" Aquellas palabras hicieron que mi corazón diera un gran vuelco, que sintiera que mi mundo había vuelto a recobrar su rumbo. Era difícil llegar a este punto después de todo lo que había sucedido durante todos estos años y más aún el poder escuchar palabras como aquellas salir de los labios de la persona a la que seguramente habrías hecho más daño que a nadie en tu vida aunque no mereciera un castigo como aquel y es que jugar con los sentimientos de otro no era algo sano ni bueno para nadie y yo, lo había hecho por culpa de mis estúpida necesidad de querer conseguir todo en este mundo y entre esto una fama de una empresa que había conseguido arruinar mi vida durante los últimos años hasta el punto en el cual había decidido dejarlo todo por culpa de aquellas ambiciones y centrarme en la bebida como el único consuelo que pudiera salvarme de ese horrible agujero negro que solo conseguía hundirme cada día más hasta el punto en el cual mi vida iba oscureciéndose cada vez más. Ahora, lo único que importaba eramos nosotros, no había nada ni nadie que pudiese entremeterse en nuestras vivencias una vez más por lo menos esta noche que estaba dedicada para ambos en el día de su cumpleaños.

Spoiler:
En estos momentos lo único que pasaba por mi mente era amarla tal y como lo había hecho todas las noches que nuestra complicidad había hecho disfrazar a nuestro amor como la misma lujuria en persona, quería hacerla mía una vez más y eso hacía que mi impaciencia hubiera llegado a su limite para así conseguir que mi libido comenzara a dispararse de la manera más ajetreada haciendo así que mis actos se tornaran cada vez de la manera más brusca. Estaba dispuesto a saborear cada parte de su cuerpo pero en el momento que mis manos se encontraban rozando el elástico de sus ropa interior y mi boca comenzaba a jugar con la piel de su escote fueron sus manos las cuales me alzaron de aquella manera para hacer que una vez nuestras miradas volvieran a encontrarse. Paré así mi mirada durante unos instantes en su rostro notando aquel tono afligido de su voz pero al mismo instante en el cual me cuestionaba el como poder darle una respuesta justa fue su mano la que hizo que sin poder evitarlo tuviera que girar ligeramente el rostro tras aquel golpe que me había propinado. Quedé así durante unos instantes en silencio, presionando mis dedos contra su vientre pero aún así dejando que actuara antes de atreverme a mencionar palabra.

Dejé así que sus manos desabrocharan mi cinturón y poder así apartar aquellos pantalones que comenzaban a estorbar.-Me incline así hasta su oreja gruñendo por lo bajo contra esta al sentir como rodeaba mi cintura para apegarme más a su zona intima presionando así con esta mi virilidad la cual ya se encontraba completamente erecta, deseosa por seguir con esos actos que me hacían ser esclavo de sus palabras y actos.-No me voy a alejar nunca de ti, eres mía Gayoon, si he vuelto a este mundo a sido por y para ti. No pienso dejar que te vayas de mi lado ya que preferiría estar muerto antes que no tenerte a mi lado- Dije contra su oreja decidiendo dejar aquella antigua cuestión como algo que trataríamos después de aquel momento; suspirando contra esta al escuchar su petición de que le hiciera el amor junto con sus actos que lo único que hicieron fue volverme completamente en puro instinto apartándome así de su oreja para observar como lamía cada uno de mis dedos haciéndome desear todo tipo de acción que pudiera pasar por mi mente en esos mismos instantes y más aún cuando su mano empezó a ejercer aquellos movimientos sobre mi miembro erecto lo cual consiguió que de mis labios escapara un pequeño quejido de aquel placer que desde tan pronto ya comenzaba a abordarme.

-Me tachas de cruel...pero lo mejor es que no me hagas serlo y lo sabes-Dije mientras apartaba en cuestión de segundos mis dedos de entre sus labios para así bajarla hasta su intimidad sin ningún tipo de titubeo, introduciendo la mano bajo sus pantaletas para así rozar su clítoris lentamente deslizando dos dedos por encima de este de manera lenta hasta ejercer presión en este. Sentir aquella zona bajo mis dedos hizo que la dureza de mi miembro se diera a notar durante unos segundos algo más entre aquella mano que hasta ahora seguía ejerciendo aquellas caricias, necesitaba notar como su feminidad rodeaba mi miembro, quería sentir como aquella humedad atrapaba mi miembro hasta el punto en el cual ni si quiera tuviera tiempo para dar una señal la cual me hiciera tomar precauciones. Hoy me iba a arriesgar a todo, pero lo que más deseaba era terminar aquello de las maneras más arriesgadas posibles. -Hoy pienso hacer que llegues al orgasmo de todas las maneras posibles, pienso hacer que te corras, que sientas vergüenza de lo sucia que te vas a sentir por todo lo que vas a llegar a hacer. Esta noche no solo te voy a hacer el amor, vamos a follar hasta que no podamos más aunque eso signifique hacer que pases unos días sin poder levantarte de la cama. Eres mía y hoy te lo voy a demostrar más que nunca.-Y tras aquellas palabras fueron mis dedos los cuales sin ningún tipo de previo aviso se adentraron en su interior de la manera más brusca pero a su vez placentera posible para lo que aquella circunstancia requería.-Dilo...¿No preferirías que la primera vez que llegaras al orgasmo fuera dejándome saborear esto que estoy tocando ahora mismo?- Cuestione mientras movía lentamente los dedos en su interior antes de sacarlos y volver a acariciar ahora su clítoris una vez más con aquella humedad que impregnaba mis dedos. Dedicando aquellos segundos para masajear su intimidad de la manera más indecente posible- ¿No quieres que sean mis labios los primeros que te hagan experimentar aquel placer que sentías cada vez que hacíamos el amor?-Era la primera vez después de tanto tiempo, pero aquello no me importaba ahora mismo, quería disfrutar de ella todo lo que no había disfrutado tiempo atrás y esta noche, los juegos empezarían de aquella manera.
avatar
Yong Jun Hyung
B2ST
B2ST

No Mensajes : 672
Humor : Cold [ xxx ] 100%

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Heo GaYoon el Mar Ago 20, 2013 6:27 pm

Spoiler:
Escuchar el palpitar de mi corazón tímidamente me sonrojaba al notar que había dejado la vergüenza al estar desnuda junto a su lado noches anteriores a aquella, ¿Cómo fue la última vez?, la mañana siguiente había notado solo los vestigios de lo que parecía un huracán que paso en aquella casa, vidrios rotos, rasguños, marcas en mi piel y una herida prominente en mi mano, con las sabanas de mi cama desordenadas al igual que la mesilla donde colocaba mis objetos personales, todo en el suelo, sin motivo aparente hasta divisar mi cuerpo siento tocado por aquellos cálidos rayos de sol que se asomaban jugueteando por las persianas de mi habitación, el dolor se centraba en mi cabeza, en mi mano y luego en aquel punto entre mis piernas donde podía sentir que alguien había dejado su semilla dentro de mi (?).  

JunHyung... -murmure en tono bajo al sentir su respiración contra mi oído, imaginando que aquella no seria la primera ni ultima vez que diría su nombre esa noche, deseaba tanto aquel momento entre ambos, donde sus palabras me eran una debilidad al igual que sus caricias y sus besos tan calientes, no quería hablar sin avergonzarme de admitir que estaba excitada por su contacto, un contacto  tan familiar que apenas importaba el tiempo que habíamos estado separados, no habría importado que desgarrara ninguna de las prendas que llevaba, pero en aquella ocasión, parecía no tener ganas de romper nada, obsequiándome una mirada como si nunca nos hubiéramos visto, como si no hubiera pasado horas y horas catalogando cada centímetro de mi piel, llegue a pensar por un momento que aquella podría convertirse en una situación embarazosa o quizá llena de resentimiento. Cada significado que cada frase dicha me era gratificante, provocaba que mi corazón dejara de sentir aquella aflicción para volver a bombear de manera constante pero esta vez, con un palpitar agitado, conmocionado por la atmósfera que estaría experimentando, donde el aire parecía desaparecer, donde solo podía posar mi mirada a lo ancho de su torso, fijando mi vista en aquella piel marcada por tinta que no podía desaparecer, divagando en mis pensamientos más estrafalarios, mi cuerpo se tensaba al sentir  como deslizó su mano por el interior de mis muslos y hundía sus dedos por debajo de mis pantaletas, me arqueé para recibir su contacto, cerrando mis ojos  con anticipación, acercando sus dedos a mi clítoris y después presionando delicadamente este punto sensible provocando que un suspiro ahogado escapara de mis labios – tan malo... -mencione aceptando lo que había escuchado de su parte, tan brusco, tosco e indiferente, aquel hombre era lo que más deseaba en toda mi vida, pertenecerle como quería que me perteneciera, desee ser la mujer de sus fantasías más oscuras, ser esclava de sus caricias tan cálidas y de su mirar penetrante, estaba  de acuerdo en cada uno de sus deseos, aun si fuese los más locos, le complacería porque sabia que era lo que esperaba de su parte, fundirse en un solo ser compartiendo del placer de un amor prevaleciente.

Un leve grito raspo mi garganta el cual evite fuese demasiado sonoro al colocar aquella mano con la que había estado masturbando su miembro ahora sobre mi boca, teniendo en cuenta que su miembro se encontraba despierto y golpeaba mi muslo, abriendo mis ojos de par en par, al sentir como introducía sus dedos de manera brusca en mi  interior que empezaba a mostrarse empapado por mis jugos y que percibía el calor de mi carne presionando sus dedos, me encontraba estrecha, luego de Yong nunca pude estar con otro hombre que no fuese él, quería que mi cuerpo experimentara todas la sensaciones placenteras de su parte, y entendía que con otro todo seria distinto, me sentiría tan sucia e indigna frente a sus ojos, ahora podía verle  sin sentir que le había traicionado, como aquella vez que pensé que me había acostado con un desconocido siendo él aquel hombre sin rostro en mis recuerdos borrosos, aparte mis manos, como instinto trate de cerrar mis piernas pero lo único que provocaba es intensificar aquel roce en mi feminidad haciendo que me retorciera entre el placer otorgado, le había hecho fácil entrar sin ningún descaro, sin reparo de cualquier queja que pudiese decir, sus dedos firmes provocaban que mi clítoris se empezara a hinchar - hazlo... -aprobando que no fuesen sus dedos quienes se deslizaran por el recorrido en mi interior- quiero que sean tu labios...tu lengua... -avergonzada, justamente como lo había mencionado antes en sus palabras, no deseo apartarme, lo que de verdad quiero es que me estreche contra él, contra su cuerpo, quiero que pose su otra mano sobre mi trasero y me presione contra su sexo, quiero que me acaricie el cuello con la lengua y mordisquee la curva de mi hombro, realmente solo me sentía avergonzada por no tener siquiera un poco de pudor en mis pensamientos, pero era lo que anhelaba en ese instante.

Quiero sentir sus manos y su boca sobre la mía, quiero sentirle dentro de mí, terminando por quitarme las bragas sin necesidad de que me lo pidiera, en ese momento deslice mis pantaletas, intentando no pensar en el estado del sofá que tengo que tocar con mi piel desnuda, olvidando de que me gustaría que hubiera puesto al menos una manta. Siento el clítoris endurecido, en tensión al rozarle con la yema de mis dedos y me entran ganas de arquearme, de retorcerme, quiero sentir su miembro duro dentro de mí; coloco una de mis manos libres entre mis piernas, pero no las muevo a pesar de que él esta mirando, construyendo  el placer poco a poco, mi respiración se agita  convirtiéndose en una sucesión de jadeos, tomando mi clítoris entre el pulgar y el índice, presionando ligeramente, muy suavemente - ¿lo... harás?... -suspire con pesadez, evitando emitir algún sonido demasiado indecente al apartar mis manos de entre mis piernas, cerrando mis ojos y ladeando mi rostro sin desear ver la expresión de su rostro ante mi pregunta, elevando ahora mis manos por el largo de mi cuerpo, rozando mi tersa piel hasta llegar a la altura de mi sostén que sin deshacer este, estimulaba mis pezones al pellizcarles mínimamente.  
avatar
Heo GaYoon
4Minute
4Minute

No Mensajes : 709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Heo GaYoon el Mar Oct 01, 2013 9:29 pm

[TEMA CERRADO]
avatar
Heo GaYoon
4Minute
4Minute

No Mensajes : 709

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lie to Me [Priv/JunHyung] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.